20130326145931-heberprot-p11.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Más de 60 mil personas de varios países del mundo salvaron, desde el 2006 a esta fecha, sus extremidades inferiores gracias al uso del medicamento cubano Heberprot-P,  única alternativa existente en el campo de la medicina para curar la úlcera del pie diabético.

Con un 90 por ciento de efectividad, este producto lo desarrollaron especialistas y científicos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), conjuntamente con el Instituto de Angiología y Cirugía Vascular,  y está al alcance  de los cubanos mediante la atención primaria y secundaria, al formar parte del cuadro básico de las medicinas de los pacientes con esta enfermedad.

Heberprot-P ha beneficiado a personas de Uruguay, República Dominicana, Ecuador, México, Argentina, Venezuela, Vietnam, Angola, Libia, Argelia, España y Francia, al tiempo que lo patentaron en países de la Unión Europea, Asia, América Latina y Estados Unidos.

Gracias a su basamento en el factor de crecimiento humano recombinante,   el efectivo medicamento cubano permite cerrar las lesiones ulcerosas del pie diabético, que son las que conllevan a la amputación de las extremidades inferiores y clasifican como una de las complicaciones de peor evolución en esta patología.

Reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en el mundo existen más de 300 millones de personas diagnosticadas como diabéticos, quienes, sin dudas, pueden encontrar en la Isla el camino de su sanación o mejoría por la solidaria voluntad de esta nación de internacionalizar sus adelantos científicos, a favor del bienestar de los pueblos.