20140604152547-educacionparatodos.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay    

Tras el ajetreo de las pruebas de ingreso para la Educación Superior – o paralelamente a este proceso-, la recta final del presente Curso escolar 2013-2014 hace las suyas en esta veraniega Isla de Cuba, donde ya también se realizaron seminarios a todos los niveles del MINED para garantizar el éxito y comienzo feliz del sucesor 2014-2015.

La atención a las diferencias individuales de aquellos alumnos que reflejan todavía dificultades en determinados objetivos de los planes de estudio en todas las enseñanzas, el chequeo de las tareas escolares, el llamado a la familia a que fortalezca las actividades hogareñas relacionadas con el proceso y los repasos de sus hijos son acciones que, si bien están presente en todo el período lectivo, ahora pasan a un primer plano.

A la vez, se culminan las últimas semanas de clases y se eleva la exigencia por la calidad de las mismas, para esperar los calendarios de los exámenes finales en aquellos grados que les compete y garantizar las metas propuestas en el 2013- 14, que ya terminó para los estudiantes del último año de la enseñanza preuniversitaria (duodécimo), los cuales están en el proceso de entrega de carreras para la Educación Superior y a la espera de repetir las pruebas de ingreso, en el caso de que desaprobaran alguna asignatura en la primera convocatoria.

Continuar en el camino de lograr la formación de ciudadanos más cultos, preparados y conocedores de su Patria, para que la amen y cuiden, fue uno de los objetivos debatidos en el Seminario Nacional de Preparación del próximo curso, efectuado en la primera quincena de mayo en La Habana y, posteriormente en las provincias del país.

Otro aspecto que marcará el venidero año escolar es la flexibilización del horario, en todos los niveles de enseñanza, con vistas a que la tarde- sin que desaparezca la doble sesión- se utilice para que los estudiantes dediquen el tiempo a actividades extracurriculares como el deporte, talleres de instructores de arte, círculos de interés y otros, mientras los docentes tengan un mayor contacto con las instituciones de su localidad y tributen a la superación personal.

Se trata, pues, de convertir las escuelas en algo más agradable y atractivo para educando y educadores y en un espacio vital readecuado a los nuevos tiempos, como explicó Miguel Díaz-Canel, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Y con las motivaciones brotadas de estos análisis, Las Tunas pone “pilas” a sus problemas concretos – como el uso del uniforme escolar y el acercamiento escuela-familia-comunidad-, para evitar su reincidencia el nuevo año lectivo y materializar la meta elemental: que la instrucción tenga tanta fuerza y valía como los atributos éticos, culturales, morales y estéticos que deben portar los ciudadanos de hoy, mañana y siempre.

Es hacer, sin dudas, lo que destacó el Maestro en su universal obra: “El primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo”.