20111025161659-insur-bloqueo-vs-cuba.jpg

Abrazarán a Cuba las razones más justas de este mundo

Por Graciela Guerrero Garay

De los monstruos creo nadie espera milagros. Hoy martes 25 de octubre cuando todos los ojos y todos los pueblos, incluidos los medios de difusión, estén muy atentos a los debates que acontecerán en la Asamblea General de la ONU y en la que Cuba tiene en pie su denuncia para poner fin al injusto Bloqueo Económico, Comercial y Financiero impuesto por Estados Unidos, sabemos que el águila imperial sacará nuevamente sus uñas, pero igual estamos segura de que otra victoria contundente abrazará el podio de la Isla.

La cronología de los debates de la ONU es evidente. El informe de este país caribeño es cada año más específico, concreto, minucioso. Da la dimensión exacta del daño de más de medio siglo del que son victimas los cubanos, de su incidencia en los niños y en la compra de medicamentos para enfermedades letales como el cáncer. De las cuantiosas pérdidas causadas a la economía - 975 mil millones de dólares- y de lo que sucede, también injustamente, a terceros gobiernos, empresarios o firmas que intenten comercializar con la nación.

 El año pasado, por ejemplo, no se hizo esperar en esta misma asamblea la condena casi masiva al criminal asedio del gobierno de Washington: 187 naciones dieron su voto a favor de Cuba y condenaron el bloqueo. Únicamente los Estados Unidos e Israel sostuvieron mantener tan vil política y se abstuvieron las Islas Marshall, Palau y Micronesia.

Este martes puede ser un día de gloriosa paz y justa voz para el mundo. Los países pueden aislar al águila. Demostrar que sus venenosas garras tienen que dejar ya de atacar a los pueblos que, como el cubano, luchan con determinación propia por sus ideas y porvenir. Es un derecho que tienen las naciones y que nadie, ni aún la más desarrollada y poderosa, puede impedir. 

Todo el mundo sabe porque el gobierno norteamericano mantiene el bloqueo. Nadie espera milagros de los monstruos confesos. Pero cuando leemos esa sigla… Organización de Naciones Unidas preferimos apostar por la esperanza, y votamos por esa solidaridad que emana siempre de los sabios manantiales de los pueblos y de los hombres que, con decoro y justicia, llevan en sus hombros la responsabilidad de conducirlos.

En la ONU puede y debe acabar la historia de esta sanción absurda que los Estados Unidos mantienen sobre Cuba contra la voluntad de los cubanos y cientos de Estados solidarios, de personalidades y organizaciones de prestigio internacional. Las razones de esta Isla no hay que buscarlas con lupas. Están ahí en el Informe sobre la resolución 65/6 bajo el título  “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba”.

La Asamblea hoy 25 de octubre puede regalarle al mundo una buena señal. Esperamos el debate.