20151028223446-pioneros-camilo5.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay  Fotos: De la Autora

No porque el calendario marque la semana y todos los octubres regalen un otoño, las flores dejan de estar vivas para recordar por mares, ríos, lagunas y presas al Señor de la Vanguardia, el querido Camilo de todos los cubanos. Es un día de amor allende la montaña y los lagos.

Los más pequeños regalan su homenaje en las propias escuelas, frente a la imagen que devuelve una sonrisa amplia, sincera, nuestra. Mientras, por carreteras, calles y caminos van en marcha de patriótico cariño pioneros, trabajadores, cederistas, campesinos… el pueblo que le amará eternamente como el amó eternamente a su pueblo y sus ideas.

Un miércoles de luz en la Isla del Caribe, el Faro de América y el espejo del internacionalismo y la solidaridad. La tarde comienza a caer en estas tierras de Las Tunas y dentro de unas horas regresarán a casa los estudiantes y los trabajadores y contarán sus vivencias de este 28 de Octubre, una fecha que nunca dejará de marcar la diferencia en los anuarios de Cuba porque Camilo Cienfuegos, el Comandante Camilo, el Héroe de Yaguajay, es el crisol de cada día y ese halo de esperanza que nos lleva al combate y a otro amanecer.