20160508055201-stories.galerias.agua.5gk-is-678.jpg

Por Graciela Guerrero Garay      Fotos: De la Autora

A pesar de que María Emilia Reyes cuando tiene que ir a comprar sus medicamentos en la farmacia le parece “que toda la gente del mundo vive en Las Tunas”, la población residente en este Balcón de Oriente disminuyó considerablemente en los últimos 25 años.

Realmente su percepción no es una locura de verano, pues ante las horas de espera que imponen las “colas” en la mayoría de los servicios públicos, cualquiera desencadena su imaginario personal y llega a las mismas conclusiones. Sin embargo, el descenso del número de habitantes en este territorio es una de las tendencias demográficas que marcarán la región hasta el 2025.

Quizás la aseveración de María Emilia encaje en que cada vez más se concentran en las ciudades una mayor cantidad de personas, hecho que igual constituye otra de las directrices para las próximas décadas, según un estudio realizado por la Oficina provincial de Estadísticas e Información.

Aunque la grey y la juventud matizan con modas, alegrías, travesuras, uniformes escolares y atuendos diversos el colorido de una región multinacional – porque tiene naturales de todas las provincias del país-, el 16 por ciento de sus residentes tiene más de 60 años y esta cifra marca una curva hacia arriba en los años por venir.

Puede que justo este detalle de las canas y el “alma” haga más impaciente a María Emilia y a los tantos que, día a día, esperan en cualquier lugar para resolver sus asuntos domésticos, tomar un ómnibus, cenar fuera de casa o realizar algún trámite de apuros.

O quizás sea que los espacios necesitan multiplicarse y readaptarse a los tiempos que corren pues, a pesar de las estadísticas, percepciones y puntos de vistas para medir las rutinas cotidianas, Las Tunas es una de las pocas de Cuba con cinco ciudades: ¡somos más de 535 mil habitantes!