20140212131523-400-cancer-piel.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

El Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer tuvo un impacto muy especial en la Isla de Cuba, donde hay pasos firmes en la búsqueda de una vacuna que cure la letal enfermedad, al tiempo que se prioriza cada uno de los programas de detección precoz, asistencia sistemática y apoyo integrado a los pacientes, en todas las instituciones del Ministerio de Salud Pública del país.

Aunque la tristeza y  la angustia de quienes están diagnosticados es prácticamente imposible apartarlas de sus estados de ánimo –sobre todo en las fases terminales-, el humanismo y la calidad de los tratamientos, la preocupación de especialistas y enfermeros,  la atención gratuita desde la comunidad y los empeños por elevarles la calidad de vida dignifican este Programa Especial Cubano y atenúan, en consecuencia,  todas las fisuras sicológicas y clínicas que trae aparejada la certeza de estar enfermo.

Esta nación caribeña, aún con las carencias de medicamentos y las limitaciones generales existentes, muchas ocasionadas por el Bloqueo Económico impuesto por USA, no escatima esfuerzos para enfrentar lo que algunos califican como una pandemia mundial irreversible, la cual está entre las primeras causas de muerte aquí y, en el caso particular de Las Tunas, muestra la tasa de mortalidad más alta de las cinco provincias orientales.

En tal sentido, en la víspera se desarrolló a nivel nacional una campaña de educación y pesquisa de lesiones malignas y pre- malignas de piel, en las consultas y policlínicos de las instituciones de Salud para sensibilizar a la población sobre tipos de cáncer cutáneo, con tendencia a incrementarse en la Isla  y de la cual se reportan unos 5 mil nuevos casos cada año.

Al respecto, especialistas autorizados del MINSAP indicaron a la Agencia Cubana de Noticias (AIN) que esta problemática tiene como factor desencadenante el exceso de sol, fundamentalmente la radiación ultravioleta, y recomendaron evitar las exposiciones en los horarios comprendidos entre las 10. 00 a.m y las 5.00 p.m, así como usar ropas que cubran y de colores oscuros o pasteles.

Durante la jornada también las acciones se encaminaron a buscar mayor responsabilidad en los distintos grupos de alto riesgo, sobre todo en hacer valer la esencia de la medicina preventiva.