20201001162855-imag1633.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: De la autora

Las Tunas. – Desde la adolescencia anda con la fuerza de ese espíritu incansable que le ilumina el rostro a los 68 años. Para nada le detienen los calores ni los “saltamontes” cotidianos que puedan atravesarse en el camino. Víctor Manuel Lluch Hormea es hoy un cederista tan activo como antes y conoce profundo la necesidad de impregnarle a los niños y jóvenes lo que, cada 28 de septiembre, une a la gente del barrio con su organización.

Nunca dejé de cumplir una tarea – cuenta -. “Cuando miro el Sello XX Años de Vigilancia Revolucionaria que recibí en el 2015 y mi condición de Vanguardia provincial de los CDR, en el 2016, vuelvo con alegría a los recuerdos que tengo de mi trabajo. Era un niño de 14 años. Para mí es un sano orgullo y un compromiso perenne”.

Entiendo entonces cómo no descansa desde que se levanta con el despuntar del amanecer. Busca el pan en la bodega y regresa ágil para salir a sus obligaciones cotidianas, las cuales pueden llevarlo a cualquier punto de la geografía tunera. Es un incansable investigador social y sonríe si alguien osa insinuarle que las canas asoman y necesita cierta calma. Víctor no nació para estar quieto.

“Ahora lo que ocurre en el planeta nos obliga a revitalizar las actividades revolucionarias de los Comités, porque el enemigo como en los primeros tiempos de la Revolución intenta hacerle daño político y económico al país. Hay que rescatar la guardia cederista, ganar en movilización, aunque en estos momentos los CDR asumen misiones muy importantes y cooperativas para combatir la pandemia del Covid- 19 y eso, a mí, me dice que estamos ahí, sin fallar; lo que hace falta es entusiasmar más a todo el barrio”, enfatiza este lector incansable y empeñado.

Jubilado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) lleva en sí ese sentido de rectitud que lo distingue y marca su carácter reflexivo sobre la cotidianidad, la cual intenta mejorar cada vez que abre los ojos a la vida. Es también ser buen ciudadano – argumenta- cumplir con las medidas orientadas por nuestro gobierno para controlar el virus SARS- COV-2. Y eso quiero que se entienda, somos cederistas en cada espacio que andemos. A los jóvenes les quiero trasmitir mi mensaje de confianza, el mismo que nos enseñó nuestro eterno Comandante Fidel. Primero, que estudien y sean disciplinados, que no sean apáticos en el barrio, ellos son nuestra fortaleza.

Y mi organización no podrá hacer caldosas y fiestas porque la salud y ganar esta batalla es lo esencial este 28 de Septiembre – dice -, pero estamos de aniversario y con más bríos y compromisos que nunca. Tenemos una nueva dirección y moveremos todos juntos los esfuerzos para alcanzar las metas, que no son pocas ni fáciles.

Y ESTE TUNERO TAMBIÉN…

Saca su poema en prosa. Es un regalo a los Comités de Defensa de la Revolución. Confiesa que no es casual. Escribe desde niño. Este, desde el título, destaca su cubanía y muestra al centinela revolucionario que lleva dentro.

La pasión le sacude cuando nos lee “Me preocupa”, una suerte de buena ametralladora hecha letras y sentimientos  de un hombre incansable y dador de ejemplo que en el 2020, en el Aniversario 60 de los CDR,  tiene la absoluta certeza de que la victoria está segura. (El poema íntegro a continuación en otro post)