20150313180703-poliovacuna1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: De la Autora

La pequeña Adianys Milanés todavía traía el sueño pegado a sus ojitos cuando ya la enfermera Carmen Delgado, del consultorio médico 123-01 perteneciente al policlínico Gustavo Aldereguía, de esta ciudad, tocaba la puerta de su casa para llevarle las goticas que la salvarán para siempre de contraer la poliomielitis, una enfermedad viral- infecciosa que afecta el sistema nervioso central, ocasiona parálisis en las extremidades y puede hasta ocasionar la muerte.

Desde el pasado lunes estos hechos suceden por todas las áreas de Salud de Las Tunas y el país, donde desde el lejano 1962 no se reportan casos de ese tipo gracias a la Campaña de Vacunación resultante de la decisión de sistematizarla e  inmunizar a niñas y niños de las edades vulnerables, cuya primera dosis se aplica a quienes tienen un mes de nacidos hasta los dos años, 11 meses y 29 días.

La seriedad asumida por Cuba en esta importante tarea permite que hoy los nacionales menores de 68 años estén vacunados contra la poliomielitis, a la vez que anualmente se inoculan todas las generaciones sucesoras a esa fecha, en la cual se incluyen también los infantes de 9 años,  11 meses y 29 días, quienes en este 2015 suman más de cinco mil en Las Tunas y se les reactivará la vacuna en abril.

En esta primera etapa, una cifra superior a 24 mil niños y niñas de esta oriental provincia se beneficiará con la aplicación de las gotas vacunales antipolio, que involucra casi medio millón de infantiles en toda la Isla, donde a partir de 1952 y hasta el 2014 se suministraron unos 83 millones de dosis del preparado.

Las campañas de vacunación son otros de esos soles que salen para todos en Cuba y vienen en las manos de los médicos y enfermeras de la familia, casa por casa, y aunque pequeñas como Adianys se resisten un poco ante la presencia de los uniformes blancos, la ternura y la paciencia hacen la suya y al final las goticas salvadoras convierten a la Mayor de la Antillas en nación libre de la mortal enfermedad, tal como lo es de otras tantas otras que cobran millones de vidas por el mundo.