20130927195918-copa-feem-2-007.jpg

 

Graciela Guerrero Garay

El exceso de sudor en las axilas y los pies puede ser uno de los problemas que tú no puedas resolver con los desodorantes o cremas que se comercializan. Estos remedios que parten de la medicina natural seguramente te ayudan y te traerán bienestar y salud, además de basarse en árboles, frutas y verduras que seguramente tienes en tu cocina o puedes adquirir sin mucha dificultad.

La Salvia reduce la sudoración y la infusión, que debes tomar dos veces al día, se prepara muy fácil:

  • Una cucharadita de la planta seca por vaso de agua

Un vegetal muy eficaz para impedir ese desagradable olor de los pies y las axilas es el rábano y su jugo está considerado para los especialistas en Botánica como un desodorante natural ideal. Su preparación es esta:

  • 1 kilogramo de rábanos y hacerlo jugo
  • Guardarlo en el refrigerador o tu nevera

Después de bañarte, te mojas los pies con este jugo y te lo untas igualmente debajo de tus brazos y deja que se sequen al ambiente. No uses toallas.

La lechuga tiene el mismo efecto que el rábano y tienes que hacerte un jugo de la misma forma que te expliqué arriba.

Si tu problema es hongo en los pies, el vinagre de sidra, que se hace con manzana, te ayudará a eliminarlo. Necesitas:

  • Tibiar agua en una cantidad adecuada para que la mezcles o diluyas  con medio litro de vinagre
  • Colocas tus pies en este preparado tibio hasta que entiendas. Diez o quince minutos resulta
  • Enjuágatelos con agua fría y luego sécatelos bien.

El tomillo también tiene propiedades antisudoríficas y  combate las bacterias, que te aliviarán los ardores plantares o la aparición de gérmenes que te las enferman.  El baño de pie con esta planta se hace así:

  • 100 gramos de esa planta seca por litro de agua
  • Hervir por un cuarto de hora y dejar refrescar hasta que esté tibia

Baña tus pies en esta infusión. Luego te enjuagas con agua fría. Te secas bien y te empolvas con talco.

Otra planta que te permite quitar ese mal olor de los pies es el abedul. Toma un puñado de hojas secas y las pones a hervir en dos litros de agua. Te lavas los pies y los dejas secar al aire libre.

Y te digo otro detalle importante también: si tu alimentación diaria contiene alimentos que aporten vitamina B y zinc, ayudas a tu cuerpo a que no produzca mal olor. El régimen dietético influye y determina estar saludable. NO es comer para llenarse. Es comer para vivir y enviarle a tus células lo que necesitan para estar siempre sanas.