20090706054430-manuelzelayapg6-2.jpg

Si corre sangre de pueblo: Los golpistas son los únicos culpables

Por Graciela Guerrero Garay

  • El poder mediatico quiere virar la torta, pero el mundo está claro. El único Presidente legal en Honduras es Manuel Zelaya y ha llegado a su nación contra todo riesgo
  • Quien aplasta la dignidad de su clase, quien mancilla la historia de los pueblos, no se respeta a sí mismo. Todo se puede esperar de los responsables del Golpe de Estado en Honduras. Pero esta multitudinaria manifestación de apoyo a Zelaya por parte de los hondureños es la prueba irrefutable de que NO ACEPTAN a los golpistas.
  • Nunca han estado tan compactas las voces de los pueblos, la solidaridad internacional y el apoyo de la OEA. El legítimo mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, pide a los militares que el pueblo no pague la culpa de este grupo de oligarcas que, con evidente manipulación y aferrado a esa macabra riqueza que desoye la voz de los humildes, se aferra a su poder usurpador.
  • La hora Cero de América Latina está al ruedo. Nunca se puede olvidar la lección: hoy es Honduras, mañana es cualquier nación americana. Hay que seguir en combate y levantar la voz sin miedo: si mueren hombres, mujeres, niños, ancianos, obreros y campesinos de la hermana nación hondureña NO son los seguidores de Zelaya, NO es una orden de defensa a ultranza del verdadero Presidente. Son los golpistas, los mismos que hace una semana justa sacaron a fuerza de fusil esa luz de esperanza y justicia que simboliza su persona, sus ideas y los sueños de un futuro mejor para las grandes masas de humildes hondureños.
  • Este más de medio millón de hondureños que le espera en los alrededores del aeropuerto internacional de Tegucigalpa es la muestra, la respuesta irrevocable de que los hondureños quieren a su Presidente. NO al golpe de estado. NO a los oligarcas. NO más terror ni dictadura.
  • Acaban de difundir en VIVO la voz de Zelaya. Está a media hora del suelo de Honduras. La manifestación heroica de su pueblo avanza, espera, combate y el mundo los apoya.
  • Ha comenzado la sangrienta cacería de los golpistas. El mundo está alerta. Manuel Zelaya pide PAZ.