20120517065343-estatua1.jpg

¿Estará bien ubicada esta Estatua de la Libertad?

Por Graciela Guerrero Garay

Leí la noticia una y otra vez. Parecía una broma de mal gusto o la burla de esos tantos cibernautas que se entretienen  jugando con las emociones de los que viajan por la red: “Bajan a bebé de avión en E.E.U.U por aparecer en lista de personas peligrosas”. Este titular es el colmo del terrorismo Made in USA. Creíble dentro de la lógica humana porque trae el crédito de TeleSur.

Cuando los gobiernos de América Latina buscan como quitar la sombra de la pobreza y el hambre en los amaneceres de sus sectores más desposeídos, y la solidaridad de los pueblos se fortalece para condenar las guerras y el saqueo de sus riquezas naturales, la nación-meca del imperio y arrogante en sus desmanes de acusar a países como Cuba de ser terroristas, una niña de 18 meses la bajan de una aeronave en un aeropuerto de Florida, porque su nombre aparece en la lista de personas que no pueden volar.

Ocurrió en el aeropuerto internacional de Fort Lauderdale-Hollywood. Un empleado de la terminal área se acercó a la pequeña e inocente Riyanna y a sus padres, nacidos en Estados Unidos y de ascendencia musulmana, para decirles que su hija “está incluida en la lista de pasajeros non gratos” – cito- , y agregó “no tiene nada que ver con usted o su marido”.

¿Sobre qué respeto a la dignidad humana, el gobierno estadounidense y sus autoridades legislativas elaboran sus listas negras para acusar a sus propios ciudadanos de ser terroristas? ¿Cómo pueden acusar a otras naciones, mantener en prisión a quienes defienden la integridad física y luchan por frenar el terror en su suelo, como el caso de Los CINCO, y actuar con tal ridículo y prepotencia ante la opinión pública mundial y los medios de prensa?

Es el colmo de los colmos que un infante sea enrolado en tan bajas acciones. La información reseña que,  media hora después del hecho, le permitieron a la familia volver al avión, pero los padres “estaban demasiado frustrados para volver a sus asientos”. “Nos humillaron, estábamos muy frustrados. Se mofaron de nosotros”, declaró el padre de la niña.

Todavía no recibieron las disculpas que pidieron a la Administración de Seguridad del Transporte (TSA). Sin embrago, según el reporte de TeleSur, estos atropellos contra los niños y niñas en nombre de la seguridad nacional no son los únicos en los últimos meses. En Chicago un niño de tres años que viajaba en silla de rueda con una pierna enyesada fue registrado por autoridades estadounidenses, mientras que en Kansas una niña de cuatro años fue detenida por abrazar a su abuela mientras esta era requisada.

Recientemente – continúa notificando la noticia – se descubrió que una niña de seis años también figura en la lista de sospechosos de terrorismo elaborada por Estados Unidos, cuando quería volar junto a sus padres de Cleveland (Ohio) a Minneapolis y se le comunicó que no podía subirse al avión por ser una persona non grata.

Esto sucede ahí, en el país que no se esconde para publicar y agredir a otros porque los clasifica de terroristas y que, cada segundo, desde Florida levanta su voz altanera y desacreditada para decir que en Cuba se le violan los derechos humanos y los niños son víctimas de la “dictadura castrista”. ¿Hasta dónde se les puede respetar y creer que- como dicen- son medidas de seguridad aplicadas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001? Es el colmo de los colmos.