20110517210914-banderaa.jpg

Ciertamente aburren, - para no apelar a otros términos violentos, aunque la más de las veces arrancan, impulsan, provocan o hacen contener una mala palabrota en buen castellano -,  las campañas y los ruidos que hace la gran prensa sobre la vida en Cuba.

Una campaña tras otra, a eso se dedican y gastan platica y saliva los monopolios de la “información creíble”. Ellos pueden hablar de todo, sobre todo mentiras o verdades manipuladas, mutiladas a conveniencia o difundidas con macabra intención. Pero si un reportero cubano empina la pluma para defender sus ideas y su nación, ahí mismo empiezan los comentarios ofensivos, los apelativos grotescos… en fin, respuestas cloacas que denotan cualquier cosa menos profesionalismo y ética, autoestima y respeto. 

Cuba es el infierno…y yo me pregunto ¿por qué les inquieta tanto el infierno?, si desde que los cristianos nos mostraron el infierno es algo tan monstruoso que lo único lógico que destaca es ignorarlo. Sin embargo, para la gran prensa hasta las moscas cubanas necesitan “libertad de expresión”. Para esa prensa los periodistas acá escribimos lo que nos mandan por decreto, sino… como decía mi mami ante una de mis travesuras…” paupau, Chelita, paupau…” 

En fin, que creo productivo que se lean también OTRAS MIRADAS que valoran y razonan fuera de la Isla, que no son cubanos ni pertenecen a la prensa Oficialista, como suelen llamarnos a reporteros y editoras nacionales, para que al menos se sepa que el periodismo argumentado, razonable, analítico y respetuoso de la inteligencia de los lectores existe y mira la realidad en Cuba con todos los matices que prevalecen en su sociedad. 

Porque de que no somos perfectos, no somos; ¿pero, quién lo es? Y si hay tejado de vidrio, ¿por qué tiran al vecino? Este artículo gentilmente enviado por nuestro colega y amigo Mario Patricio Dueñas pienso da coordenadas exactas para un vuelo igualmente preciso .Gracias, colega. (Graciela G.G)  

Ante la nueva ola de calumnias contra Cuba.

Comité de Solidaridad con Cuba

Gladys Marín Millie

Santiago de Chile

Mayo de 2011.

 

Los grandes consorcios periodísticos de América y Europa llevan 52 años calumniando a la Revolución Cubana.

La misma prensa que esconde información acerca de la represión al pueblo mapuche, la misma prensa que aporta un silencio cómplice a la represión contra los gitanos en Francia, al trato a los inmigrantes en Inglaterra, a la salvaje represión policial contra las movilizaciones populares en España, es la misma prensa que caricaturiza las figuras del Presidente Chávez, del Presidente Evo Morales, del Presidente Rafael Correa, y es la que casualmente criminaliza a los gobiernos cuyos países el imperialismo tiene interés en invadir y despojar.

Son los mismos medios que derrochan sumisión ante el juicio circense que homenajeó al terrorista Posada Carriles en Texas; los que emplean eufemismos como “disidentes” y “contratistas” para los mercenarios que reciben financiamiento de EEUU por trabajar en la desestabilización del Gobierno de Cuba. Los que llaman “militantes anticastristas” a los terroristas protegidos por la CÍA que trabajan por el anexión a EEUU; son los medios que jamás informaron la confesión de la administradora de la damas de blanco Laura Pollán cuando ésta reconoció públicamente el financiamiento recibido de EEUU para su actividades callejeras contra el Gobierno socialista.

Es la prensa que legitimó el golpe de estado contra el Presidente Zelaya, en Honduras. La que jamás publicará los reconocimientos de la ONU, la Unicef y la OMS, organismos que declaran que Cuba es el país con más bajo índice de mortalidad infantil de América, y el país que tiene más alto número de médicos y profesores en relación a su población, para beneficio de la misma.

También son las grandes corporaciones manipuladoras de la información las que escondieron la áspera sanción moral, recibida por EEUU en la ONU el 26 de octubre de 2010, cuando 187 países se pronunciaron contra el bloqueo criminal que este país ejerce contra Cuba, porque esta actividad genocida lesiona la calidad de vida del pueblo isleño; ese día el voto de EEUU fue escoltado solo por el de Israel, su gendarme en el medio oriente. Es la misma prensa que se vuelve fugitiva después de los eventos deportivos internacionales, cuando olvida informar que Cuba es el país latinoamericano que logra mayores distinciones en los medalleros olímpicos.

Mientras en las organizaciones mundiales como la ONU, la Unicef, la Unesco, la OMS, el CARICOM, el Bloque de Países no Alineados, e incluso en la OEA los pueblos del mundo hacen públicos los reconocimientos a la isla por sus logros, el imperialismo y sus empresarios devotos a éste hacen todo lo posible por trasladar toda imagen de credibilidad a los titulares de la prensa de derecha, que son los más encarnizados portadores de la mentira contra Cuba y contra los países que quieren proyectarse fuera de la hegemonía imperialista.

El concierto de esfuerzos entre los mercenarios de dentro de la isla y la prensa derechista de América y Europa es el vehículo de la campaña permanente de calumnias contra la isla, pero es el propio pueblo cubano el que lo desmiente cada vez que sale a la calle, con su Partido, sus Comités de Defensa de la Revolución, su Central de Trabajadores, su Federación de Mujeres Cubanas, en apoyo de su Revolución, su soberanía y su dignidad.

En más de 20 años de vida empresarial, el señor Max Marambio, que se hizo inmensamente rico en Cuba, no había tenido jamás la cobertura que hoy logra de los canales de televisión chilenos. Curioso interés periodístico el que ahora emerge, cuando este señor, que está condenado por un tribunal cubano, y con orden internacional de captura por los delitos de cohecho, estafa y falsificación de documentos comerciales como resultado de la investigación a sus empresas y posterior juicio, se vuelve enemigo del Gobierno de Cuba; entonces se le rodea de cámaras y micrófonos administrados por medios al servicio del imperialismo, funcionarios ávidos de comentarios pestilentes contra el país socialista.

El señor Marambio afirma que es una persecución política en su contra, pero ¿Por qué? ¿Qué razones tendría el Gobierno Cubano para hostilizarle?

Por otro lado Juan Wilfredo Soto García es un elemento con antecedentes delictivos fallecido en Santa Clara por pancreatitis aguda, además de complicaciones de diabetes, y sin trayectoria política anterior, pero esa prensa de Miami le convierte en un supuesto “mártir de la resistencia”, con una campaña de calumnias donde las pruebas, los testimonios y las evidencias parecen ser lo de menos, y no asoman por ninguna parte. Lo cierto es que este ex reo por hurtos y lesiones graves fue contactado solo en el último tiempo por mercenarios para provocaciones callejeras, pero inescrupulosamente inventaron la falsedad de que su muerte se habría producido por golpes de agentes del Estado, calumnias que han sido desmentidas hasta por su propia familia.

Pero hay datos curiosos: la víctima falleció en la madrugada del sábado, cuando aseguran que la paliza se produjo el jueves, dos días antes. El sábado es cuando acudió Soto al centro médico, con un cuadro agudo de pancreatitis, motivo final de su fallecimiento. Era una persona gravemente enferma, según confirma su familia. También tenía miocardiopatía dilatada, hiperlipidemia, diabetes y hepatitis crónica.

Para la prensa incondicional al imperialismo, basta que un par de elementos pagados elaboren una mentira oportuna, para que esos medios desinformadores le den proyección internacional, al igual como el año pasado fue el caso de Zapata Tamayo, otro delincuente cuya muerte no fue responsabilidad de las autoridades de modo alguno.

Y a partir de dicha proyección internacional, el Parlamento Europeo, se cree con autoridad moral para pedir información a Cuba, olvidando el trato que dan a los inmigrantes en Inglaterra, a los gitanos y minorías étnicas en Francia, a los trabajadores movilizados en España, también olvidan que los países europeos son los que se repartieron África, Asia y América, arrebatando sus tierras a los pueblos originarios y sometiéndolos a esclavitud para forjar las economías que hoy disfrutan.

Ante el enorme apoyo popular a los resultados del VI Congreso del PCC que al mismo tiempo el pueblo cubano se ha dispuesto a apoyar y llevar adelante, los elementos contrarrevolucionarios se desesperan por falsear la visión del escenario cubano y enlodar el prestigio internacional de la Revolución y su trayectoria de solidez moral.

Precisamente a esta campaña permanente de calumnias se refería el Presidente Raúl cuando expresaba en su informe Central al Vl Congreso del PCC:

“Hemos soportado pacientemente las implacables campañas de desprestigio en materia de derechos humanos, concertadas desde Estados Unidos, y varios países de la Unión Europea, que nos exigen nada menos que la rendición incondicional y el desmontaje inmediato de nuestro régimen socialista y alientan, orientan y ayudan a los mercenarios internos a desacatar la ley”.

Este Vl Congreso del PCC es otro de los temas boicoteados por los medios manipuladores de la información, que silencian las decisiones consensuadas y analizadas en profundidad en áreas tan importantes como la política económica y social del Partido y la Revolución, temas todos muy dignos de ser explorados por quienes sientan inquietudes acerca del socialismo del siglo 21.

Por esta razón además, nos ha parecido oportuno hacer llegar a los amigos de Cuba este enlace que conduce a los lineamientos adoptados por el Vl Congreso del PCC:

http://www.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2011/05/folleto-lineamientos-vi-cong.pdf