20080726223759-logo2650.jpg

Un sábado de calor, alegría y homenaje histórico

·                    En toda Cuba, en la víspera, se festejó la fecha con fiestas populares en las principales plazas de las capitales provinciales y los municipios. Otros cubanos celebran, como es tradicional, la histórica mañana de la Santa Ana en familia, con el barrio o en la comunidad.

·                    Mientras este amanecer de fiesta y homenaje revolucionario marcan los 55 años de aquel 26 de julio de 1953, los tuneros, como todos los cubanos, esperan las primeras horas de la noche para seguir de cerca los acontecimientos en Santiago de Cuba, donde tienen lugar las actividades centrales

·                    Por las cadenas nacionales de la radio y la televisión se trasmitirá el acto conmemorativo, cuyas palabras centrales estarán a cargo de Raúl Castro Ruz, General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (26 de julio) – Desde ayer, en todas las principales plazas de las capitales provinciales y los municipios, los cubanos festejaron la efeméride nacional con fiestas populares, mientras también en familia, los barrios o la comunidad, según iniciativas y preferencias, otros disfrutaron la víspera de este aniversario 55 del asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, donde se celebran las actividades centrales.

Las tradicionales manifestaciones de alegría y el regocijo popular que las distingue como parte del legado histórico de la Revolución, marcan este sábado en la Isla, donde todos los cubanos esperan las primeras horas de la noche para seguir de cerca los acontecimientos del acto central nacional, cuyas palabras centrales estarán a cargo del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estados y de Ministros de Cuba.

Por las cadenas nacionales de la Radio y la Televisión se difundirá la concentración de los más de 10 mil santiagueros, que en representación de todos los cubanos,  a partir de las 7.00 de la noche en el polígono de la antigua fortaleza militar levantarán las banderas por la Patria, hoy en los caminos de la lucha por perfeccionar su socialismo, encarar una política imperial cada vez más violenta y sofisticada por parte de los Estados Unidos y desafiando un bloqueo económico que hace mucho más difícil el alcance de las pautas de su desarrollo integral.

Pues como expresara Fidel, líder invicto del pueblo y del asalto al Moncada, “lo que hace falta son nervios de acero en estos tiempos de genocidio, y Cuba los tiene. El imperio lo sabe. El sábado 26 de julio se cumplirán 55 años de lucha sin descanso. No existe mejor homenaje a los caídos en la acción, a los que murieron después sin abandonar nunca sus principios y a los que todavía combaten. Son símbolos de toda una generación que luchó. Es muy justa la alegría con que nuestro pueblo los recuerda”.

Y esta alegría, sin margen a dudas ni lecturas secundarias, abraza hoy a la Isla Faro de América Latina y de todos los revolucionarios que ven ella, a pesar de tantos vientos y mareas, un equitativo reparto de la justicia social, un derecho más noble a la vida del hombre y una libertad tangible, posible, de ser dueños de una infancia y un futuro mejor.

Esos preceptos que motivaron el enfrentamiento a la dictadura de Fulgencio Batista, la mañana de un 26 de julio de 1953, se mantienen vivos para suerte nuestra y pedestal de ese mundo más humano al que aspiran y merecen las grandes masas terrícolas de este siglo XXI.