20170103234704-reiniciocurso3.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay      Fotos: De la Autora

Este martes volvieron las calles tuneras a tener el movimiento mágico que las marcan durante casi  10 meses del año, tiempo en que transcurre el período escolar en Cuba, y en el cual la diversidad de colores de los uniformes, la prisa mañanera y la alegría de reencontrarse  hace rentable el día.

Llegó enero y comienza el segundo semestre del Curso Escolar 2016- 2017, luego de una semana masiva de vacaciones en todas las enseñanzas, coincidiendo con las festividades de fin de año y del aniversario 58 de la Revolución. Ahora las familias comienzan a apuntalar lo que dentro de poco serán lo ciclos evaluativos, previos a la recta final del calendario, mientras en los centros educacionales se multiplica la exigencia y el tratamiento individual a los alumnos que no vencieron la primera etapa con notas destacables.

En medio de un invierno que parece extenderse hasta marzo – según informaciones especializadas- y que acá torna de nubes grises y rachas de viento los días, el reinicio del año escolar junto con el recién nacido 2017 vuelve a animar los espacios públicos, barriadas y locaciones comunes del andar cotidiano, en un compás de armonía social y esa impronta alegre y vivaz que distingue la vida por Las Tunas y el país. Nuevos sueños echan a volar.