Hermanos de la tierra
Feliz AÑO 2005
Por Graciela Guerrero Garay
No importa el idioma en que nos leas ni el credo que decidiste albergar en tu corazón... todos somos HUMANIDAD y desde este caimán verde del Caribe, Cuba, y su Balcón de Oriente, la provincia de Las Tunas, te damos el abrazo por este año que corre y te deseamos que la buena voluntad se haga esperanza y labor en sus mentes y corazones para salvar nuestro mundo de tanta egolatría...para nosotros los cubanos este calendario que hoy sigue sus páginas ha sido otro reto y parto de AMOR...desde adentro, muy adentro, compartan estas líneas y vean en ellas que es posible, a pesar de las manchas, sentir los rayos del sol....FELICIDADES, HERMANOS DE LA TIERRA....
Se cerró el primer trimestre para siempre del 2005, pero quedarán abiertas sus páginas de amor, sacrificio, tenacidad, esperanzas y sueños vertidos desde cada hogar, cada centro de trabajo, escuela, comunidad rural y barrios citadinos. Perdurará la espera por recoger las cosechas bajo todo riesgo y escaceses de agua, recursos y limitaciones económicas. Será infinito el deseo de ver terminar las obras sociales, el remozamiento de las construcciones priorizadas, la apertura de otras y la estrategia de avanzar a pesar de los malos presagios y las escaramuzas.
Caduca el almanaque del tercer mes, signado por rigores de todo tipo, amenazas de guerra, intensificación del bloqueo, tensiones internacionales, provocaciones abiertas del imperio del norte, inestabilidad y alza de precios en el mercado foráneo, déficit de petróleo... Mas, y a pesar de todo, crecimos. Las Tunas no es la misma. Tiene nuevas salas de vídeo, se electrificaron zonas de campo, reabrió planteles, Joven Club de Computación, Sedes Universitarias, incrementó el empleo, dio oportunidades de estudiar a cientos de jóvenes desvinculados y sobrevivimos.
Y esta maravilla de amor hizo la luz, entre tanto y tanto anuncio de tinieblas. Y vale, pues, este abrazo compartido de ahora, en el mes de las flores, porque es certeza de que podemos encontrar los mejores caminos si hay unidad y guía, si impera lo positivo y se mira el lado bueno de cada misión y cada reto. Es una lucha ardua, cada vez más ardua, pero nuestra y ya sabemos que podemos ganar y seguir adelante.
Siga ya el 2005. Habrá trabajo, mucho. Tendremos que seguir inventando la alegría, dibujando el futuro, entregando el sudor, depurando la ineficiencia y el acomodo, el conformismo, la apatía. Tenemos que ser superiores porque la victoria y la vida nos esperan. Tenemos que ser el faro de los pobres de Latinoamérica, África, el Cono Sur y cualquier ser discriminado. Vamos cuesta arriba, sigamos subiendo.
Por eso y todo lo que falta por amar, reciban, hermanos y compatriotas, el fuerte apretón de manos y las sinceras FELICITACIONES por ese día a día que vivimos, no importa donde. Vean en estas letras el buen deseo de que todo sea lo máximo para el resto del año porque, ustedes, que somos nosotros también, queremos que así sea. Y ternura, perseverancia, interés, voluntad y mucha fuerza hay en nuestros corazones para desterrar las manchas y alcanzar la energía luminosa de un mañana mejor.
Alcemos las manos por la paz y la hermandad. Cuidemos desde aquí los sueños de nuestros hermanos que se multiplican en Venezuela, en las selvas del continente negro, en las islas del Caribe, allá o más allá... No importa donde, lo vital es que entregan el amor que gestamos cada amanecer o cada tarde y que nos deja la semilla del siguiente que vendrá, ahora y siempre. En nosotros, no importa lengua, ciudad o nación, está la fuerza para cambiar el mundo y llenaron de luz y bellas estrellas. Y no dudemos que juntos, con el mejor sentimiento, este 2005 será otro calendario de prosperidad y buenos signos aunque el desafió de la naturaleza y la maldad de los hombres se empecinen en hacernos notar sus maléficos poderes. Nada de peros, ADELANTE... ya sabemos el camino... ahora y para siempre.