20131020062328-actoescuela7.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

En las escuelas de la Enseñanza Primaria de este oriental territorio de Las Tunas esta mañana de viernes, muy cercana al 20 de octubre, pioneros, maestros y familiares recordaron el 145 aniversario del estreno de La Bayamesa, marcha patriótica que desde entonces devino Himno Nacional de Cuba.

La pieza de Perucho Figueredo la cantaron los coros de niñas y niños en sus respectivos centros escolares, en los cuales se hicieron matutinos especiales en homenaje a ese día de 1868 cuando en Bayamo, hoy ciudad capital de la provincia Granma, ocurrieron dos de los más notables hechos de la historia del país: la firma del acta de capitulación de las fuerzas españolas acantonadas en la villa y la primera interpretación popular de La Bayamesa.

La fecha, tomada como inicio de la Cultura Nacional, demostró al mundo que los revolucionarios encabezados por Carlos Manuel de Céspedes no eran una banda de forajidos, sino cubanos patriotas y cultos y exponentes del más progresivo pensamiento de la época.

Este viernes, última jornada de clases de la semana y a 24 horas del valiente surgimiento de la nacionalidad cubana, los pioneros tuneros y sus homólogos del  país, con sus propias voces infantiles, dramatizaciones y veladas culturales recordaron la fecha llena de amor y patriotismo, sentimientos vivos en todas las gestas libertarias de la Patria y en la actual batalla de mejoramiento del proyecto socialista.

Cada escuela hoy, como lo hicieron entonces Carlos Manuel de Céspedes y los bayameses por todos los cubanos, resaltó la identidad de este gigante pueblo caribeño, presto a seguir la lucha desde sus más pequeños ciudadanos por mantener la independencia. Mientras, el 20 de Octubre deviene en instituciones, comunidades y barrios razones para desarrollar, con iniciativas propias, proyectos culturales y diferentes actividades populares concertadas por el Día de la Cultura Nacional.