20160222083111-tropaexplorador.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: De la Autora

Con pañoletas y distintivos sobre sus ropas de campaña, los trayectos habituales que llevan a los pioneros tuneros  hacia las escuelas primarias y las secundarias básicas insinúan que este viernes libretas y cuadernos esperarán un poco, mientras las tropas de exploradores hacen galas de sus habilidades para desatar nudos, armar los campamentos y vivir bajo el abrigo de la naturaleza y el campo.

Es un día de acampadas, excursiones y contacto directo con la vida en condiciones adversas. ¡El día del Explorador! Y en caravana salen de sus planteles para hacer actividades relacionadas con la protección del medio ambiente, el turismo ecológico y deportivo, cocinar con leña, descubrir nuevas especies silvestres de plantas y animales, y emprender cuantas iniciativas más sean capaces de compartir en grupo con sus maestros y guías.

Nunca faltan las canciones y anécdotas, las charlas educativas, el amor por su entorno y las enseñanzas que refrescan la hermosa imagen de la Isla de Cuba, donde un viernes de cada mes este movimiento se encarga de preparar a sus niñas, niños y adolescentes para un futuro que a esas edades todavía tiene mucho que aprender, soñar y luchar por una sobrevivencia feliz.

Una jornada donde el conocimiento vuela hacia las flores, los árboles, las piedras, los pajaritos del camino y las emociones que encierra la vida en campaña, siempre grata aunque los pupitres sean hoy el suelo adornado de finas hierbas y el sol, entre el azul del cielo y un cálido invierno que lo torna gris y húmedo, sea el techo hasta la media tarde.

Amaneció Las Tunas llena de exploradores. Bonita entre la diversidad de sombreros de yarey, gamuza, gorras y viseras con atuendos que sugieren viajes al campo, entre risas, saludos y pasos apurados para llegar a la escuela, hacer el matutino y formar las tropas. Después, la orden de partida. ¡Los pioneros exploradores terrestres están listos! Una dulce y exaltada algarabía vuelve a inundar las calles. Ni los más indiferentes ignoran las caravanas.