20080927223622-litoral1.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Aunque ya, con el paso de los días, la imagen cambia poco a poco con el esfuerzo de cientos de trabajadores y el pueblo del litoral norte de Las Tunas, en el que se enclavan los municipios de Jesús Menéndez y Puerto Padre, estas fotos serán siempre exponentes del desastre que trajo el huracán Ike a la región y los años en que habrá que trabajar muy duro para llegar a los niveles que se habían logrado.

Es una realidad golpeante. Muchas tejas y techos de cinc pasan de mano en mano. Se aprovecha todo lo que es recuperable. Muchas familias, menos cómodas que antes y sin tener lo que les llevo el poderoso ciclón Ike, viven en sus propias casas, ajustando el espacio menos dañado.

De cualquier manera, las imágenes están aquí. Nadie las podrá privar de ser el testimonio vivo de la furia del ciclón más brutal que haya azotado a Cuba y a este territorio en el último medio siglo.