20121102191725-stories-galerias-sandy-afectaciones-sandy-afectaciones2gk-is-276.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Al anunciarse la posible incidencia de la tormenta tropical “Sandy” sobre la zona oriental de Cuba y, en especial, por el territorio de Las Tunas, el pueblo comenzó ya a tomar sus previsiones, como parte natural de esa preparación y disciplina alcanzada durante años para responder a los llamados de la Defensa Civil y contrarrestar los lógicos efectos de fenómenos atmosféricos de este tipo.

Aunque aún no llueve en este amanecer de miércoles y prevalece la calma, los reiterados mensajes de alerta trasmitidos por la televisión y la radio nacionales, directamente desde el Instituto de Meteorología, son objetos de fiel atención entre los tuneros, quienes todavía recuerdan las devastadoras  consecuencias de los huracanes Ike  y Paloma ocurridos en el 2008.

Tras decretarse la fase Informativa para la provincia, por las potenciales aguas asociadas a “Sandy” y la trayectoria de su movimiento, se activaron inmediatamente todos los mecanismos de los Consejos de Defensa y están creadas las condiciones para asumir con eficacia a las decisiones nacionales y locales que se tomen.

En consecuencia, las comunidades son el mejor reflejo de la consolidada educación civil que tiene el pueblo ante la presencia de los huracanes, que en Cuba gracias a ello evita las pérdidas humanas y contribuye notablemente a la preservación de sus recursos naturales y materiales.