20081110155452-viviendas-paloma.jpg

Mis colegas Pastor Batista, trae las imágnes de lo que dejó el hucarán Paloma a la parte sur de Las Tunas. Mi provincia vuelve otra vez a ser mordida por la furia de una temportada ciclónica que ha puesto sus ojos malévolos sobre mi querida Cuba.

Las viviendas son las más afectadas. Muchas familias sufren el panorama de estar ahora con las manos vacías. La vida humana, salvarse de la muerte, fue lo primario. No todo el tiempo alcanzó para más.

Sin embargo, ya se trabaja arduamente en recuperar todo lo salvable. Los centros de evacuación permanecen activos y las personas se sienten protegidas y atendidas. Los dirigentes de la Revolución, desde los nacionales hasta los provinciales, recorren las zonas afectadas, hablan con los damnificados.

Se trabaja en el establecimiento de la electricidad y los servicios primarios. Tres huracanes en medio de casi nada, muy pegaditos, nos ponen a prueba de corazón y músculos. Pero hay confianza, se distribuyen los recursos con agilidad y coherencia. Seguimos haciendo camino. Ahora mojado y destruido, pero saldrá el sol. En esta isla siempre saldrá el sol.

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: Pastor Batista