20190131201457-1f12456c899fa7256e8f7626f2f12583-l.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Reynaldo López Peña

Las Tunas.-  Con la realista visión de que la producción de alimentos será siempre la coordenada que lleve a un resultado positivo la ecuación demanda - abastecimiento y, en consecuencia, el regulador de los precios y la especulación, realizó su debate el programa “Latir del Pueblo”, conducido por Ariel Santana Santiesteban, miembro del Comité Central y Primer Secretario del Partido en este oriental territorio.

Los radioyentes puntualizaron que los productos resultan caros para la calidad que tienen y ejemplificaron con el arroz, la yuca y el plátano burro, lo cual genera opiniones desfavorables sobre las ventas en las placitas, muchas de las cuales muestran inestabilidad en las ofertas, al tiempo que en algunas esos problemas se resolvieron, como en la número 7 del reparto Velázquez, después de amplificar la queja a través de este espacio de participación ciudadana.

Desde Amancio se suscitaron críticas a la feria agropecuaria sabatina por su gradual deterioro, la poca variedad y cantidad de los expendios, precios altos y escasa presencia de cárnicos, frente a una baja respuesta de los inspectores a los reclamos del pueblo. A ello se agregan inconformidades en El Batey, una placita cerrada frente a la sede del Partido Municipal; en otra ubicada en “Canta Rana” no garantizan productos ni los particulares, los paquetes de lechuga son pequeños en determinados lugares y hay favoritismo  de los dependientes de la “Feria” con personas allegadas, opiniones citadas en el debate por Santana Santiesteban.

En esta capital un recorrido de la colega Sheila Arteaga por los mercados agropecuarios sacó a la luz quejas sobre los desabastecimientos durante la semana, en tanto la calidad y los precios no encuentran equilibrio para los consumidores, sobre todo los de más bajos ingresos. Este fenómeno da cobertura a los particulares de aprovechar las brechas del mercado estatal, a los que se llamó también a planificar mejor su organización interna.

Para los majibacoenses el panorama tampoco es distinto, hecho que demostraron sus residentes y la investigación periodística. En Jesús Menéndez, a pesar del período seco, la opinión fue favorable en esa trilogía básica que debe marcar la diferencia en los establecimientos del Estado: calidad – precio – variedad de alimentos.

Ante la inquietud de una oyente de Manatí relacionada con el porqué la provincia no cosecha papa, se explicó que el nivel central retomó la decisión de cultivar el tubérculo y orientó un levantamiento de las áreas posibles, por lo cual se comenzará con 100 hectáreas para esta campaña, 200 en la próxima y otras 300 después para abastecer a los tuneros.

Aunque Jobabo lleva la delantera en la producción agropecuaria subsisten insatisfacciones en la permanencia de los precios altos, abastecimientos y calidad de las ofertas. En Colombia, sin embargo, los criterios confirman que hay avances y mantiene un nivel adecuado de entregas y estabilidad, a pesar de que la demanda resulta muchas veces superior. Los portopadrenses detuvieron sus quejas en el binomio calidad – precio, un tema vitalicio al decir de los entrevistados.

Manatí igualmente puso en el colimador de “Latir del Pueblo” los problemas reincidentes que afectan esta importante esfera de la alimentación en la provincia, donde todavía falta mucho por hacer y exigir. Esfuerzos, planes, estrategias, polos productivos, factores objetivos y subjetivos relacionados con el control de las siembras, rendimientos y organización del trabajo requieren actuares  más enérgicos. Los tuneros reclaman un cambio y lo merecen.