20120605232241-accidentes.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de Tiempo21

A pesar de que la cantidad de fallecidos bajó a más del cuatro por ciento comparado con el 2010, confirmar el hecho de que en el 2011 murió un cubano por cada 17 accidentes del tránsito hace reflexionar a los especialistas y extremar las medidas de seguridad en los meses estivales, debido a las señales rojas que traen las estadísticas este año y el lógico incremento del tráfico en la etapa, marcada por  unas vacaciones prácticamente masivas.

En el reciente Taller Nacional de Seguridad Vial, celebrado en La Habana, se valoraron las causas que ocasionaron la incidencia de 11 mil 604 sucesos de este tipo durante el anuario anterior – un 10,6 por ciento por encima del precedente-, al tiempo que se llamó la atención en la necesidad de elevar las acciones educativas y el rigor en los chequeos de los conductores, para tratar de reducir las fatales cifras que ocasionaron lesiones a más de ocho mil 240 personas y es la más alta del país desde el 2002.  

Igualmente se analizó que los pronósticos no son buenos porque existe un real incremento de la circulación vial, por la autorización del traspaso de vehículos entre personas naturales, la venta de nuevos medios de transporte y una mayor afluencia de visitantes foráneos, aunque para muchos influye también el mal estado de las carreteras, la ingestión de bebidas alcohólicas y la indebida atención de los choferes al timón, junto al exceso de velocidad.

Las Tunas, por ejemplo, reporta aumentos hasta el cierre de abril en el  índice de accidentabilidad con 104 sucesos, superior a lo informado en igual fecha del 2011 aunque disminuye en víctimas letales, razón por la cual la Dirección provincial de Tránsito adopta medidas especiales encaminadas a minimizar los riesgos durante el período vacacional.

Prohibir la utilización de tractores para transportar personas hacia los lugares recreativos, revisar la licencia de conducción y el expediente de los conductores profesionales y exigir la responsabilidad que tienen las empresas en los mantenimientos de sus vehículos y la revisión técnica de los que se dedican a la transportación masiva, son algunas de las regulaciones que se harán cumplir este verano.

La Comisión de Seguridad Vial establecerá, por su parte, horarios de retorno de las playas, ríos y otras locaciones de divertimento, así como itinerarios obligatorios para el acceso a los mismos,  por la cantidad de medios particulares que ejercen la actividad por cuenta propia y el deterioro de carreteras y caminos.

Igualmente se crearán puntos de control para chequear el traslado masivo de vacacionistas, velar que los choferes no transiten bajo el efecto del alcohol y hacer cumplir el número de las capacidades definidas para cada tipo de automóvil.  

El país trabaja por disminuir en 300 las defunciones anuales asociadas a estas trágicas y dolorosas eventualidades, pues la tasa de mortalidad por accidentes de tránsito en Cuba supera los seis fallecidos por cada 100 mil habitantes, cuando el empeño es colocarla en cinco en ese mismo rango.