20090102013351-palomo1-foto-enrique-de-la-osa-.jpg

Seguirán volando las palomas

Por Graciela Guerrero Garay  Foto: Tomada de Bohemia Digital

No es un aniversario más, aunque por doquier se desgranaron risas, música, abrazos y alborotos. Tampoco fue igual a pesar de que el baile y el olor inconfundible del lechón asado provocaron un suspiro de apetito.

Tampoco es lo mismo, amén de que en las cuatro esquinas retumbó el siempre eterno ¡VIVA LA REVOLUCIÖN!, y otra vez se haya sentido el sonido del agua caer sobre la calle, revitalizando la vieja costumbre de las abuelas mambisas de bendecir el año nuevo con el más puro don de la naturaleza.

Ahora son 50 años, medio siglo. Y no es que el tiempo le regale nada. Es el camino que vamos ganando. La batalla vencida. El reto consumado. La certeza que llega, más exacta, más limpia, más nuestra. Es el triunfo que se nota sobre las esquinas rotas.

Muchas razones, más voces que se suman, pueblos que se multiplican. Ya no somos los mismos, somos mejores. Nos hemos levantado de las hecatombes. Tocamos el futuro con hechos más tangibles. La madurez da fruto, la experiencia enseña, la voluntad se plasma. Táctica y estrategia marchan en paralelo. 

Convergencia. Voz propia, inteligencia colectiva, convocada y probada. No es un aniversario más. La mayoría lo siente y fue luz del abrazo de este fin de año, en la alborada de enero, en las felicitaciones y en los reconocimientos. En los deseos de bien para el entrante calendario.

Se festejó en grande, cada quien a su manera. Trinaron los altavoces de las plazas. Corrió el frenesí por nuestros barrios. Convicción. Lágrimas de sentimiento agradecido, con esperanza cierta de un mañana mejor.

¡Bienvenido enero, bienvenido! Por suerte, lo sabemos. Seguirán volando las palomas. ¡Feliz, feliz aniversario, hermanos todos!  Ya es 2009…cantemos con amor sus días, para que desde ahora mismo sea mejor. ¡Felicidades!