20180110211339-info.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay       Fotos: De la autora

Las Tunas- Nos pusimos las manos sobre la cabeza. Por suerte, fue el susto, pero aquella mujer estuvo a punto de ser atropellada por el camión que adelantó, justo en la parada ubicada frente a la Universidad Vladimir I. Lenin, la guagua que intentaba abordar. Era su objetivo y olvidó la prudencia.

Los eficientes frenos del KAMAZ y la rápida reacción del conductor impidieron que estuviera ahora en la lista de los 428 accidentes ocurridos en el 2017, cifra que supera en 52 el número de esos fatales eventos ocurridos el año anterior, cuyas estadísticas cerraron con un total de 376.

El primer teniente Raudel Pérez, con una década de intenso trabajo como Oficial de Tránsito y más de 23 años dentro de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), resaltó que estas tragedias sobre la vía ocupan prioridad para esa oficina y generan una serie de medidas y campañas, encaminadas a que la seguridad vial sea un acto responsable para choferes y peatones.

Sin embargo, el notable incremento de las mismas pone en alerta roja el trabajo realizado y Las Tunas no escapa de las consecuencias que tienen en el país. Pérez indicó a 26 que la no atención al control del vehículo, el  irrespeto al derecho de vía, los excesos de velocidad y los indebidos adelantos son las causas de mayor incidencia en el disparo de las cifras, en las cuales se reportan cuatro fallecidos menos que en el 2016, pero crece en 77 la cantidad de lesionados al registrarse unos 453.

Lejos de la percepción popular, si bien hay pruebas positivas de ingestión de bebidas alcohólicas en los conductores, esta no clasifica entre las violaciones que provocaron los accidentes en la etapa, cuyas pérdidas económicas acumularon 580 mil 015 pesos.

Pérez señaló que hay medidas que resultan efectivas como el decomiso de animales sueltos en la vía y lugares cercanos, un fenómeno que no es reincidente en esta oportunidad como otras veces. Igual puntualizó que la Dirección provincial de Tránsito continúa y fortalece su labor de trabajo preventivo – educativo en el 2018,  en ese constante vigilar para reducir las colisiones fatales y preservar la vida humana.

Al tiempo, llamó a conductores y peatones – muy vulnerables en estos lamentables sucesos- a respetar el Código de Seguridad Vial, y destacó la prioridad que tiene el conjunto de acciones asumidas con otros organismos para detener y reducir, cuanto sea posible, la tendencia ascendente que muestran, sobre todo en zonas urbanas, los tristes accidentes del tránsito.