20081030101309-medio-ambiente.jpg

La decisión de la ONU tiene que ser respetada

·        Durante 17 años consecutivos, Cuba gana ante la Asamblea General de la ONU una resolución que destaca la necesidad de eliminar el cruel e inhumano bloqueo económico que mantiene durante casi 50 años el gobierno de Estados Unidos contra la Isla. Esta decisión tiene que ser respetada.

·        Con 185 votos a favor, tres en contra (Estados Unidos, Israel y Palau) y dos abstenciones (Islas Marshall y Micronesia), los cubanos demostraron la cacareada mentira, insustancial por demás, que sostiene el endeble argumento de Washington para mantener esta política facistoide y coercitiva contra este pueblo, al que lacera su soberanía y le causa perjuicio de toda índole al limitarle su libertad de acción financiera y comercial.

·        Esta claro para el mundo y todas las personas, personalidades, gobiernos, instituciones y organizaciones que exigen la eliminación inmediata del bloqueo que es un ultraje imperialista a los cubanos y a la humanidad. Lo que está en la sombra es demandar a los Estados Unidos para que respete también las decisiones de la ONU y las voces de quienes defienden su dignidad  y ejercicio del derecho autónomo.

Por Graciela Guerrero Garay

La voz de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) debe ser respetada por los gobernantes de Estados Unidos. Este es ahora otro gran tema que hay que darle mayor ocupación entre cuantas personas honestas de la tierra comprenden el alcance inhumano, arbitrario y genocida del bloqueo económico que mantiene durante casi 50 años el imperialismo del norte contra la Isla de Cuba.

Este miércoles último, cuando al filo del mediodía, se dio a conocer la votación definitiva por el proyecto de resolución que presentó mi país, exigiendo su eliminación incondicional, se demostró nuevamente ante el mundo la petulancia de los que dirigen las cuerdas del poder en la Casa Blanca.

Hasta ahora, han desoído los reclamos internacionales que apoyan a los cubanos y les señalan con el dedo como auténticos violadores de los derechos de soberanía de los pueblos.

En el 2007 el respaldo a Cuba estuvo en 184 de los 192 miembros de la Asamblea. Sin embargo, Estados Unidos mantuvo su política hostil y la recrudeció con nuevas leyes. Ahora el estado de Albania sube al escaño del decoro y se suma a esa mayoría de naciones que encontró la razones por las que este país antillano condena y denuncia, argumenta y testifica, persuade y enseña, alerta y descarna los endebles y mentirosos hilos que sostiene la aplicación de tal coercitiva medida imperialista.

La votación final no tiene entre líneas. El triunfo cubano es la interiorización consciente de las naciones del alcance ilimitado y limitador, ultrajante, de tal barbarie imperial, pero la voz de los justos y los más debe exigir también RESPETO a la OPINION INTERNACIONAL y DISCIPLINA a los gobernantes norteamericanos.

No son los dueños del planeta, ¿hasta cuándo hay que soportar que hagan guerras, dejen sin empleos a su gente, marginen a los latinos, gasten el presupuesto  en armamentos, acusen y manejen cualquier cosa a su antojo? Si alguien hizo el cuento de que la silla de la Casa Blanca hace Dios a los mortales, yo no me lo creo.

El bloqueo económico contra Cuba tiene que ser levantado. Creerse y actuar como el ombligo terráqueo es una comedia que también tiene que anularse para siempre. Basta ya de tanto Lucifer enardecido. Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa. Este proverbio chino les viene de perilla.