20080608085536-casocinco180x130.jpg

El mundo reclama JUSTICIA

·        Nuevamente los CINCO antiterroristas cubanos injustamente condenados bajo el fraude y la manipulación de las leyes del Derecho Internacional en Estados Unidos, son víctimas de la fiebre anticubana de Miami, el servilismo al absurdo legislativo y al verdadero terrorismo del Gobierno de la Casa Blanca

·        La Corte de Apelaciones de Atlanta le acaba de ratificar a Gerardo Hernández las dos cadenas perpetuas que cumple en cárceles americanas, más 15 años. A René González los 15 años

·        Con cinismo, el panel de tres jueces del Onceno Circuito de Apelaciones de Atlanta, Georgia, anunció un veredicto de 99 páginas en el que lleva al mismo tribunal de Miami los casos de Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero. El odio a la vida de la humanidad, el bochornoso desprecio por Cuba y la esencia imperialista de las normas del Derecho en el Norte sacuden la conciencia de los hombres dignos del planeta. Los CINCO no son los asesinos.

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando hace cinco años entrevisté a Irma Sehwerert traía todas las lágrimas nobles y altruistas de la tierra cuajadas en los ojos. Hoy están multiplicadas. Ya la puerta de la verdad se abrió al mundo. Los CINCO cubanos ANTITERRORISTAS injustamente condenados por el gobierno de Estados Unidos no son asesinos. El terrorismo, el que mata despiadadamente y le encaja nuevas perlas de sangre al lagrimal de la vida del planeta, minuto a minuto, es hijo de la política imperial del gobierno de los Estados Unidos. Ex profeso lo repito: Estados Unidos.

Vuelven, una vez más, a ser mordidos por el águila Gerardo, Ramón, René, Antonio y Fernando. La Corte de Apelaciones de Atlanta acaba de ratificar a Gerardo Hernández las dos cadenas perpetuas, más 15 años. ¡Qué ridículo! ¿De qué enfermedad mental padece el sistema legislativo americano? ¿Les darán clases de ética y lógica a los profesionales del Derecho en Estados Unidos? Bueno, salvemos la honra de los que se respetan, que también los hay.

Lo cierto es que, sin medias tintas, aflora más el odio, la plata y la desvergüenza que la más mínima y elemental coherencia con el cívico ejercicio de las normas jurídicas. Una entrevista de la colega Arleen Rodríguez a Leonard Weinglass, abogado de Antonio Guerrero y miembro del equipo de jueces que lleva la defensa de los Cinco cubanos presos en Estados Unidos, desnuda la politización del caso. No hay justicia. Es politiquería.

Aunque se han ganado pasos importantes, no es secreto para nadie que el parasitismo intestinal de la contrarrevolución en Miami se retuerce ante el más leve asomo de una posible derrota. Hay que estar en vigilia. Llama poderosamente la atención que, ante casi un centenar de páginas que redenuncian el mal manejo y la manipulación del juicio y la condena a nuestros compañeros (más que nuestros, léase de Todos. Esto también ya lo sabe el mundo), pusieron los expedientes para la re-sentencia en las mismas manos y la misma ciudad: Joan Lenard y Miami.

NO se puede ser tan inocente, ¿verdad? Sobre todo cuando la gran prensa del norte anuncia a un Luis Posada Carriles, recién “jovencito” con una cirugía plástica, haciendo declaraciones triunfalistas en almuerzos con la Fundación Cubano Americana y libre de cargos. ¿Y quién no sabe en esta tierra que Luis Posada Carriles es un criminal terrorista y autor de unos de los crímenes más abominables de la historia del siglo XX?: el sabotaje a un avión cubano que traía a la Isla a inocentes jóvenes deportistas, cuya arma de defensa eran las medallas olímpicas ganadas en los Juegos de Barbados, en octubre de 1976.

No hay alternativas. La humanidad tiene que dormir con un ojo abierto. Tenemos que multiplicar las palomas blancas, tanto como el pan y los peces. Un puñado de gente, que tuvo la mala idea de nacer con ropaje humano y convivir en nuestro tiempo, no puede ganarnos la partida. Los verdaderos terroristas, los que enlutan la historia de los pueblos, los que cuelgan para siempre una cinta negra en el pecho de las madres, los hijos, las esposas…los que matan por un poco de papel moneda, los perversos…tienen que dejar dormir en paz a nuestros muertos…los de América, los de Europa, los de Asia, los de África, la Antártica y Oceanía, porque en ese 29 por ciento de la corteza terrestre que se presupone ocupan los continentes, desde todos los siglos, aberrada y descaradamente, está la huella de la bota americana.

La hora cero del águila está cerca. El mundo está de pie. Ya Fidel Castro Ruz, el eterno Comandante de todos los humildes, lo dijo…los vivos y los muertos seguiremos luchando.