20120314203942-arboles1.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Aunque los cubanos  y los tuneros, en particular, tienen tristes recuerdos de los huracanes de alta intensidad en los últimos años, el anuncio de los expertos de que la actual temporada 2012 será activa no genera temores exacerbados en el pueblo y cada lugar, desde los centros de trabajo y estudio hasta las comunidades, tienen concebidos sus planes contra catástrofes.

Los datos preliminares ofrecidos por el Centro de Predicción del clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) –difundidos por Prensa Latina – valoran la posibilidad de entre 14 a 23 tormentas tropicales en el Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe, de las cuales en un rango de 8 a 14 podrían convertirse en ciclones.

La floresta casi total del territorio tunero fue arrasada con estos eventos y por toda la isla la devastación, con el Gustav, fue horrible al anotarse entre los más violentos en 50 años, sin embargo Cuba, con la activación de sus Consejos de Defensa desde los municipios y provincias, no lamentó grandes pérdidas humanas y las pocas que ocurrieron fueron por irresponsabilidad personal de los ciudadanos víctimas. Hoy ya el rescate de su flora y fauna, la reconstrucción de viviendas e incluso la refundación de las zonas arrasadas para otras más seguras, dan mayor garantía de respuesta para esta temporada.

Tales experiencias son fortalezas desde entonces, aún cuando el NOAA informa que de 3 a 7 huracanes pueden alcanzar máximas categorías en la escala Saffir Simpson y que la mayoría debe formarse en el área del Mar Caribe y el Golfo de México, al estudiar los datos climatológicos de los últimos 60 años y el índice de energía ciclónica acumulada a pesar de que sobre las predicciones siempre penda un rango de dudas.

El país no deja de revisar y tomar previsiones en estos temas, que forman parte de la agenda de los especialistas cubanos en todos los niveles de dirección, incluidos los relacionados con los terremotos, otro azote natural que se ha incrementado en el área y que sacude al archipiélago, fundamentalmente en las provincias orientales.

.