20080914164910-huracan5.jpg

No hay un lugar que no tenga una mano laboriosa que trate de borrar las tristes y desastrozas huellas de Ike. En los barrios, las calles, las empresas, las escuelas, los centros culturales.

Todo tuvo la mala idea destructora del huracán Ike, pero ahora, aún cuando perduran las imágenes desoladoras, justamente a una semana del ataque brutal del ciclón a Cuba, no hay descanso para devolverle la normalidad a todo cuanto sea posible.

Pero estas fotos seguirán en la retina por mucho tiempo. Ha sido demasiado el golpe emocional y destructivo. Más, con todo, Cuba y este Balcón Oriental, Las Tunas, vuelve a levantarse para todos los tiempos.

Trabajar, unidad, solidaridad..son palabras elementales entre cubanos y tuneros. Asi está este domingo de septiembre, lleno de laboreo por doquier, recogida de árboles, limpieza, trabajos de electrificación, de telefonía....

No se sale del asombro, pero saldremos de este golpe desvastador de la naturaleza. Nadie lo dude.

Por Graciela Guerrero Garay