20081009052815-pioche.jpg

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

El Che es verbo vivo y previsor este miércoles 8 de octubre. En todas las escuelas primarias de la provincia de Las Tunas se ha multiplicado la verticalidad de sus valores. Están llenas de la alegría, la confianza y los principios éticos y morales que convirtió en talismán para los hombres de hoy.

Cientos de niños de primer grado acaban de recibir su pañoleta de pioneros, con lo que la Organización de Pioneros José Martí en este oriental territorio de Cuba incrementa en más de 59 mil su membresía. Padres, maestros y alumnos ponen flores a Martí, le recitan poemas a  Ernesto Guevara y convierten las aulas en ese futuro socialista que dignifica nuestra sociedad y magnifica el decoro.

En el resto del territorio es igual. Puerto Padre, aún con su intensa labor de recuperación, es sede del acto provincial, allí en la escuela Hermanos Saíz, fuertemente dañada por el huracán Ike, confirmando que jamás se podrá matar la esperanza, que los tuneros se levantan para reconstruir su porvenir y que los niños, esa generación del mañana, ahora con sus pañoletas azules anudadas al cuello son el símbolo, el estímulo y la continuidad de una Patria que aquilata la dimensión humana y revolucionaria del Che.

Constatar el amor que hoy, 8 de octubre, brillaba en los ojos de los escolares más pequeños de nuestra sociedad es la garantía. Este miércoles le nacieron más soldados a esta América que el Guerrillero Heroico le entregó pasión, convicción y vida. Ha sido un buen día para vivificar su memoria.