20130203094757-aves-de-cuba.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Al legendario y simbólico faro que representa Cuba en el contexto de América Latina se suma, con toda potestad, otro que alumbra y protege a las aves que utilizan como corredor biológico al Gran Humedal del norte y están amenazadas de desaparecer.

La vigilia la asumen especialistas de la Empresa Nacional para la Conservación de la Flora y la Fauna de Ciego de Ávila, como parte de los proyectos ejecutados en la Isla para contribuir al cuidado del medio ambiente y hacer valer las políticas que, en este sentido, conserven tanto las especies endémicas como foráneas.

Con esa visión son objeto de estudio el Cabrerito de la Ciénaga, el gavilán Batista y las aves acuáticas Flamenco Rosado y la Sevilla, en el área protegida Centro- Oeste Cayo Coco, con la finalidad de cuidarlos y garantizarles condiciones idóneas de habitad y reproducción.

Un factor de apoyo imprescindible son los Cuerpos de Guardabosques en la preservación de las áreas boscosas y los árboles en general, lo cual permite que tengan alimento seguro y protección natural para vivir y reproducirse, además del gran valor ecológico de estas acciones para la fauna y flora cubanas.

La cayería norte de Ciego de Ávila tiene un flujo constante de turistas, sean nacionales o foráneos, y eso da cierto grado de vulnerabilidad  a las especies endémicas como el Cabrerito, que anida a pocos metros del suelo y  está presente además en la Ciénaga de Zapata y Guantánamo.

Aves como la cotorra, la cartacuba, el catey, el tocororo y el pájaro carpintero también son controlados y se les ponen nidos artificiales en su entorno, para controlar su salud y proliferación por la importancia de los ecosistemas en Cuba y la voluntad de cumplir, con estas medidas, a que la Isla siga siendo un reservorio ecológico de sus riquezas naturales y de las que emigran por este corredor biológico y otras áreas de la geografía nacional.

Vale resaltar que los cubanos mantienen un sostenido y persistente trabajo en preservar sus especies endémicas y mantener su condición de faro y paraíso del Caribe y el mundo, en asuntos del medio ambiente y ecología.