20200726034023-4716b19e2ef40997b93ae6f2c2d4524e.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay      Fotos: Reynaldo López Peña

Las Tunas.-  ¿Has visto al cartero? No han tirado el periódico hoy- dice mi vecina mientras mira por las esquinas del balcón. Sobre el mostrador de los estanquillos dura poco. En los sitios de espera de las consultas del hospital “Ernesto Guevara de la Serna” el vendedor termina pronto los ejemplares que pregona. Después de 42 años de ser el principal diario impreso de esta provincia, 26 no pierde sus impactos ni deja de acompañar a sus lectores.  

Estos últimos doce meses cierran un ciclo más de agitado acontecer informativo. El próximo martes, el día de la Santa Ana, los recuerdos de más de cuatro décadas mueven el corazón de sus fundadores y un gremio que, todavía, mantiene entre sus redactores a reporteros que gestaron lo que parecía imposible en 1978: poner a circular por las tierras del Mayor General Vicente García un rotativo con noticias frescas, movilizadoras y espejo de las esencias de su gente.

Mucho esfuerzo, superación, desvelos, lecturas de páginas, correcciones, técnicas fotográficas, diseño y estilo le marcan las huellas en el tiempo, donde lo vital siempre es crecer ante los desafíos como este de ahora que enaltece al nuevo aniversario: dar cobertura, sin contar horas, lugares ni riesgos, a la batalla contra el Covidd-19, mantener la edición digital y la impresa en medio del aislamiento social por más de dos meses y llevar a los tuneros la información precisa sobre el decursar de una pandemia que estremece al mundo.

Cuarenta y dos años de multiplicar lauros en concursos, colectivos e individuales; disfrutar de los avances y preferencias ganados por su página Web (www.periodico26.cu); ser centro docente de los estudiantes de la carrera de periodismo y poner en práctica un nuevo Modelo de Gestión de Medios suman avances, entre el constante sueño creativo de vincular la línea editorial a la agenda pública como metas renovadas en sí misma.

Décadas y más de unir filas en ese empeño nacional de revalidar el ejercicio profesional y entregar paquetes comunicativos más auténticos y a la medida de lo que demanda el pueblo. De ahí la superación permanente del equipo de trabajo, el aprovechamiento rentable del uso de las tecnologías, y la asunción de la investigación y de métodos científicos para la realización de los temas y la consecuente diversificación de contenidos.

26 en su 42 Aniversario. Una suerte de emblemas consumados pero, por encima de todo, un camino inconforme porque, justo ahí, está el crisol de esta casa editora y la sabia manía de aprovechar sus fortalezas, demostradas en el diarismo de su sitio web, el uso de la fotografía y la infografía y el posicionamiento en las redes sociales con inmediatez y atractivo visual.

En fin, otro año más de trabajo, retos y perspectivas cercanas como la de salir a estrenar colores un viernes, este día donde el Semanario 26 estrecha con su cuerpo de papel y sus mágicas letras su aspiración mayor: llevar a sus páginas la vida de Las Tunas y su gente. Y en esa continuidad por alcanzarlo en su dimensión exacta radica, pues, el empujón de ideas que mueve el cumpleaños, el Quijote y la adarga, la verdad y su alegría. ¡Feliz Aniversario, pregón nuestro!