20140315013230-periodico26.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotomontaje: Chela

Para José Martí miran este viernes 14 de Marzo todas las plumas en Cuba. El perfume de tinta fresca, valentía política y riesgo constante que le hizo fundar el primogénito periódico que sintió a la Isla como un himno de libertad está vivo y hace cantatas en los altavoces de América. Por los siglos, millones de colegas se encargaron de no dejar morir su elixir hasta hoy.

Como el más universal de los cubanos y el creador de los versos sencillos, los periodistas clausuran su Jornada con el convencimiento de que hacer Revolución desde y para los humildes es el compromiso permanente de los Medios impresos y digitales, junto al reto igual de cotidiano de hacer una prensa más ilustrativa de los problemas que preocupan y ocupan a la sociedad, con los cubanos y cubanas del presente y el futuro.

Por estos días resaltaron en las casas editoras y las Delegaciones de Base de la UPEC los talleres de género, exposiciones, entrega de Premios, reconocimientos, tertulias, intercambios y vivencias del quehacer sistemático de una profesión siempre susceptible de transformarse en sí misma, ya sea con el modo de contar las historias o por el uso cada vez más deslumbrante de las tecnologías, la masificación de la comunicación y el aprovechamiento de la inmediatez de las redes sociales.

Patria y Martí, sin dudas, son remembranzas que apuntalan la ética visible de un ejercicio que no tiene horarios ni días de semana. En Las Tunas, por ejemplo, la Unión de Periodistas de Cuba concertó encuentros en sus gremios impresos, radiales y televisivos y ahora mismo levantan puños para ratificar la continuidad esencial de un concepto primario y elemental: Patria es Humanidad.

De todo y tanto, este 14 de Marzo cuando el día bese a la noche y acueste a dormir al sol en esta parte del mundo, la noticia seguirá de ronda y detrás, como el insomnio, los fotorreporteros van en vigilia. Así de hermoso es el corazón-tintero que multiplica voces y sentires de pueblo. Así, con la agenda de los más, se cocina y edifica el periodismo en Cuba.