20130426172206-fiestalibro1.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando el sol despunte por el este, volverán a vestirse de uniformes y atuendos escolares el más de un millón 890 mil alumnos que conforman la matrícula del presente curso docente en Cuba, luego de disfrutar del descanso masivo de la Semana de la Victoria, dedicada a conmemorar el aniversario 52 de Playa Girón.

Este lunes las calles y las escuelas en la Isla ilustran la alegría del reencuentro tras el breve receso de las clases, en un ambiente matizado por las anécdotas individuales y colectivas de cómo emplearon el tiempo libre junto a la familia, maestros y profesores.

Durante la Semana de la Victoria en todas las provincias del país se concertaron actividades culturales, deportivas y recreativas encaminadas a propiciar la utilidad sana del ocio, con una fuerte motivación hacia la historia local y en la cual tuvieron prioridad las visitas a museos, monumentos y encuentros comunitarios con personalidades y combatientes de las gestas del Moncada y Playa Girón.

Otro aspecto que marca este lunes el ámbito escolar en Cuba es el llamado, en matutinos y vespertinos, a intensificar el estudio individual y a profundizar en el resultado de las evaluaciones y la calidad de las clases, pues el nuevo período que comienza hoy pone en el ruedo lectivo la recta final del presente calendario.

En tal sentido, hay una revitalización de los compromisos contraídos por el sector de la Educación de consolidar las transformaciones implementadas en los distintos niveles del sistema nacional, el cual trabaja arduamente en la formación de maestros con mayor preparación y aspira a reducir las cifras actuales del déficit docente con la primera graduación de las escuelas pedagógicas, prevista en el 2014.

En Las Tunas, durante esta semana, uno de los atractivos mayores para los escolares de la enseñanza primaria estuvo en el Parque de Diversiones, que sin tener todo su equipamiento en explotación potenció por estos días los servicios de la instalación, ubicada en un enclave favorable al oeste de la ciudad donde se encuentran el zoológico provincial, el Jardín Botánico y las ruinas de la casa natal del poeta bucólico El Cucalambé, en el conocido motel El Cornito.