20140603235243-images-11-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Había perdido la cuenta del tiempo en que no la veía y su voz me sorprendió tal como la noticia de que venía a Las Tunas a realizarle una broncoscopia a su mamá, pues era el único lugar de Oriente donde en estos momentos se hacía ese tipo de estudio, indicado para diagnosticar cáncer y tuberculosis pulmonares.

A la par del sentimiento de reencontrarme con una antigua compañera de escuela, mi mente voló a esos años donde los tuneros eran quienes emigraban a otros sitios de la Isla- sobre todo a La Habana- para someterse a investigaciones clínicas o chequearse en disciplinas médicas específicas, por carecer la provincia de médicos calificados para ello y no existir tampoco una tecnología avanzada.

¡Cómo cambian los tiempos, Venancio!, pueden decir con doble orgullo los habitantes de este territorio, enclavado justo a las puertas de la zona oriental de Cuba y muestra viva de los avances que en temas de salud se alcanzan, como estos de los servicios de neumología del Hospital General Docente Ernesto Guevara de la Serna, los cuales son indispensables para el tratamiento de las enfermedades respiratorias.

El diagnóstico del cáncer del pulmón – registrada como la primera causa de muerte en ambos sexos aquí- está al alcance de los pacientes y permite mayor seguridad en las pesquisas, así como extender dicha garantía a personas de esta parte del país, donde hasta hoy es el único broncoscopio funcionando, luego de ser reparado y quedar en óptimas condiciones.

La tuberculosis es otra de las infecciones respiratorias que pueden detectarse con este equipo, cuando no hay diagnóstico certero mediante otros exámenes, a la vez que brinda seguridad terapéutica en la eliminación de secreciones de las vías respiratorias y posibilita extender su aplicación en diversas técnicas, factibles para obtener secreciones bronquiales y muestras para estudios  bioquímicos, inmunológicos, microbiológicos y citohistológicos.

Con la atención de unos seis casos por semana – dada la complejidad del examen -, Las Tunas es receptora de los pacientes de las restantes provincias orientales que requieren de broncoscopia, como sucede con la mamá de mi amiga que agradece esta solidaridad de los neumólogos tuneros y valora de muy positiva la especializada y profesional atención que recibió en el Hospital “Guevara”.

Cuando el 14 de junio de 1980, el Comandante Fidel Castro Ruz inauguró en Las Tunas el complejo de la salud “Ernesto Guevara de la Serna” eran muy pocos los médicos formados y nacidos en la provincia, realidad actualmente revertida y orgullo permanente de quienes, en este Balcón del Oriente de Cuba, sienten y ven en ellos ese halo de vida que parece escapar cuando enfermamos.

Con esa hermosa sensación y muchas gotas de amor, marchó a su natal Bayamo mi amiga y su mamá, luego de ser tratada por los especialistas y neumólogos de mi transformado terruño.

El desarrollo de la medicina en este oriental territorio de Cuba también tiene su huella fehaciente en la Universidad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello, un sueño en aquel entonces, cuando el Comandante abrió las puertas del "Guevara" y hoy fortalecido, incluso, con la preparación de cientos de estudiantes de otras naciones pertenecientes a la ELAM, otro orgullo del internacionalismo en la Mayor de las Antillas.