Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Comentarios.

Fidel Castro en Asamblea Nacional del Gobierno Cubano

20100807192400-fidel25-portada2672010.jpg

¡Vamos a mover al mundo!

Por Graciela Guerrero Garay

Las Tunas, Cuba (7 de agosto) – Será nuevamente un día histórico. No porque Cuba esté celebrando una sesión extraordinaria de su Asamblea Nacional del Poder Popular, ni porque tenga el honor de estar presidida por unos de los hombres líder del humanismo, la solidaridad y la lucha constante por la paz y el mejoramiento social, Fidel Castro Ruz. Todo eso es una luz inmortal que enorgullece a los cubanos y a los pueblos que saben el sabor cruel y amargo del veneno de las garras imperialistas. De los seres honrados, humildes, progresistas y conscientes de que el hombre de hoy necesita un espacio sin odios para vivir.

Fidel, lo ha dicho hace minutos en esta reunión extraordinaria donde se analiza la situación internacional, ¡HAY QUE MOVER AL MUNDO!  No es un mérito, es un deber.  Y, desde mi lugar, siento la enorme trascendencia de esa frase de nuestro Comandante. La interpreto como madre y humana como ese derecho legítimo que tienen nuestros hijos y nietos a respirar sin bombas, amenazas de muerte, sin humillación, sin odios viscerales. Y no para nosotros, que por él y por nuestro proyecto socialista, tenemos garantías  irreversibles.

Pienso ahora en ese querido pueblo norteamericano, en los hermanos que tenemos allá, en los amigos, en quienes luchan cada día por buscar una mirada diferente no solo por Cuba, sino por la humanidad. En las madres que son huérfanas de  hijos por culpa de las guerras, las que quedarán y quedan ahora mismo. En los miles que pierden hoy sus empleos y se enfrentan a un fenómeno nuevo en sus vidas y en su sociedad. En las victimas de leyes migratorias como la aprobada en Arizona.

Es mover al mundo para el bien de todos. Lo que somos todos: una sola raza, un legítimo derecho de existir, crear, procrear, amar y morir como todo mortal con salud, con amor, con paz. Este es reclamo de Fidel, de Cuba, de los cubanos, de los millones que apoyan a esta Isla desde diversas corrientes políticas y naciones. Los que no piensan en luchas de clases, ni izquierdas ni derechas. Ni en Dios ni en el diablo. Sino, los que sienten que un grupo de seres equivocaron el camino, las ideas, los modos y las maneras de ejercer el poder y el poderío.

Esos, también, pueden mover el mundo. Ahora, cuando el reloj anuncia que los minutos pueden estar contados, pero con la posibilidad de cambiarles el sentido. A esto está llamando el líder de la Revolución Cubana. Eso ha hecho Cuba en más de 50 años. Eso le pedimos a los que saben están en el lado oscuro de la tierra. Cuba no levanta la voz para su gloria. Cuba levanta la voz para la tierra. Escuchen por favor. Todavía hay tiempo. Mañana, ahorita, será tarde. Pero ahora, cuando una Isla alerta, advierte, emite señales objetivas, sin egoísmo, sino multiplicando su humanidad que es Patria, HAY QUE ESCUCHAR.  

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

07/08/2010 19:24. tugrace #. Comentarios Hay 8 comentarios.

Las verdaderas diferencias Cuba – Estados Unidos (Final)

20100522160504-abuelos.jpg

 

La gracia de los abuelos

Por Graciela Guerrero Garay

CATHY KERNS vive en un calvario no solo por su grave enfermedad de esclerosis múltiple, sino por la insuficiente cobertura médica que posee, el alto costo de los medicamentos y de las

 terapias.

JOHN VANBEEKUM/PARA THE MIAMI HERALD

Por FRED TASKER

ftasker@MiamiHerald.com

Cathy Kerns padece de esclerosis múltiple. Las medicinas que toma son su salvación, afirma, pero cuestan más de ,000 al mes y el copago es de 20 por ciento. La fisioterapia especial cuesta 0 por media hora y también tiene que pagar 20 por ciento de su bolsillo.

Textualmente se puede leer la noticia. NO le quité ni un punto y coma. Tampoco se publicó en un diario cubano y no hay trae la rúbrica de ningún periodista de la Isla. Desde la garganta profunda de la sociedad norteamericana llega el artículo y pone a cielo abierto esas verdaderas diferencias que silencian quienes montan, en Europa y Estados Unidos, las campañas mediáticas contra la Revolución Cubana.

El cántaro de la propaganda contrarrevolucionaria va siempre a la misma fuente: “no hay libertad de expresión. No hay derechos humanos. El pueblo se muere de hambre. A los niños les lavan el cerebro. Los  jóvenes viven tristes y deprimidos. Hay racismo. Liberen a los presos políticos...” En tanto, edulcoran a blogueros y blog que distorsionan, mienten, difaman y  sacan ridículos culebrones sobre cualquier acontecimiento que sucede en Cuba, como si no pasara lo mismo en el resto del mundo.

Asimismo, pretenden callar y agreden a quienes hablan de la realidad cubana con fidelidad. Intentan comprar y amenazan a las personas honestas – incluso las sancionan -  que desmienten y se enfrentan a esta maquinaria publicitaria, tildándolas de comunistas o agentes al servicio del gobierno. Ridículo desde todos los puntos de vista, pues por sí mismo el ataque demuestra todo lo contrario de lo que venden sus paquetes propagandísticos.

Si existiera verdaderamente una voluntad sincera hacia Cuba y su pueblo, exigirían el levantamiento del bloqueo económico, que tanto daño hace y ha hecho en más de medio siglo y afecta a terceros, sean empresas o personas y por demás está condenado por casi la totalidad de la naciones, igual que el estigma de los Derechos Humanos, que basa su condena en pequeños grupúsculos que solo defienden sus ideas egoístas e imperiales sin tener en cuenta los millones de cubanos que han encontrado una manera digna de vivir, desarrollarse y tener garantías de instrucción y sanidad desde que triunfó el proceso revolucionario liderado por Fidel Castro y el movimiento 26 de Julio.

No es cuestión de hacer política, sino de reconocer la verdad y las directivas humanitarias y sociales que mueven la vida en Cuba. El ejemplo tangible es la atención a la ancianidad, un segmento social que debe ser reconocido con toda la dignidad y respeto que se hace aquí. Nunca un anciano cubano podrá contar una historia parecida a la que ilustra este periodista en el Miami Herald.

Desde el retiro asegurado, una chequera modesta, pero segura, medicamentos y atención médica gratis, asilos con lo mínimo indispensable, comedores con alimentación subsidiada, círculos de abuelos y opciones de superación desde el barrio son hechos reales que demuestran su prioridad entre los programas de la Revolución.  Incluso, los que sus familiares abandonan o no pueden atender por cualquier causa, las trabajadoras sociales se encargan de tramitar sus casos y viven en las Casas de los Abuelos a tiempo completo o parcial.  

La gracia de la ancianidad en la Isla es esa, aunque todavía pueda ser susceptible de críticas y mejoramiento esta atención priorizada en muchos lugares. Pero sí algo anda mal por algún sitio no es por dejadez del gobierno ni su máxima dirección. Es por la irresponsabilidad del personal vinculado directamente a estas políticas sociales de atención a la Tercera Edad y garantizar su cumplimiento.

Muchas veces se pueden saltar con facilidad la falta de recursos o la burocracia que haya detrás de alguna cosa, buscando alternativas que aparecen cuando de “arriba” se da la sugerencia o se exige una respuesta. Sin embargo, con todo lo malo que pueda existir por la incompetencia humana, nunca habrá en Cuba una anciana y un anciano que sufra lo que  CATHY KERNS. Siga leyendo:

"Si llamo al seguro y les suplico que necesito más terapia para poder caminar, me dicen: ‘Lo siento, pero eso no está en la póliza’ ’’, dice Kerns.

"Estoy pagando de mi bolsillo más de ,000 al año. Estoy vaciando mis ahorros’’.

Kerns, de 60 años, retirada y quien vive en Orlando, representa a millones de personas invisibles en la crisis del sistema médico de Estados Unidos. Tiene un seguro, pero no es suficiente porque no cubre todos los gastos.

Kerns está en esa categoría junto a una mujer de California que fue mordida por una serpiente de cascabel, cuya factura de hospital alcanzó los ,000 por medicinas y una noche de ingreso, y se enteró de que su seguro solamente pagaría ,000 de la misma. Y una mujer de Miami cuya póliza no cubre su diabetes porque se trata de una condición médica preexistente.

Entre las personas con seguros insuficientes están los llamados "pobres con empleo’’ (la enorme porción de la población que trabaja y gana una miseria), cuyos patrones no les brindan cobertura total, las personas que pierden su trabajo y su seguro subsidiado por sus patrones, y aquellos que no se fijan en las letras pequeñas de los contratos de sus pólizas y acaban con menos cobertura de lo que esperaban.

Los abuelos en Cuba tienen una sonrisa garantizada para recibir el sol. Hace 50 años se les acabó el calvario. La anciana Cathy Kerns vive en Estados Unidos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

22/05/2010 16:09. tugrace #. Comentarios Hay 3 comentarios.
tugrace

Las verdaderas diferencias Cuba – Estados Unidos (I)

20100513190333-bandera1.jpg

La justicia es coja, pero llega

Por Graciela Guerrero Garay

Si la lupa con que le buscan la quinta pata al gato los detractores del proyecto socialista cubano se la aplicaran así mismos, creo que acabaría ya ese acoso multi-irracional contra la Isla, pues las más de las veces, a mi modo de ver el decursar de los acontecimientos sociales que envuelven hoy los conflictos en Estados Unidos, no hay nada que envidiarles.

Al contrario, sería muy difícil para los cubanos aceptar como posibles las consecuencias que, por ejemplo, sufren en el Estado de Arizona por la aplicación de la Ley SB 1070 que ataca a los inmigrantes de procedencia hispana y pone a la luz el rostro racista que esconde el sistema imperialista, bajo el falso testimonio de que allí hay oportunidades para todos. Incluso contrasta burdamente con las consecutivas convocatorias que lanzan a diario para buscar fuerza de trabajo en otras partes del mundo.

La decisión de quitarle a los mafiosos de Miami, que en definitiva son los que han vivido del cuento de la “buena pipa”, la emisora y la televisión Martí, recuerda el viejo refrán de que “la justicia es coja, pero llega”, y denuncia sin equívocos que empezaron a tomarse su propia sopa amarga. Veremos a partir de ahora de que cosa se arreguindan para desacreditar a Cuba, pues desde adentro reconocen, incluso la prensa más recalcitrante, que la vida se hace insoportable e insegura para los propios americanos.

Acá las viviendas no tienen el deslumbramiento de los rascacielos de cristal – aunque hay muchas en muy buen estado y apariencia elegante a lo largo y ancho del país  – y lo común es que convivan en apartamentos hasta tres generaciones de la propia familia, apretados y modestamente, pero no las pierden porque quebró el dueño o no se pudo pagar el crédito bancario. Siempre hay una alternativa para salvar a esos cubanos de convertirse en nómada de la noche a la mañana, aún cuando el Estado tenga que asumir alguna pérdida. Bueno, ahí están las Damas de Blanco y los llamados presos de conciencia: sus bienes materiales siguen intactos y se les decomisa, con toda dignidad y derecho, lo que mal utilizan en sus intentos de dividir y quitarnos la paz que nos asiste.

¿Racismo?... eso promueven las campañas difamatorias y levantaron todo un escarceo sucio  cuando se pidió incrementar a distintos niveles la cifra de mujeres y negros en las nomenclaturas del gobierno. Sin embargo, en el único lugar donde la raza negra llega a donde quiera llegar como ente social e individual es aquí. Jamás se le ha vetado ningún derecho de “los blancos” por el color de su piel. La exhortación pública a promoverlos a puestos de dirección más participativos es, justamente, para reconocerles la virtud y mantener en equilibrio la diversidad racial que existe en la Isla, dignificada desde el triunfo de la Revolución.

El patio de mi casa no es particular, si llueve se moja como los demás…dice una canción infantil que escucho desde niña. Cuba tampoco lo es. Poblada de humanos, la gente porta los arquetipos y biotipos genéticos que existen y, en consecuencia, son mortales y llevan en sí los pecados del ego, las enfermedades del alma y los defectos de la especie. Es lógico, por tanto, que haya corruptos, oportunistas, malversadores, ingratos y hasta tuertos de corazón como en todos lados.

Pero lo hermoso de los cubanos, los que quizás sea una elección y una gratificación especial del genoma, es que la mayoría no es así y nos crecemos en las verdes y las maduras, tiramos para adelante en los momentos cruciales, limamos diferencias en las tragedias humanas y amamos la sociedad que construimos por encima de dificultades, quejas, insatisfacciones y necesidades materiales. Reconstruir el país después de la aciaga temporada ciclónica del 2008, lo demuestra.

Esas son las verdaderas diferencias entre Estados Unidos y Cuba. Sentidos opuestos a los valores éticos que se cultivan, aunque unos los cosechen para bien y de manera auténtica y otros no. El pueblo vale por ser como es, no por lo que tiene. Un delegado del Poder Popular puede vivir en una casa de madera como en una de mampostería, pero tienen la misma pujanza en las Asambleas Municipales para buscarle solución colegiada a los problemas de sus comunidades y atender sus electores.

Leyendo las noticias de la tragedia ecológica ocasionada por la explosión de una plataforma petrolífera en el Golfo de México, que pone a Estados Unidos frente al mayor desastre de este tipo desde el derrame del buque Exxon Valdez en 1989, en Alaska, se me antoja la mayor de las diferencias. Un cable de Prensa Latina, fechado en Washington, dice que “…el Congreso demora en poner la vista en el caso para buscar culpables entre las empresas, e incluso, en el gobierno.” 

Sí, el Congreso, que anula cualquier decisión noble que pueda emitir el Presidente. Una lucha de poder que muestra más y más su cara oscura. Esa llamada democracia que levanta la voz imperial por los menos y trata de cambiar la ruta que no le conviene de la historia de América, llamando dictadura a los gobiernos que tienen, enhorabuena, el control de sus empresas y pueden, ante casos así, aplicar la ley sin que les tiemble la mano, sencillamente, por que es la diestra de las grandes masas y no los bolsillos de quienes se creen dueños del mundo.

El dinero manda, pero la justicia llega. La crisis y los conflictos que sufren los ciudadanos americanos, las puñaladas que le están dando a los hispanos y la sopa amarga que se toman los contrarrevolucionarios y lobos de la mafia miamense son pruebas irrefutables de que al águila imperial le creció la nariz. La parodia de Pinocho no les saldrá bien ni con el fiero serrucho que ultrajan la vida natural de América Latina. El dinero manda, pero la justicia llega. No es cuestión de esperar. Es evidente.  

Etiquetas: , , , , ,

13/05/2010 19:05. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

Votaciones en Cuba: Tranquilas y masivas desde el barrio

20100425224405-marymancebo.jpg

 

Con las boletas en mano, mis vecinos Marisel y Mancebo salen dispuestos y conscientes a defender su terruño y la Patria. En esos hombres y mujeres que hoy se nominan está la confianza del pueblo.

 

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS (CUBA) – Este domingo es todo un ir y venir de mis vecinos, desde las primeras horas de la mañana. La avenida Primero de Enero, peculiar porque es una zona residencial de edificios multifamiliares, no tiene la tranquilidad habitual de este día de la semana. Hay votaciones en Cuba y los cubanos, tranquilos, seguros, conscientes, van a las urnas a dar su Sí por esos hombres y mujeres, muchos jóvenes, que la virtud, la capacidad y la voluntad de seguir adelante los llevaron a las boletas.

No hay competencias ni campañas entre Omar, a quien propusimos por unanimidad en mi Circunscripción 63, del Consejo Popular 18, y el resto de los otros nominados. Cada quien decide por el mejor y las urnas tienen el don de arrancar sonrisas: la custodian pioneros. Los hijos nuestros, los sobrinos, los chicos y chicas que vemos madurar desde que nacen. Los mismos que a diario nos hacen trabajar y luchar por el mejoramiento de Cuba, para que siempre tengan esa garantía de crecer que disfrutamos los cubanos.

Apenas empieza el trabajo en los Colegios Electorales. La mañana se empina bajo un sol que trae los preludios de un verano que parece será intenso como sucedió con el invierno. Marisel Rodríguez y Rafael Mancebo, tal como comparten la vida, van juntos también a ejercer su derecho electoral. Su hija, doctora en estomatología, ya lo hizo antes de ir a la clínica dental del policlínico Guillermo Tejas donde tiene guardia médica hoy.  Es una familia que ya dio su beneplácito en estas elecciones del 2010.

En el resto del país sucede lo mismo. Es una cultura que se fortalece con los años. Una disciplina que se arraiga y trasmite a la juventud. Es fruto del amor que se siente por una Revolución que le reconocemos sus defectos pero, que por encima de todo, queremos defender y defendemos, entre tantas cosas, porque los hechos medulares, las esencias, nacen desde el barrio, con hermandad, limpieza y masividad. Así de sencillo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

25/04/2010 22:44. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Por estos días de Girón y primavera en Cuba

20100425171855-colegio.jpg

 

El domingo volverán a llenarse las urnas

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Acabo de “rastrear” muchos estados de opinión que sobre Cuba navegan por Internet. En mi blog dejaron algunos muy “interesantes” en un artículo titulado Carta Abierta… Es como para convidar a un gran fórum y ponerlos por los altavoces. No por lo que dicen, sino por lo que esconden.  Como no pueden evadir ni quieren reconocer los logros revolucionarios, tratan de imponerle al cibernauta la imagen de que este país es todo un caos por los cuatro costados.

 

Odio visceral. Nada bueno sucede en el archipiélago para los contrarrevolucionarios y serviles de la gran prensa. Mas de lo mismo, confirmando con creces la crudeza y la intencionalidad injerencista y divisionista de la campaña mediática que hay contra nuestro país. Una manipulación muy “inteligente” de la verdad. Pero, para que sigan los remordidos comiéndose sus bilis, los millones de cubanos que somos hoy el pueblo de esta Isla no estamos confundidos, mucho menos sentimos los derechos humanos pisoteados y asimilamos muy bien los conceptos dialécticos del cambio, el único que se pide desde la máxima dirección: mejorar la sociedad con y para la Revolución.

 

Siempre hemos crecido en 50 años. Pudiéramos estar mejor, no hay dudas, pero la espada de Damocles ha estado ahí, tal cual es: un águila imperial y hambrienta, una mafia contrarrevolucionaria bien pagada, un bloqueo económico cruel y objetivo, una amenaza de agresión constante. Estos días de primavera en Abril nos los recuerdan con sus tanques de guerra y sus aviones de muerte. Es brutalmente cierto que jamás aceptaron la victoria y la declaración de Fidel Castro de convertir a la nación en el Primer Estado Socialista de América. No lo perdonan.

 

Como tampoco reconocen que, sin ser perfecta ni andar todo bien, Cuba y sus cubanos dan a diario una lección de moral y confianza al mundo entero y que resurgimos como el ave Fénix ante las circunstancias más atroces. Vuelvan la mirada a lo que quedó en pie cuando los huracanes de la temporada del 2008 la partieron en dos. Todavía hay familias que no recuperan totalmente sus viviendas, pero no andan como los sin tierra de Brasil, ni como los nómadas de África. Tampoco como los mendigos que pululan por toda Latinoamérica y en los propios Estados Unidos.

 

Los que todavía están en albergues o casas de familia, a fuerza de ser miles los afectados por estos fenómenos naturales, reciben con garantía lo mínimo indispensable para seguir el rumbo de sus vidas. Y sus casos no son expedientes cerrados. Nunca. Una parte importante de los pocos recursos disponibles se destinaron a reconstruir la infraestructura social y económica destruida de un amanecer a otro. Incluso, las ayudas solidarias, muchas por cierto, no alcanzaron para tanto. De eso se dio vista que hizo fe por todos los medios de comunicación. El mundo lo vio en tiempo real.

 

Las urnas se llenarán este domingo 25 que se acerca. Y nadie irá a votar con miedo por sus delegados o empujados por la policía política, como les suelen llamar a los miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) quienes levantan ideas para desacreditar el proyecto cubano y romper la unidad latinoamericana. NI un solo oficial anda jamás por los alrededores. Las urnas las custodian los niños, con sus uniformes escolares y sus atributos pioneriles. Es voluntario el desfile de personas que ejerce  su deber y derecho lectivo. Ha sido así y así será en estos días de Girón y primavera.

 

Raúl Castro lo dijo con absoluta certeza en el IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC): Cuba no teme a la mentira ni se arrodilla ante presiones, condicionamientos o imposiciones, vengan de donde vengan, se defiende con la verdad, que siempre, más temprano que tarde, termina por imponerse.

 

Sigan los mismos con lo mismo. NO somos una sociedad perfecta, pero sí decidida a convertir en logros nuestras debilidades y errores. Decidido está por los cubanos que aman y construyen. Esos cuentan porque son mucho más que los que restan. Cuba, con la consigna invicta de Girón, Patria o Muerte, será siempre el Faro de América Latina.

Etiquetas: , , , , , ,

25/04/2010 17:19. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Carta abierta, Cuba

20100410175117-montajecuba.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foromontaje: Chela

Las polémicas siempre enriquecen al individuo, aunque sean desagradables y subidas de timbre una que otra vez.  Lo cierto es que tienden a esclarecer conceptos que, también a veces, uno tiene delante de los ojos y no ve.

Los signos de puntuación son las únicas herramientas posibles para un lenguaje fluido y elegante, explícito y comunicativo, tanto en su fonética, como escrito. Saber leer bien es, de por sí, una brillante carrera que facilita muchas puertas abiertas a la vida común. Lo mismo sucede cuando se interpreta correctamente y no ocurre aquello tan viejo como las calendas griegas que reza: donde dice Digo, digo Diego, y donde dice Diego, digo Digo.

Esta carta no tiene destinatario. Es así, abierta, para que circule según anden los vientos y pueda seguir volando, aún cuando alguien pretenda hacerla suya. No es una convocatoria especial ni un boleto de riposta. Es, en Español y cubanamente hablando, una reflexión en voz alta que no busca consenso, aplausos o contrincantes. Sencillamente, quiere decir y punto.

No para arreguindarse de un clavito caliente, un rabito de nube o la puntita de un lápiz. Sino para gritarle al viento, al mar, si la echan en una botella, o a los curiosos si la suben en un papalote,  que Cuba es la Isla de la Libertad, por encima de las sombras de su pasado, presente y futuro. Libre porque sus niños corren por las aceras, las calles, los patios de sus casas, el portal del vecino, la escuela, los campos, los parques…

 … Porque vuelan papalotes, cazan mariposas, andan con tirapiedras buscando caguayos, pajaritos, palomas silvestres. Porque caminan descalzos cogiéndole el sabor  a la tierra que los vio nacer, sin miedo, sin complejos, sonrientes. Porque son queridos y protegidos por grandes y chicos. Comparten los juguetes, la merienda, las bolas, la pelota, las bicicletas…

Libre es Cuba, enormemente libre. En cualquier esquina están el negro y el blanco, el rubio y el jabado, el profesional y el obrero, el ama de casa y la intelectual, la casada y la soltera, el loco y el cuerdo, el trabajador y el desvinculado, el feo y el bonito, el joven y el viejo, haciendo cuentos de Pepito -  (el protagonista por excelencia de la humorística criolla nacional) -, comentando sobre el beisbol, llevando “contra la pared” los precios del mercado agropecuario,  criticando la novela que trasmite la televisión en su horario estelar,  y elogiando la abundancia de cerveza en los carnavales como lamentando la muerte repentina de algún amigo común.

Los jóvenes amanecen jugando dominó en sus barrios o sudando las camisetas y pulóveres en las fiestas populares de fines de semana. Trasnochan con novias y novios en los bajos de sus edificios, en el parque, la discoteca, las plazas…montan sus bicicletas y se van al río más cercano en tiempos de calor, recorren la ciudad o los parajes rurales a cualquier hora, ríen a pulmón sin mirar las agujas del reloj, se amigan con la misma naturalidad que riñen por una bobería. Estudian, trabajan, son alegres como la guitarra, bailan el casino con la misma gracia que el reguetón, la salsa, el merengue, el rock  y  lo último del tecktonik.

Duermen las mañanas con la misma facilidad que madrugan para ir a un trabajo voluntario. Cambian de especialidad y no pagan un kilo. Son tan solemnes en un acto como chillones en un concierto. Algunos muy tranquilos, otros muy traviesos. Muchos creyentes y religiosos, igual tantos son ateos. Llenan una instalación deportiva, pero hay que empujarlos para una función de Ballet, fundamentalmente a los varones.

Los ancianos… esos hacen ritual los ejercicios que dan en los Círculos de Abuelos, organizados mediante los Consultorios del Médico de la Familia en el área de Salud de la barriada. Pueden matricular en la Universidad si les viene en gana o aprender computación en los Joven Club abiertos en todas las comunidades, sobre todo las periféricas en la ciudad y en el campo, donde tampoco les faltan las Salas de Video y Televisión, incluso con paneles solares por los inconvenientes de la electricidad. Tienen garantizados programas de Geriatría gratuitos y Hogares de Ancianos, aunque la mayoría los cuida la familia y se convierten en el eje principal de la custodia y formación de los nietos.

La mujer…la cubana es todo un espejo de progreso social, de igualdad de derechos y oportunidades, de libertad en todas las dimensiones del humanismo posible. Todavía con un arraigo machista que perdura y una violencia doméstica que no es exactamente sinónimo de golpizas o violación sexual, es la reina del proyecto socialista. Son intelectuales, dirigentes, dueñas de su economía. Muy pocas hoy no son asalariadas. Entes activos y rectoras del hogar, solteras con hijos o casadas. Ninguna analfabeta. Prostitutas a sueldo, como antes del Primero de Enero de 1959, no conozco ninguna. Si hay, son muy escasas y lo que hacen es vivir a su libre albedrio, casi siempre por placer. Necesidad objetiva de vender sus cuerpos no tienen. Ninguna.

Cuba es Cuba. Peculiar en sus avances, aunque manos sucias y envenenadas le levanten millones de calumnias y campañas mediáticas (pero no levantan el bloqueo económico que le ha impuesto Estados Unidos durante medio siglo). Heroica, por su transformación sociocultural, el índice de escolarización de su pueblo, los indicadores de Salud, el desarrollo equilibrado de sus regiones en medio de estrangulamientos económicos, quiebra de socios comerciales, rupturas políticas con naciones muy implicadas en su sostenibilidad general, amenazas de guerra, escasos recursos materiales y financieros, enorme deuda externa, equívocos internos, aperturas a todo riesgo de alternativas que se sabía moverían de alguna manera su estatus social. Con todo y más, siguió repartiendo el pan para todos. No cerró una escuela, tampoco un hospital. No hubo crisis de desempleados. No dejó de subsidiar la alimentación básica, amén de que no alcance para el mes ni se haya podido mantener el stop de productos normados que había en los tiempos de bonanza.

La Guantanamera… Cuba que linda es Cuba. Las manchas no te quitan tu brillo milenario. Los conspiradores no son nuevos. Menos, tu valentía y tu coraje. Tu solidaridad y tu virtud. Nada puede arrebatarte lo que has construido. Ni las lenguas ni las manos. Es demasiado para la miseria, la despoblación y el subdesarrollo que arrastraban tus cadenas carcomidas por los buitres del pasado. Tu presente tiene luces por doquier. Tu futuro será mejor. Cada minuto, con mayor ímpetu y osadía relimpias tus baldosas. Soy de la loma y canto en el llano. Cubanito soy. Carta abierta. Isla de la Libertad.   

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

10/04/2010 17:51. tugrace #. Comentarios Hay 6 comentarios.

Discurso de Raúl Castro en Congreso de la UJC

20100405164328-raul-congreso-ujc.jpg

 

Ese el tema: la paja en el ojo ajeno

·         Las palabras de Raúl Castro Ruz, General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estados y de Ministros de Cuba, es la voz de los auténticos cubanos. Otro sello de oro que hizo más valioso y memorable al IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), clausurado en La Habana este domingo 4 de Abril.

·         La realidad sin tapices. Valiente, compleja, concreta y llevada de la mano con sacrificio, inteligencia, honestidad y luz larga, estratégica. Desde la Revolución todo puede ser mejor y los jóvenes cubanos lo han demostrado con creces. El también Segundo Secretario del Partido Comunista Cubano lo reconocía: “Conozco que se ha hablado poco de logros para concentrarse en los problemas, mirándose hacia adentro y sin emplear más tiempo del necesario en valorar los factores externos. Es el estilo que debe caracterizar de modo permanente el trabajo de la UJC, frente a aquellos que se dedican a buscar la paja en el ojo ajeno en vez de emplear ese esfuerzo en hacer lo que les corresponde”, al referirse al proceso asambleario previo al magno evento.   

·         La feroz campaña mediática que ataca hoy a la Revolución, una vez más, trae el enfoque de mirar, inventar, tergiversar, maximizar y manipular las pajas  que existen y las que no existen en la Isla, sin mirarse las propias, que estudios realizados por el Instituto de Economía y Paz en el 2009, en Londres, demuestran que en Cuba se vive mejor que los propios Estados Unidos. Por eso el trabajo político ideológico quedó como trinchera elemental, al igual que la economía, los retos más fuertes.

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (5 de abril) – El discurso de Raúl Castro, Presidente de Cuba, una vez más, fue la voz de todos los cubanos, los auténticos que unen filas desde su Revolución para mejorarla, paso a paso, como también destacara el General de Ejército y Segundo Secretario del Partido Comunista Cubano, en la clausura del IX Congreso de la UJC este domingo en La Habana, ante jóvenes de las 14 provincias del país y el municipio especial Isla de la Juventud.

Esta indestructible fortaleza que aflora por encima de las complejidades y los problemas que enfrenta la Isla, es la que no soportan quienes pagan a “dispuestos de turno” dentro y fuera de la nación para mirar las pajas en ojo ajeno y no en los propios, manipulando cuanto tema pueda sembrar dudas y convertirse en una quinta columna que empañe la valía del proyecto socialista, que se fortalece incluso desde sus propios equívocos.

Empero, el proceso previo a la magna cita de la vanguardia juvenil comunista hace ya años que consolida un estilo de trabajo que va, justamente, a mirarse por dentro, reconocido por Raúl en su discurso cuando dijo: “Aunque no pude asistir a las asambleas previas al Congreso, me he mantenido informado de manera resumida de todas ellas. Conozco que se ha hablado poco de logros para concentrarse en los problemas, mirándose hacia adentro y sin emplear más tiempo del necesario en valorar los factores externos. Es el estilo que debe caracterizar de modo permanente el trabajo de la UJC, frente a aquellos que se dedican a buscar la paja en el ojo ajeno en vez de emplear ese esfuerzo en hacer lo que les corresponde”.  

Pero fue mucho más preciso con los jóvenes al destacar que “No debemos permitir que, una vez más, los documentos aprobados se conviertan en letra muerta y se engaveten a modo de memorias. Deben constituir la guía para la acción cotidiana a nivel del Buró Nacional y de cada militante. Lo fundamental ya ha sido acordado por ustedes, ahora lo que resta es trabajar”.

Punto sobre punto, claro, trascendente discurso no solo para esta juventud que, aún con lo mucho que falta para alcanzar la excelencia en sus aportes sociales, en radios de acción y en todos los lugares con el mismo ímpetu, demostró cubanía, patriotismo y sentido absoluto de pertenencia al enfrentar las tareas y misiones que necesitó la nación ante el azote de los huracanes del 2008, y ahora vuelve a dar un ejemplo a esos ojos vendados que envenenan la imagen de los cubanos intentando confundir o dando credibilidad a una disidencia que, por muy bien pagada, jamás el dinero le alcanzará para borrar el día a día en Cuba, donde con miles de carencias estrena obras, remoza escuela, reduce la mortalidad infantil, mantiene alimentos subsidiados, llena de verde los campos, moderniza y recupera industrias…

En fin, Raúl vuelve a ser exactamente nuestro: “La Revolución no dejará a nadie desamparado, luchará por crear las condiciones para que todos los cubanos tengan empleos dignos”,  para reafirmar después:” Nos enfrentamos a realidades nada agradables, pero no cerramos los ojos ante ellas. Estamos convencidos de que hay que romper dogmas y asumimos con firmeza y confianza la actualización, ya en marcha, de nuestro modelo económico, con el propósito de sentar las bases de la irreversibilidad y el desarrollo del socialismo cubano, que sabemos constituye la garantía de la independencia y soberanía nacional”.

Busque en Internet el discurso, a pie juntillas como leen la gran prensa que difama y ataca, miente y exacerba sus ínfulas anticubanas, antisocialistas, antinacionalistas, antiamericanistas… circúlenlo como anda circulando por ahí una carta de un Daniel arrepentido, divisionista, lleno de dudas e incomprensiones, que se autodice ser militante del PCC y combatiente de la Revolución por haber cumplido misión en Etiopía… un Daniel que si existe debe tener serios problemas sensoriales, porque aquí en Cuba, con preguntar en su propio núcleo del Partido encuentra la respuesta exacta, la verídica, aunque a él y todos los que le pusieron el dominó sobre la mesa, allá por los lares del sur de la Florida, por la Europea Unión del divisionismo (debe ya pensar en cambiarse el nombre, porque de galgo no le viene) y por cuyá del mar afuera, lo que escuche le haga decir la última palabra del apocalipsis. Esa que nunca, jamás, llegará a Cuba.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

05/04/2010 16:57. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Entre el blanco y el rojo: Damitas de cola loca

20100325073818-ciu-6.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Si alguna noticia televisada me ha provocado por estos días un cosquilleo interno agradable ha sido, exactamente, la marcha de las llamadas Damas de Blanco por las calles de La Habana. Verlas así, primero, tan entusiastas, me recordó una vieja sentencia que aprendí de un amigo: se han tomado su propia sopa amarga: con esos rostros serenos, maquillados, sus atuendos femeninos… ¿de cuál dolor hablan ellas? ¿Dónde están las huellas de ese martirio y sufrimiento constante que dicen las somete el gobierno cubano?

La gran prensa de Estados Unidos y de Europa podrá seguirlas “pintando” como las mujeres más sufridas de este mundo… las pobres viudas, las huérfanas de maridaje… el espejo “real” de la dictadura que existe en la Isla de la Libertad, en la Cuba Socialista, pero el mundo, gracias a esa tristemente célebre excursión por la Ciudad de la Giraldilla, la capital de todos los cubanos y la de quienes  buscan una hermosa puesta de sol sin lágrimas ni bombas,  vio en primer plano y a color sus verdaderas caras.

No pudieron esta vez contar el cuento de las buenas víctimas, maltratadas por la Policía Nacional Revolucionaria y agredidas por agentes del Ministerio del Interior.  Se quedaron con ganas de montar su show, como lo han hecho en oportunidades anteriores.   Nobles cubanas y cubanos les siguieron, pacíficos, sin molestarlas ni cerrarle el paso. Solo en la misma calle, la que les pertenece por derecho máximo, porque día a día encuentran alguna esperanza y razón convincente para cuidar su proyecto y dejan la huella sudorosa de andar cotidiano.

Pero debe estar ya orquestada alguna manipulación. No invierto tiempo en indagarlo. Seguro de ahí se arreguindan, por los pelos como siempre se arreguindan, para montar la campaña difamatoria. Dirán que son agentes de la Seguridad del Estado vestidos de paisanos, bien pagados por el gobierno, o ciegos miedosos a las represalias que levantarán contra ellos en los centros de trabajo, el barrio, la escuela o donde se encuentren. Ni me he molestado en investigar si ya lo han hecho. Siempre es lo mismo.

Tal dicen y plasman en comentarios ofensivos que escriben en los blogs de quienes defienden el proyecto socialista, sean cubanos o no,  y donde acuñan como cierto que quien critique al gobierno va preso. O cuando afirman que todos los periodistas somos soldados a sueldo  y no tenemos criterios propios. Mentiras tan baratas como la ideología de buenas cubanas que venden estas damitas de cola loca, porque en verdad hay que tener alguna pieza bien desajustada y padecer de profunda amnesia para intentar siquiera simular una pena que ni sus zapatos denuncian. No digo ya por sus esposos presos, sino por toda la cadena de vejaciones sociales y humanas que declaran sufren en Cuba.

Es la manera más fácil de ganar dinero, mantener las ínfulas burguesas y hacer el juego a los que mantienen su odio visceral con la tierra que los vio nacer y que, por digna y humanitaria, cortó las alas de la ambición personal y ha luchado, con el más altruista y viril de los empeños, por que todos, sin excepción, tengan las mismas oportunidades y puedan garantizar, al menos un futuro decoroso, para sus hijos. Esto es lo que no aceptan los involucrados en la llamada primavera negra del 2003. Estos son los hipos de conciencia que los no siempre bien clasificados presos de conciencia  perdonan, mucho más si se saben protegidos por una mafia ridícula que pretende hacer ver al mundo que tienen las cualidades virtuosas de los legítimos patriotas.

Desde la América originaria sabemos quiénes son y cómo luchan los verdaderos  héroes de los pueblos y de la historia. En los años 50- 60 podía funcionar el engaño de sus aparentes deseos de libertad, democracia, independencia  y defensa de los derechos del hombre. Ha llovido mucho desde entonces. Quienes les siguen todavía el juego sucio del anticubanismo no quieren a Cuba, ni siquiera creo que algunos tengan todavía familiar cercano en ella.

Sencillamente, pusieron pie en Estados Unidos para buscar la mirada protectora de los enemigos de la Isla Faro, de la dueña ferviente del primer país libre de América Latina. La hermosa tierra que Cristóbal Colón bautizó con el primer piropo justo que quizás se dijo en el Nuevo Mundo. La que a solo dos años de establecer su gobierno revolucionario y socialista acabó el analfabetismo y convirtió los cuarteles en escuela.

Quién sabe cuantas analfabetas que aprendieron a escribir después de 1959 están de algún modo entre las Damas de Blanco. Quién sabe si hasta en los muertos que puso Cuba cuando la invasión a Playa Girón hay parientes de ellas. Quién sabe la auténtica raíz social de estas lamentables cubanas que trastocan las esencias del decoro de las madres y esposas cubanas.  Deberían contarla a los hambrientos periodistas de la gran prensa americana y española, a los Reporteros sin Frontera que se jactan de tener libertad de expresión, a los sensacionalistas blogueros que dicen amar al hombre y los echan a pelear con el don de la palabra escrita.

Por eso sentí un cosquilleo de júbilo cuando las vi con su marchita por las calles de La Habana, taconeando a su antojo, pero sin una pizca de dolor. Soberbias como la maldad. Y si se ofenden, porque no es necesario ofenderlas, ellas se encargan de hacerlo, contraten a sicólogos y sicoanalistas. Si son éticos les dirán el verdadero sentimiento que gritaban sus rostros. Mire, usted, creo que más bien les pegara vestirse de negro. La pureza del blanco no les viene. Huele a caca.    

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

25/03/2010 07:39. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

¡¿Presos de conciencia o de los billetes USA?!

20100320150816-desfile12009.jpg

·         Increíblemente sorprendente tanta “inteligencia política” para una disidencia que, según cuentan las noticias de siempre, nunca en Cuba encontraron ni encuentran derechos humanos, son perseguidos por el régimen castrista y han vivido en constante asedio y mutilación humana. Entonces, ¿dónde se hicieron periodistas, doctores, economistas…, aprendieron un oficio y viven, como las Damas de Blanco, en buenas casas y con un nivel de vida que respira lujo por doquier?

·         El caso de la muerte reciente del bautizado a conveniencia preso de conciencia, Orlando Zapata, y todo el aparato propagandístico que se mueve desde Estados Unidos y Europa apoyando a Guillermo Fariñas – disidente, sicólogo y periodista – corrobora que aunque sea más de lo mismo, cada día la manipulación de la realidad cubana, el ataque a  las conquistas del proyecto social que defiende y el bulo que hacen hasta cuando un canta un gallo, es menos convincente y deviene burbujas de jabón.

Por Graciela Guerrero Garay

Sorprende la “inteligencia política” de la disidencia en Cuba. ¿Cómo han podido aprender a leer, escribir, tener títulos académicos, criar a sus hijos y hasta encontrar y desempeñar un empleo decoroso antes de la primavera negra del 2003? ¿Cómo pudieron si en Cuba no hay derechos humanos y se mutila la libre elección de profesión y oficio? Con tantas torturas que hay en las cárceles de la Isla, ¡¡ ¿lograron sobrevivir?!!!

Lo que no me explico tampoco cómo es que personas que tienen sustancia gris en el cerebro, (al menos debieran tener por los cargos que ocupan), y alguna sapiencia para llegar al nivel que están, les apoyan, se exponen al ridículo internacional, desacreditan los bienes públicos que representan y gastan los fondos estatales que sirvieran, como mínimo, para quitarle la pobreza a su propia gente o gratificar alguno que otro mendigo o niño de la calle, que en sus naciones hay para contar historia.

Bueno, yo sí me lo explico.  Ay, ¡¡¡¡¡cómo le duele Cuba y cómo le sacan lasca a las fisuras ideológicas, a las carencias del Período Especial, a los cubanos que prefieren vanidades y consumos, o dejar el pellejo del hombro y el alma en patio ajeno!!!! Malos patriotas que allá, allende al mar, son tal cual y se aprovechan de las suciedades políticas como manipulan aquí el consenso de la mayoría, los desagravios o las inconformidades de algunos sectores vulnerables de la población o las insuficiencias de determinados mecanismos gubernamentales.

Y por demás, escogen el más bajo camino para alcanzar sus ambiciones personales y, conscientes de que si se declaran enemigos competentes, confiables y gerenciales, todo les será más fácil, pues los esperarán con las puertas abiertas y serán famosos  en un abrir y cerrar de ojos.  Todo lo contrario a lo que tienen que pasar los millones de inmigrantes de todos los países del mundo que llegan a tierra americana.  Y de quienes, en su santa voluntad y derecho, buscan la unificación familiar u otros intereses muy lejanos de la perversa actitud de traicionar su raíz y montarse en la maquinaria subversiva que durante medio siglo marca las relaciones Estados Unidos – Cuba.

Esta nueva escalada que pinta como un héroe a un delincuente común, según los delitos por los que fue juzgado, desnuda otra vez los verdaderos sentimientos de esta disidencia que se ahoga en sus propias aguas. Si bien es cierto que todavía  hay muchos que se suman a las campañas mediáticas y hacen eco de la desinformación de los grandes medios a favor de los intereses divisionistas e imperiales, esencialmente cubanos resentidos que solo ven las partes negras y mal agradecen toda una historia de vida en la Isla, ya no todos se tragan la envenenada píldora a la usanza del lobo en el cuento de Caperucita.

Ni en paz dejan descansar a Orlando Zapata. Lo usaron y usan después de muerto. ¿Qué humanismo tendrán con el resto del pueblo que defiende su Revolución y su soberanía? ¿De qué bienestar hablan con el cambio? Pocos son ciegos y bobos aquí y en resto del planeta. Se les brindó asistencia médica en los hospitales cubanos, se le trató como un enfermo de urgencia y se luchó por su vida hasta el último momento. ¿Algún traidor a su Patria le tratan así? ¿Dónde?

Guillermo Fariñas está en las sala de cuidados intensivos del hospital de Santa Clara, bien atendido. Regresará pronto a su casa, según sus propias declaraciones por teléfono a la agencia EFE. ¿Es trato a un enemigo confeso? Es para reírse con desenfrenada ironía.  La conciencia del billete. Pero quien no ama su suelo con la más pequeña nobleza, dudo mucho que se entregue a otro. Será que por tal de destruir a Cuba, el gobierno de Estados Unidos quiera llenarse de gusanos malignos que se coman poco a poco lo valores auténticos de su querido pueblo. Del monstruo, como dijo José Martí, nada me extraña.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

20/03/2010 15:16. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

El absurdo del disparate: ¿¿¡¡Cuba terrorista!!?

20100111151843-propag4.jpg

 

  • La indignación del pueblo cubano no es un hecho  meramente político, aunque los tanques pensantes del gobierno de Estados Unidos y, sobre todo la debilitada y descreída ya mafia anticubana de Miami, traten de venderlo así. El repudio unánime de esta Isla a su inclusión en la lista de países terroristas es un acto moral, cívico y legítimo.

 

  • Si no fuera un asunto muy serio y demostrativo del agresivo tratamiento que da al tema Cuba  el aparato que controla la Casa Blanca, hasta el gato se moría de risa al leer el documento que acusa, injusta, deshonesta y absurdamente, a este país caribeño de estar entre las naciones peligrosas para la seguridad del imperio más grande del mundo y el más terrorista por cierto.

 

  •  Desde que se difundió tal disparate, entre vecinos, en los centros comerciales y públicos, en las escuelas y gremios laborales, en mítines relámpagos y actos rápidos convocados por los sindicatos, gente común, estudiantes, trabajadores y pueblo en general condenaron tal vileza, que Cuba tiene argumentos sobrados para desmentir y demostrar que nada respetuoso y justo avala la actitud de los Estados Unidos. Al contrario, ridiculiza una vez más su proceder internacional y su rabiosa política contra esta nación.

 

 

Por  Graciela Guerrero Garay

 

El frío que baña toda la Isla de Cuba no es  mayor que el calor que brota de los corazones cubanos, sobre todo cuando de defender su suelo patrio se trata.  Por estos días de fin de semana, esa pasión revolucionaria que mantiene en pie una libertad absoluta hace medio siglo está enardecida. El gobierno de Estados Unidos la incluyó en la lista de países terroristas y, por demás, la clasifica como patrocinadora, lo que implica que todos los cubanos que transiten en las líneas áreas de ese país sean sometidos a un chequeo adicional en los aeropuertos.

 

En particular, me resulta irracionalmente curioso: ¿por qué ese cacheo no se lo aplican a los que llegan a buscar refugio en territorio americano, luego de matar a ultranza víctimas inocentes, no solo cubanas, sino de numerosas naciones? ¿Por qué no incluyen en la “ilustre medida de seguridad” a los que llegan de manera ilegal y se adhieren a la llamada ley de los pies descalzos, y luego reciben con bombo y platillo, sobre todo si declaran lo que quieren contra los hermanos Castro y el proyecto socialista?

 

Y ahora mismo, escribiendo, pienso que cuán lejos puede estar del terrorismo alimentar el odio y la mentira, pagar para desacreditar la voluntad soberana de una mayoría que construye su propios pasos, aún con un imperialismo nazi en la punta de su nariz y 50 años de amenazas tan absurdamente disparatadas como estas, pero tan ciertas como que la meca del horror apunta el índice y desconoce el carcinoma de su mano.

 

No puede admitirse. Va más allá de una cuestión de principios. Tampoco creo que sea un acto meramente político y una obligada réplica ante los pasillos de la arena internacional, la efervescencia revolucionaria que apoya la Declaración del MINREX  y convirtió a los centros de trabajo y estudiantiles, este fin de semana, en una espiral de rebeldía ante la hostil resolución de los Estados Unidos. Los cubanos odiamos el terrorismo. Por su culpa y la cobija de los gobiernos de Estados Unidos hemos perdido a muchos hermanos.

Por culpa de ese frenesí asesino que el país del poder engendra y alimenta hay muchas viejecitas nuestras llorando ya sin lágrimas, de tanto dolor y soledad. Nosotros, los cubanos, salvamos vidas. Exigimos, con todas las normas y códigos del Derecho, que se haga justicia ante los crímenes de lesa humanidad  y somos humanitarios por excelencia. Está probado.

 

Si algún engendro como Posada Carriles, de origen cubano, es el monstruoso terrorista que es, revise su historial y sus patrocinadores: CIA, mafia anticubana, entrenamiento financiado por los Estados Unidos en Nicaragua, etc. etc. Y así sucede con el resto de los cubanoides que desgraciadamente impusieron sus nombres en las listas de terroristas. Todos, SIN EXCEPCION, tienen vínculo directo MADE IN USA.

 

Pero este pueblo que condena hoy, que repulsa, que defiende sus derechos, que exige respeto y justicia para sus CINCO compatriotas presos por ESTADOS UNIDOS – léase bien- , los cubanos todos que somos víctimas del terror imperialista, que cultivamos el internacionalismo, la solidaridad y que nos anexamos por voluntad propia a los que creemos que es digno y merecedor de las mayorías humildes como nosotros, no podemos estar de acuerdo con el dislate de los dueños de la Casa Blanca.

 

No podemos estar de acuerdo porque somos víctimas. Jamás, nunca, Terroristas.

Etiquetas: , , , , , ,

11/01/2010 15:18. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

Día Internacional de los Derechos Humanos

20091210104956-carnaval-infantil-2.jpg

Monólogo abierto para Cuba

Por Graciela Guerrero Garay

 

Las Tunas, Cuba (10 de Diciembre) – El reloj marca la 1 y 44 del amanecer del décimo día de Diciembre. Quizás sean los mismos trasnochados de siempre. No es un día de fiesta, pero los ruidos, los exabruptos, los chillidos y las palabras que se le antojen poner, a pulmón abierto, a las puertas de la madrugada son las mismas. Nunca he podido convencerme de que en Cuba se violan los Derechos Humanos. Se arreguindan por los pelos de ciertas normas ético – sociales que trasgreden con extraordinaria libertad la mayoría de los cubanos.

 

Es un pueblo alegre, picarescamente cuentero y juguetón. Disfruta intensamente de ese calor popular que trae en las venas. Tal vez por eso cada quien hace lo que le venga en gana, en horas y deshoras. En las calles no hay policías ni carros cisternas. Todo el mundo es socio, nagüe o compadre. Noche y día. Ese susto a que la guardia rural de palos o los casquitos “me confundan” con un desafecto se borró hace 50 años. Los que tiene la Revolución.

 

Me impacta la manera especial que se respetan los derechos humanos en toda esta Isla. Lo mismo encuentro a un negro – y no de cara linda ni pelo laceado-  recibiendo un título universitario de Doctor o Ingeniero, que vestido de Gastronómico en un Hotel Cinco Estrellas, u ocupando un alto cargo de dirección. Ese mundo de las Sociedades para Blancos y Negros igual se fue a bolina. Estudia, trabaja, va al médico gratis, tiene techo, carro y pensión un cubano congo que carabalí.

 

¿De qué pelos se arreguindan para condenar a Cuba de violar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que hoy cumple 61 años de aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas? El cacareo es Made in USA. Se quedan solos poco a poquito. También se les acabó el cuento. Hasta en las cárceles reciben clases los reos. En el “Norte” no. Allá tienen prisioneros a CINCO cubanos por combatir el terrorismo, entre millones de millones porque es el país que más presidiarios suma. Y las torturas… vi un video de la Base Naval que usurpan en Guantánamo y tuve que taparme los ojos más de una vez. Horror, horror MADE in USA.

 

El derecho al pan se lo dieron hasta al vago. ¡Privilegiados los ancianitos! Hasta con familia numerosa van a un Hogar y los tratan como reyes, igual a los discapacitados, los de malformaciones congénitas, retrasados mentales, psiquiátricos. Hospitales para todos, comida, ropa y atención médica diaria y gratuita. Yo me quedo, como canta Pablo Milanés, con todas estas cosas. Si hasta un mulato cubano se llegó a la luna, campesino por demás y pobre. Ese bullangueo de la gente no es nada absurdo, caray.

 

En estos tiempos de guerra, hambre en seco y pandemias de ahora para ahorita, Cuba es toda una Declaración universal, humana y justa. Se nace y se vive en paz.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

10/12/2009 10:49. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

La diatriba del espanto

20091101183959-bloqueo56.jpg

 

  • Dos votos más en la Asamblea General de Naciones Unidas a favor de Cuba y en contra del genocida Bloqueo Económico impuesto por Estados Unidos avalan la voluntad internacional de eliminar tal injusticia contra el pueblo cubano. Sin embargo, el gobierno de la Casa Blanca muerde otra vez al mundo entero y reafirma su decisión de mantenerlo.

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Una vez más el carácter imperialista del gobierno de Estados Unidos es evidente ante los ojos del mundo. Junto con Israel y Palau puso su grotesca mano para votar en contra de la Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba”, presentada por la Isla y en poder de los 192 países miembros, en el fórum de la ONU en su 27 sesión este pasado día 28.

 

Respaldo total a Cuba y a los cubanos, cifra records en número de países que condenan a los Estados Unidos y apoyan las verdades contundentes del informe. Incluso, esta vez se suman dos votos más a favor nuestro que en el pasado año, al totalizar 187 puntos que dan crédito a los argumentos expuestos en el documento debatido.

 

Pero la diatriba del espanto mantiene sus garras imperiales y pone en la mesa de debate su genocida injerencia. Micronesia y las Islas Marshall se abstuvieron. Sin embargo, ya ni los propios Estados Unidos pueden evitar ni esconder su aislamiento. La condena tiene la fuerza moral de nuestra resistencia, más que política, humana pues en ella está el sudor de todos, el sacrificio diario y sobre todas estas cosas que pudiera citar, ese infinito empeño de la Revolución por garantizarnos una paz verdadera, que yo resumo de una manera muy simple: la de escuchar el cantío del gallo sin miedo a despertar, abrir la puerta y mandar a nuestros hijos solitos a la escuela.

 

 

Una estocada del ánimo quizás, pero eso falta en tantas partes del mundo actual que no sorprende esta gran solidaridad. El bloqueo es un perro macabro y cada día las naciones sueñan más con parecerse a Cuba. Yo espero que se derogue más temprano que tarde. La justicia es coja, pero siempre llega.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

01/11/2009 18:40. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Bloqueo Económico a Cuba

20091029090206-bloqueo5.jpg

La flota de la desvergüenza

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Las voces que se levantan para que Estados Unidos elimine el bloqueo económico a Cuba saben que están demandando.  La reiterada acusación de los cubanos de las afectaciones que ello origina no es asunto de ganar una batalla política o llevarse el gato al agua, frente a la nación que a lo largo de 50 largos años se declaró su enemigo incondicional, con una guerra que incluye desde la invasión a su territorio hasta la sanción a terceras naciones y personas por apoyar de manera solidaria a la Isla.

 

Ahora recuerdo cuando un grupo de amigos italianos que está hermanado con Las Tunas, en uno de sus viajes de solidaridad, me testificaba que pasaron incuestionables trabajos para lograr el embalaje de los donativos que traerían consigo, porque en las fábricas donde podían adquirirlos las producciones eran cooperadas con ese país y les estaba prohibido vender mercancías destinadas a la nación caribeña.

 

En los propios Estados Unidos, ciudadanos norteamericanos, empresarios de prestigio y dueños absolutos de sus negocios, han sido multados por comercializar con Cuba. Hasta la prensa que jerarquiza atacar a los cubanos por la simple notificación de un “periodista independiente” de que la leche llegó tarde a un punto de venta en un municipio rural, no ha podido silenciar el hecho y poner al desnudo el alcance impúdico de los tentáculos del genocida bloqueo comercial y financiero.

 

Pero eso no lo critica ni denuncian como lo peor de la tierra las organizaciones ni las fundaciones contrarrevolucionarias radicadas en Miami, cuando son periódicos miamenses los que difunden las sanciones. De eso no parecen enterarse. Del más mínimo detalle de la Isla, sí. Y de eso hacen entuertos a diestra y siniestra hasta llegar a lo que quieren: mostrar al proyecto socialista como la peor de las dictaduras, incluidos sus máximos dirigentes.

 

Lo cierto es que las pérdidas por el embargo comercial son tan reales como la Estatua de la Libertad que solo puede simbolizar allí la libertad de corso y piratería que  el imperialismo yanqui convirtió en Ley para saquear a Latinoamérica, dividir al mundo en muy pobres y muy ricos, atacar a favor de sus ganancias cuantas naciones le han venido en ganas y hasta fabricar una lista negra de países terroristas, arrogándose el derecho de declararles la guerra y matar a sus pueblos sin escrúpulo alguno.

 

Al calor de estos  días y el precio actual del dólar, el estimado de perjuicios a la nación cubana se estima en una cifra superior a los  236 millones en este medio siglo de usurpación concreta de un derecho soberano, que sin equivalencias ni comparaciones llega a los 96 mil millones de dólares. ¿Cuánto bienestar para su pueblo podría haber adquirido el Estado Cubano con esta cantidad de dinero? No tengo idea, pero si estoy clarísima de que nada de ello se condena por los disidentes cuando hacen sus arengas de libertad, abogan por la libre  expresión y parecen aves de rapiña por ganarse un lugarcito importante en los fórum y sitios de internet donde se trata, siempre como la novedad del planeta, el tema Cuba y la angustia de los cubanos.

 

Hace apenas nada la crisis económica le mojó el zapato a los Estados Unidos. Su anterior presidente dio rúbrica abierta no solo a la muerte de millones en Irak e Irán, sino que enroló en su belicismo a miles de soldados americanos y enlutó a cientos de familias de su estirpe. Pero no lo acusaron ni lo acusan como lo hacen con Fidel Castro y el alto mando de la Isla. En las tantas actas, declaraciones y demandas que hacen los llamados partidos de oposición en Cuba, los presos políticos, la disidencia y los tales periodistas independientes tampoco hay nada que acuse al Bushito asesino.

 

¿Hay que tragarse, entonces, que esta gente sabe lo que demanda? ¿Son con estos valores que dejan entrever y acuñan a los cuatro vientos como mejorará la sociedad cubana y obtendremos esa libertad libertinaje que, para ellos, no existe hoy entre los cubanos? O son verdaderamente bobos o creen bobos a todos los demás, porque hasta la mezquindad tiene un límite.

 

Otro diciembre caerá pronto sobre el Día Internacional de los Derechos Humanos y el mundo lo esperará sin cambio alguno. Perdón, qué digo… hay muchos cambios, solo que tan negros y peligrosos  como el agujero de la capa de Ozono. Mírese las muertes en Honduras. Busque la cifra de desempleados en Estados Unidos. Siga la lista de secuelas de la guerra de Irak. Mire lo que sucede en Colombia. Asómese a las estadísticas de la FAO y vea en cuanto aumentó el número de hambrientos y los fallecidos por su causa. Cuente los niños. Siga buscando.

 

Con una elemental operación matemática encontrará al denominador común. La manipulación y la mentira pueden estar ahora mismo convirtiéndose tinta y titulares en las más importantes rotativas. Un pregón puede seguir vendiendo el modo de vida americano. Y quizás parpadeé de vergüenza la Declaración Universal que estipula todo un proyecto de gloria terrenal para los seres humanos.

 

Todo puede ser posible ahora y en diciembre. Lo que jamás sucederá es que Cuba haya dejado sin amparo a un ciudadano aún con todos esos millones que pudo revertir a favor de un socialismo más espléndido y saludable. Porque hasta esos disidentes tan quejosos y prometedores, dueños al parecer de la varita mágica que les resolverá el problema a todos los cubanos, hoy enemigos confesos en la Isla y fuera de ella, tienen derecho a todos los derechos. Hasta el de escribir cualquier página amarilla como el estiércol mismo.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

29/10/2009 09:02. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Premio Nobel de la PAZ

20091020085931-obama.jpg

 ¿Cambiar de táctica o estrategia?

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: Tomada de la Red

Más que sorpresa, muchos se indignan. Por mi parte, al oír la noticia, solté un sarcasmo, pero al instante me puse a pensar. Ahora acabo de releer las Reflexiones del Comandante Fidel Castro y, le aplaudo una vez más. Evo Morales, el Presidente de Bolivia, también merece un Nobel de la Paz.

 

Si aquello de “vamos a entrarle por atrás, para que lo de alante se mueva” todavía funciona, yo confío en que el parlamento sueco haya notado también que Evo y muchos más revolucionarios en este mundo merecen el Premio.

 

Mucho se ha dicho ya con cuestionamientos muy argumentados, responsables y veraces sobre el Nobel de la Paz a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos. Quienes abogamos por un mundo mejor, por el fin del imperio brutal que tanta pobreza y muerte trajo y trae a esta humanidad, no puede compartirlo ni verlo como un acto soberano y un galardón respetable. Sencillamente, porque todos los caminos llevan a la Casa Blanca cuando se cuentan las gotas de sangre del Tercer Mundo. Y el otro mundo.

 

Sin embargo, si en realidad Obama es lo que ha dejado entrever en su campaña y con algunas acciones concretas ya en el poder, aunque no “enderecen” las malignas y jorobadas líneas que han marcado sus antecesores y que la realidad se trague el empeño, debe ahora sentirse acorralado en su propia trampa, si la es y si la tejió para embrujarnos a todos, acusados y acusadores.

 

Me quedo con la frase citada por Fidel y dicha por el cineasta Michael Moore: “Felicitaciones, presidente Obama por el Premio Nobel de la Paz, ahora por favor, gáneselo”. Y si es tan inteligente como ha demostrado, si en verdad y muy conscientemente quiere dignificar su raza y limpiar su nación - como hombre honesto y comprometido con el cargo que el pueblo le otorgó -, de algunas de las manchas más horribles que condenan la historia de los Estados Unidos de América, intentará ganárselo. No le queda otro remedio.

 

¡¿Cómo?! La respuesta de los mil pesos, no la pregunta. Pero si no lo intenta al menos, como mismo hoy pasa a la lista de los que presumiblemente han sido seres de bien en esta tierra, la historia lo recogerá dentro de algo como el más hipócrita, oportunista y desleal mandatario de los Estados Unidos. Negaría todo cuanto dice ser. Borraría ese orgullo que siente su familia y que él ha puesto como paladín en la búsqueda de una nueva justicia americana.

 

De buitres está rodeado. Su poder es relativo, pues el sistema se encargó de amordazar una verdadera era de cambios en su país, como si contara, desde los tiempos de las 13 colonias, con que un día naciera y mandara un Obama, alguien  amante de la paz y dispuesto a terminar la guerra, con cierta vergüenza que se avergonzara de los crímenes y el desalojo impuesto por el imperialismo en el mundo.

 

 

Luego de mi sarcasmo ante la evidencia pensé. No vamos a hacer leña del árbol caído. Con dos dedos de frente, todos sabemos que es muy difícil para Obama cambiar la historia, las leyes y todo lo que hoy señala a la política de su nación como la más belicista y terrorista del planeta.

 

Su mandato es corto aún. No podemos decir que sus primeras señales sean malas, al menos en su “tin marín, de dos pingüé…”  aflora una estrategia positiva, como concepto. Sus promesas están ahí...millones la siguen, miden la táctica y sopesan las consecuencias.

 

Los suecos han metido en camisas de once varas a Barack Obama. Le quisieron dar luz en un túnel sin bombillas ni conexiones eléctricas. A él le toca ponérselo todo sino quiere que un día cercano esa imagen de hombre alegre, optimista, confiado, inteligente, bonachón y americano – no golfi, no clon, no high life, no CIA, no SPAM – pase a los records Güines como la caricatura negra más satánica del mundo y del año 2009 después de Cristo.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

20/10/2009 08:51. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Las debilidades de la telaraña anticubana

20090522074511-mella.jpg

v  Parece ya un decreto internacional – hasta inviolable y respetado – que todo lo que suceda en Cuba tiene que pasar por algún tanque pensante, sobre todo los que venden su baba barata y pagan caro las reglas de sus “progenitores”

v  Es tan enfermiza la campaña cincuentenaria contra los cubanos que, desgraciadamente, tanto dentro como fuera, hasta estos olvidan que sobrevivieron en su suelo gracias a la Revolución – y hoy sobreviven muchos de sus familiares – y se suman a opinar en negro, sin detenerse en matices y en sus propias historias de vida

v  Si se dice, está mal y si se calla, también. El resto del mundo es una maravilla, la Isla es la que está patas arriba. Este mensaje es el más insustancial de cuantos leo a diario por doquier. Cuba es el único lugar de la tierra donde la gente come sin trabajar, hecho que no es bueno para nada pero que sí testifica la magnificencia de la Revolución y los niveles de justicia social que la caracterizan.

Por Graciela Guerrero Garay

Pudiera empezar por mi misma, que llevo ya varios meses con una urticaria crónica originada por un hongo y me ha afectado incluso la visión, para demostrar cuánto puede hacer un hombre y recibir en una sociedad donde impere la justicia social para todos. Pero no, enseguida los detractores acosarían diciendo que soy “un soldadito de Fidel, una pagada a sueldo de la prensa oficialista y que si no hablo bien, me botan”.

Es lo común que suceda. Todo tiene un origen. Y estas líneas brotan justamente de una relatoría que decidió contar un argentino sobre su vida entre los cubanos de “a pie” y,  como es usual,  la web se llenó de opiniones groseras, parcializadas, subjetivamente atacantes y anticastristas a ultranza desmintiendo a su autor o tildándolo de vendido a los “Castros”. Muchos cubanos eran sus redactores, radicados en la Isla y en el extranjero.

La ausencia de niños desnutridos, el constante accionar para contrarrestar enfermedades como el dengue hemorrágico, las medidas adoptadas ante la amenaza e inminencia del paso de los huracanes para salvar vidas humanas, entre los esfuerzos y la inestabilidad emocional que genera el sustento diario y la incapacidad del salario en solventar las necesidades, con la presencia de una dualidad monetaria, fueron aspectos que destacó el comentarista.

Todo ello en medio de un cruel bloqueo económico impuesto por el criminal imperio – cito textual -, del cual dijo aprendió a comprenderlo mejor y valorarlo en su dimensión antihumana. Por estas verdades, el colega argentino  fue atacado con todos los colores que los enemigos habituales suelen esgrimir para desacreditar el proceso cubano.

Lo curioso es que ninguno pudo argumentar una sola idea con un dato real sobre la ciudad de Bayamo o la provincia Granma, donde radicó el relator. Nadie dijo que la Sierra Maestra estaba llena de analfabetos, oscuridad y ranchos de yagua antes de 1959, contra toda una infraestructura intramontañosa que hoy reluce hospitales, carreteras, escuelas, casas de mamposterías, luz eléctrica, transporte serrano, cafeterías, centros turísticos, comercios, salas de video y televisión, un canal televisivo, agua potable, llega el periódico y hay consultorios médicos, policlínicos, farmacias y consultorios.

Y su gente vive mejor y hay profesionales, empleados, productores privados y estatales, en medio de cientos de limitaciones, con muchísimos asuntos pendientes por resolver, sin ostentaciones ni lujos, pero segura de que no habrá desalojo de ahora para ahora, que no morirán por falta de medicinas ni dinero en los bolsillos y que, aún con un pedazo de plátano con arroz congrí y mantequita de cerdo, duermen a piernas sueltas y se levantan al día siguiente a realizar sus labores cotidianas.

Esta es la debilidad de la telaraña anticubana. No convence por ser una precoz eyaculación de odio manipulado y parcial, contaminado más por las frustraciones personales que por la objetividad de los criterios y el enfoque crítico y saludable a un proyecto, que con todos los defectos del mundo que se le puedan señalar jamás perderá su meridiana claridad de ideas: justicia social y amparo vital para las principales coordenadas del crecimiento espiritual de sus ciudadanos.

Aquí hay racionados muchos alimentos y ni sobran y ni alcanzan, pero se venden a precios irracionales para como los venden quienes limitan a Cuba de negociar libremente con quienes quieran venderles con las facilidades de pago que estimen. Y son irracionales  no por caros, sino porque cuestan centavos y con esos salarios mínimos, mal pagados en algunos casos como también sucede, toda la población puede comprarlos.

Antes de la caída del sistema socialista en Europa, el pago laboral alcanzaba para todo y hasta quedaban kilos para vacacionar. Pero eso parece se lo llevó la amnesia  de los de “adentro y de afuera”. Nadie se acuesta sin comer, como testificó el argentino, venga la comida de la bodega, mediante la libreta de racionamiento, los agromercados o las cadenas de tiendas en divisas. Es más, yo conozco núcleos que venden su cuota normada, porque en el centro de trabajo almuerzan y comen todos los días y, simplemente, deciden no cocinar. Solo lo hacen los fines de semana.

Llénenme mi casilla de comentarios también, pero por favor, díganme nombre y apellidos, ciudades y naciones donde esto hoy, en el 2009 del siglo XXI, sucede. Porque ahora el “cantaito” es que de “mamá URSS pasamos a papá Chávez”, pero Venezuela, con toda esa magia de amor que está pariendo y con un Presidente que ha demostrado llevar el corazón en el pecho y su pueblo a medio centro, todavía no ha podido, sin bloqueo y con toda su riqueza, lograr que la justicia esté pareja en sus cerros, barrio adentro, y tiene miles de miles de internacionalistas cubanos luchando por ello.

Salvando distancias históricas y dimensiones geofísicas, Cuba en 1961 erradicó el analfabetismo, solo a dos años y tres meses de triunfar la Revolución y estar sola frente al mundo, atacada por fuerzas mercenarias armadas de Estados Unidos y sin otro antecedente que no fuera miseria, incultura e insalubridad a lo largo y ancho de su geografía, la herencia patética que recibió en sus manos ese grupo de hombres que apostó todo por la libertad y un sistema donde el hombre no fuera lobo del hombre.

Estas verdades siempre retumbarán como piedras. Pudiéramos estar mejores en todos los sentidos, se han cometido errores y quizás se cometan más. Ninguna obra humana es perfecta. Uno de los mayores atracos que puedan darse como ciertos en cualquier prensa de esta centuria, es negar que en Cuba el socialismo ha sido la sobrevivencia y la realización plena de millones de personas pobres de nacimiento, ignorantes y sin otra salida que morir como llegaron al mundo.

Las manchas del proceso revolucionario cubano jamás serán más grandes que sus luces. Esto fue lo que sintió y contó el colega argentino. No os asombréis del ataque. En épocas de buitres es lógicamente dialéctico que se intente a cualquier precio matar las palomas blancas. 

22/05/2009 07:45. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Derechos Humanos

20090131161557-cuba-informe.jpg

¿Posesión de cosas o atributo al hombre?

Por Graciela Guerrero Garay

Con dos dedos de frente, no podemos dudar que el hombre es un lobo. A tal manera llega la gula de “cosas” que, en una simple esquina, - sobre todo la de los buroes de los que ostentan el poder sobre los empleados, las corporaciones, los servicios y cuanto en este mundo de derechas jorobadas significa estar arriba de los que están abajo-, si no tienes el estatúo quo de los ricachones de turno, te están violando los derechos.

Esa es la técnica del consumismo, si no tienes, no vales. Y lo peor es que logran que casi la humanidad entera se lo crea. Entonces, si la historia se gesta en un país de izquierda, ahí es donde se ensaña la rabiosa joroba de la derecha. Hay violación de los derechos humanos. Con Cuba la guerra es peor, por ridícula y continua.

Y no es que una, como cubana, intente por algún compromiso de principios y convencimiento propio, estar de franco tirador sobre todo aquello que no se parezca a lo que uno cree. Es sencillamente, porque no es verdad. Y porque en materia de “derechos” aparecen tantos ideólogos de paso que, a la postre, lo único que han hecho es confundirles a casi todo el mundo el real valor de sus legítimos derechos.

La propaganda enemiga se encarga a diario de “tirar” una pizca de su maldad –disfrazada de caperucita siempre – en algún diario de importancia o entre lectores, radioescuchas o televidentes que lo que saben de Cuba es, justamente, toda la basura que a ellos les interesa que capten. Sin coma, ni puntos, ni apartes ni seguidos. Veneno total. Y te lo tienes que tomar porque lo decimos “nosotros”, la prensa libre, objetiva, veraz e imparcial. La otra, la alternativa, la oficial, la de izquierda, la cubana, no tiene libertad y dice lo que le mandan a poner.

Es tristemente célebre la situación. Pero, claro, tiene sus raíces. Cada día, cuando un hombre se levanta y echa a andar, es uno menos que tienen esos señores para servirse a la mesa. Y de algo tienen que vivir. Los derechos humanos son un bocadillo demasiado tentador y complejo. Por ahí hay que seguir cavando, es el pollo del arroz con pollo. Que maten inocentes, pueblos enteros, en el Medio Oriente, que en Haití se mueran de hambre y coman unas tortillas de tierra mineral, que las grandes empresas, multinacionales y corporaciones en Estados Unidos y Europa, en un solo día, anuncien el despido de 75 mil trabajadores, y miles de barbaries más que suceden por minuto, nada de esto, NADA, es violación de los derechos humanos.

En un país pequeño, donde se logra una infancia con instrucción y sanidad gratis, donde se paga por estudiar, donde las universidades son libres y uno cursa cuantas carreras pueda asumir, donde la gente camina lo mismo a las doce meridiano que a las tres de la madrugada por las calles como si fuera la sala de su casa, que no deja sin trabajo a nadie en ningún tiempo,  y que hasta los perros deambulan y ladran a su antojo en las principales avenidas y barriadas de cualquier lugar, no hay derechos humanos. La fiebre y la convulsión son porque se llama Cuba. Si se llamara Canka, tal vez hasta lo aplaudían, sobre todo en esa Comisión de Derechos Humanos donde se hacen gárgaras con las decisiones de la ONU y el porcentaje de países y naciones que votan por la Mayor de las Antillas.

Increíble que se desconozca de manera racional e imparcial lo que valemos los cubanos para nuestro gobierno. Solo el acoso por el acoso, el ataque a ultranza o el ensañamiento perverso pueden ignorar tales hechos. Y hay más argumentos, muchísimos. El único lugar del mundo – hasta ahora – donde el campesino analfabeto, semianalfabeto, sin nombre ni apellido de abolengo, accedió a la socialización, a cargos de dirección, a empleos competentes, a la universidad, como un proceso lógico del triunfo revolucionario, es Cuba.

Digo más. Los presos – esos que la prensa americana cita siempre como “rehenes” de la violación de los derechos humanos – reciben clases en las cárceles, tienen pabellones para hacer el amor, trabajan en  determinados lugares con apenas dos custodios de seguridad, tienen salas de atención médica en los hospitales, van de pase a sus casas según el comportamiento y hay muchos, incluso, que ni quieren salir porque allí tienen comida asegurada, reciben salarios y se sienten más bien que entre sus propios familiares.

Lo que sucede en verdad es que estos presidiarios no cuentan para los enemigos de la Isla. Los únicos que les importa son los llamados de “conciencia”. Esos que pretenden ellos se les tolere y premie por defender sus conductas contrarrevolucionarias. Es obvio. Le quitaron los pichones a la paloma. Por esos sí hacen cartas, piden entrevistas a altos niveles, forman el pataleo y acusan al país de violador de la libertad de expresión y de derechos humanos.

Es un cacareo demasiado manipulado para que huela a serio.   Lo mismo sucede con los de raza negra. Para mí es lo más ridículo y absurdo que puedo escuchar. Los negros en Cuba están en todas partes. Desde un alto ejecutivo hasta un uniformado custodio de una competente gerencia. En las escuelas, de igual a igual, ves los niños blancos sentados en la misma mesa escolar que los pardos, mulatos, indios y negros. En las calles van codo a codo con los demás. Y jamás la raza les ha quitado ni las oportunidades ni las facilidades de que disfrutamos los cubanos por igual.

Pongamos cada cosa en su lugar. Las pretensiones humanas de algunos no pueden ser los raseros para juzgar las naciones. Cuba no está exenta de problemas, objetivos y subjetivos. Puede, incluso, que haya más proyectos inacabados que perfectos. Pero, con todo, nada opaca ni minimizará jamás el valor real de los derechos humanos que tenemos. Aquí, “Don Nadie” es rey, porque sus hijos van a la escuela solos, sin miedos, pueden ser doctores hasta diplomáticos si tienen capacidad y aprovechan sus derechos. Nadie se muere porque traiga los bolsillos vacíos. Todos recibimos una cuota mínima de alimentos prácticamente gratis, al menos el arroz, los granos, la grasa y las proteínas no faltan.

Tiene trabajo todo el que quiere y se instruye en una profesión. No hay bombas ni terror en las calles. Al contrario, a veces resulta irreverente el derecho de hacer que se toman ciertas personas en las calles. Cada fin de semana hay fiestas populares y la policía interviene cuando sucede alguna riña, para preservar el orden y nada más.  Cualquiera canta, como los gallos, a cualquier hora y hasta te invita a tomar de la botella que trae en las manos.

Es como dice una vecina mía. ¡Mira que decir que en Cuba no hay derechos humanos, yo creo que hay demasiados derechos! Por eso es saludable, mucho para mí, que se anuncie que Cuba realizará su presentación ante el Grupo de Trabajo del Mecanismo de Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos,  el próximo 5 de febrero del 2009.

Ya es hora de que no seamos justamente los cubanos los que presentemos las cartas sobre la mesa a los descreídos. O mejor, a los que creen que la verdadera dicha del hombre está en pisotear la dignidad de los demás y no en repartir lo poco entre muchos y de igual a igual, como lo ha hecho Cuba desde medio siglo, con mucho amor, sacrificio y decoro. Y si fuera poco, hasta con magia, porque tampoco podemos ignorar que la revolución ganó con un pueblo analfabeto, campesino, sin urbanización ni cultura.

Solamente en un lugar donde todos participen con igualdad de derechos alcanzan 50 años para borrar tanta miseria concentrada. Y si no somos mejores, si no tenemos más, es bueno que les cuestionen a esos mismos señores del imperio que nos quieren arrebatar nuestros derechos.        

Más información en: http://www.cubaminrex.cu/Derechos%20Humanos/Articulos/ConsejoDerechosHumanos/Informe/inicio.html

31/01/2009 16:15. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Salud Pública en Cuba

20090116162232-clossot.jpg

Conquista irreversible de la Revolución

  • Los índices de mortalidad infantil corroboran cuánto se consolida, año tras año, el sistema sanitario cubano y la prioridad del Gobierno por la atención materno infantil. Está en 4,7 y su indicador es solo comparable con naciones del primer mundo. Nueve de las 14 provincias están por debajo de 5 por mil niños nacidos vivos.
  • Para quienes califican los años de Período Especial como una etapa de crisis, las estadísticas denuncian la grotesca propaganda que se cierne en torno al tema Cuba, sobre todo en la prensa mediática y la llamada Falsimedia
  • En el año neurálgico de esta etapa, 1993, en que el país se vio solo como proyecto socialista en el mundo, ante el derrumbe de la Unión Soviética y un férreo recrudecimiento del bloqueo económico, se logró la tasa más baja de la historia: 9,4. En 1960 era de 37,3, y en 1990, de 10,7, igual que en el 91.
  • Durante 1992, con toda la nación prácticamente en tiempo de guerra bajo condiciones de paz, por el impacto sufrido en la economía y la sociedad, la tasa de mortalidad bajo a 10,2, hasta descender a los números actuales, que la reafirman como potencia médica mundial
  • Las Tunas, una de las provincias históricamente marcadas por la secuela del neocolonialismo y donde la Revolución se estrenó con un subdesarrollo total, es hoy testimonio vivencial del éxito de la salud cubana, las bondades del sistema socialista y lo que realmente significa el concepto Salud para todos, gratuita y prioritaria para madres y niños, desde el mismo momento de la concepción.

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (12 de enero) – Puedo contar mi propia experiencia. O la de mi nuera, una adolescente hemopática, que embarazó a los 13 años y cuya gestación era de máximo riesgo por su juventud y trastorno plaquetario, que pudo terminar sus estudios de secundaria básica hasta un mes antes de parir, justamente por el cuidado, seguimiento y calidad de los servicios ginecológicos recibidos, sin pagar un centavo y tenía consultas y análisis de sangre dos veces por semana, durante los nueve meses.

Eso solo sucede en Cuba, duela mucho a los enemigos confesos y a los miopes que solo ven las manchas. Así de sencillo, con todas las letras y las verdades que existen hoy en este mundo. Pero si fuera poco, para minimizar los peligros, la ingresaron 30 días antes del nacimiento de mi nieta y, cada mañana, en el laboratorio central del Hospital General Docente Ernesto Guevara, de esta  ciudad, se le preparó su compuesto de plaquetas, por si se presentaba el parto.

Diariamente, también, al no suceder el alumbramiento, se botaba, pues una de las condiciones del preparado es que tiene que estar fresco. No puede almacenarse ni congelarse. ¿Cuántos dólares se invirtieron en este proceso? Nunca lo sabremos. En Cuba la medicina es gratis y la vida del pueblo es lo principal. Si se trata de las gestantes y los futuros vástagos, no hay palabras con que calificar la ocupación – primero – y preocupación – después- antes, durante y luego de nacido el bebé.

Millones y millones de pesos cubanos o divisas en análisis, chequeos, pruebas de alta tecnología, rayos x, ultrasonidos, estudios genéticos, dietas alimentarias, medicamentos (gratis para las que no puedan asumirlos por causas diversas. Muy baratos para el resto que los compra en la farmacia). No cuenta si es estudiante, obrera, campesina, profesional o ama de casa. Es una mujer que trae una vida dentro, un compatriota. A veces, cuando leo tanto ataque irracional en los bloguees y en los diarios digitales que, obviamente, se ocupan más de Cuba que de sus propios problemas, tantos o más crudos que los nuestros, es inevitable sentir que la mentira es lo que más se paga en un planeta que, si bien cuestiona el socialismo, tampoco ha podido demostrar que el capitalismo es mejor. No es casual que hoy se desmantele ante los ojos abiertos de sus propios gestores.

Esta Isla, en cambio, logra hoy situarse a la cabeza del planeta en los índices de mortalidad infantil, con estadísticas propias del primer mundo en medio de su escasez material, los ciclones Ike y Paloma (que afectaron a muchos centros de la salud a lo largo y ancho de su geografía), un bloqueo económico y comercial cada vez más violento, amenazada constantemente por el más poderoso e inhumano de los gobiernos, Estados Unidos, y un mundo ganado por las políticas imperialistas y neoliberales. Aún con todo, cerró 2008 con la tasa más baja de su historia, 4,7 por mil nacidos vivos.

Hasta podemos decir con orgullo que rompió su récord del 2006, cuando bajó a 5,3, superado solo por Canadá en el área de las Américas y que la ubicaron entre los 30 países del orbe con menos probabilidad de muertes de sus niños al nacer, hasta el primer añito de vida.

No son datos fríos ni cantos de cuna. Son historias como la de mi nuera y miles de adolescentes más que asumen la maternidad aún muy jóvenes. De madres que, si bien los círculos infantiles no cubren las demandas, saben que tendrán un apoyo total de la familia, los sistemas de atención y prevención social, el programa materno infantil, las instituciones estatales, los vecinos, la sociedad.

En el casi ciento por ciento de los hogares son esperados, añorados, protegidos y cuidados con esmero. Es la misma proyección social, de adentro hacia afuera y viceversa. Basta decir que en el año neurálgico de esta etapa de “crisis”, 1993, en que el país se vio solo como proyecto socialista en el mundo, ante el derrumbe de la Unión Soviética y un férreo recrudecimiento del bloqueo económico, se logró la tasa más baja de la historia: 9,4. En 1960 era de 37,3, y en 1990, de 10,7, igual que en el 91.

Esta provincia de Las Tunas es otro ejemplo loable. Tiene, con 2,7 por mil nacidos vivos, la más baja tasa del país, lo que marca al año 2008 como el más relevante en el trabajo de este importante indicador, al tiempo que no deja margen a las sombras: en Cuba los niños nacen fuertes, saludables, se alimentan y cuidan bien porque la atención sanitaria, su sistema de vacunación, el seguimiento prenatal, la lactancia y la primera etapa de la infancia, hasta los cinco años, son sistemáticas, gratuitas, eficientes, competentes y, sobre todo, llevan el amor de padres, médicos, enfermeras y cuanto cubano tenga que ver con su calidad de vida.

Ese retozo de felicidad multiplicado que ilumina los ojos de mi nieta y de todos los pequeños que, como ella, nos cruzamos en las calles, vemos crecer en el barrio y forman parte de la extraordinaria riqueza nuestra, es lo que validará eternamente lo que es máxima en mi isla caribeña: “no hay nada más importante que la vida de un niño”.

 

16/01/2009 16:22. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

La gran crisis

20081212184516-escuela5.jpg

Abismales diferencias

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Cosse Borrego

Las noticias siempre son las noticias. Frescas como la lechuga, sino, no sirven para el día siguiente. Quizás por eso los rumores son, a mi modo, como los perfumes. Un primer impacto y ya. Si la química es buena y bien preparada, se fija en la piel y la ropa, pero no se “siente lejos”. Hay que pegarles la nariz.

La profunda crisis económica que envuelve a los Estados Unidos no es ni un rumor ni una noticia. No le veo, por más que leo y estudio los atinados y desatinados análisis de los porqué y los por cuantos, esa primicia de la “cosa fresca” (puede leer si gusta carne, boom, lo último, lo exclusivo).

Desde los tiempos de Carlos Marx ya estaba anunciada. La engendra el propio sistema capitalista, unas veces con más coloretes y otras con menos, pero la misma cara al fin y al cabo. Tampoco es un rumor, por ser muy cierta e impredecibles sus consecuencias, sobre todo para los más pobres y los que aún le siguen el maquiavélico juego usurpante y despiadado al imperialismo yanqui.

Lo novedoso del hecho, para mí, y que marca la irrefutable decadencia es que, como nunca antes quizás, el mundo se ha hecho partícipe de ella. Y entre más “títeres” suban al escenario más generalizadas serán sus influencias.

Empero, no pretendo analizar ni esencias ni impactos, que ya varios analistas sacan a la luz con aciertos lógicos y desaciertos parciales, unos más argumentados, otros catedráticos y los más no poniendo puntos a las “íes” en el dramatismo al que pueden enrolar al mundo en asuntos de saqueo, hambre, desnaturalización, desequilibrio general y muerte lenta, sino acelerada por guerras y políticas neoliberales que potencian la miseria y la desigualdad de las naciones.

Lo que me hace mover una y otra vez la cabeza es el silencio en que se envuelve la verdadera crisis de los que están en crisis.

No hay dudas de que el imperialismo es un perro de caza. Exactamente el 15 de octubre, un cable fechado en Washington y publicado en el diario Granma Digital, ponía los pelos de punta a quienes todavía el horror del mundo no les ha matado la ternura.

“En California, un administrador de inversiones desempleado pierde una fortuna y en un acto de desesperación mata a su familia y se suicida. En Ohio, una viuda de 90 años de edad se pega un balazo en el pecho al ver que llegan alguaciles con una orden de desalojo de su modesta vivienda”

Pero el cable argumenta más: “En Massachusetts, Carlene Balderrama, un ama de casa que ha ocultado a su marido la desesperada situación financiera en que se hallan, envía una carta a la empresa que está financiando su hipoteca, advirtiéndole: "Para el momento en que ustedes libren una orden de ejecución contra mi casa, estaré muerta". Balderrama se suicidó de un balazo, tras matar a sus tres amados gatos, dejando una póliza de seguros y una carta en la mesa informando de su decisión de quitarse la vida”.

La angustiosa realidad de los desprotegidos de siempre no está en los análisis. La cifra de los millones de desempleados tampoco. Titulares como el que difunde ABN (Agencia Bolivariana de Noticias) escasea en los más populares buscadores de Internet. “El desempleo recorre Estados Unidos”: 533 mil puestos de trabajo menos. Y tal como argumenta la publicación, hay un curioso contraste por la supuesta preocupación de la Casa Blanca y el mismo discurso de sus representantes: “Tratamos de seguir nuestros agresivos esfuerzos para restaurar la salud de nuestros mercados de crédito y de vivienda”.   

Y todavía no se sabe hasta que cuantía matemática alcance la sumatoria sobre los ya más de 18 millones de norteamericanos que no tienen trabajo. Pero, tal como se lee en el periódico digital 26noticias.com.ar, de Argentina, la gran crisis es elocuente: La tasa de desempleo en Estados Unidos se elevó en noviembre a su máximo nivel en 15 años y dejó sin trabajo a muchos. Una tendencia que se extiende por todo el mundo, pese a los esfuerzos de gobiernos y bancos centrales por atajar la recesión.

¡Cuánta diferencia a la crisis acontecida en Cuba en los años 90! Recuerdo que ante el derrumbe desintegrador de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), llegó el pormenorizado análisis del Comandante Fidel Castro razonando causas, consecuencias y transcendencias para el país.

La asunción del Período Especial (prácticamente condiciones de guerra en tiempos de paz) obligó entonces a cerrar numerosas industrias, grandes y pequeñas, reducir plantillas, reordenar producciones, empleos, adoptar medidas emergentes y drásticas para la vida habitual de la nación.

Todo un maremoto económico, pero ningún cubano quedó en la calle. Todos los supuestos  cesantes fueron a sus casas con el 60 por ciento del salario neto, su derecho a vacaciones, a pensión, hasta tanto se le buscara ubicación – responsabilidad de las administraciones y el Estado- . No cerró ni una escuela ni un hospital, a nadie se sacó de sus casas, no se cobró ni un centavo de más por los servicios establecidos y se buscó siempre una manera de potenciar a los beneficiarios  de la asistencia social.

Ahora que estamos cerca de cumplir el 50 aniversario del triunfo revolucionario de enero, ante lecturas como estas que descarnan el “sueño americano”, no puedo pasar por alto estas abismales diferencias.

Un país pobre, bloqueado económicamente por ese mismo Estados Unidos que ahora arrastra todo lo que puede para seguir con su águila mortal desangrando al mundo, preservó la dignidad de su pueblo y su garantía de vida por encima de todas las cosas.

Es cierto que el entramado social y doméstico todavía no ha podido llegar a los niveles de antes. También muchas medidas pudieron ser más efectivas y eficaces. Incluso, pudimos hacer más que lo que hicimos y, quizás hoy, los avances fueran más loables y las huellas negativas menos complejas.

Pero, con todo, la diferencia es abismal. Tremendísima. Absoluta. Y en medio de ese Período Especial que nos llevó a una verdadera encrucijada en todos los aspectos de la existencia estatal y privada, nada se detuvo y crecimos en escuelas nuevas, carreteras, centros de salud. Se electrificaron pueblos, se aprovecharon subproductos y derivados de las principales fuentes de ingresos, se reanimaron las producciones artesanales y hasta aprendimos que la llamada Opción Cero más que un reto político y social, era una virtud humana porque despertó la inteligencia colectiva para enfrentar los problemas esenciales.

Esa es la verdad que tampoco cuentan la mayoría de los analistas ni publica la llamada “gran prensa” cuando ponen a Cuba en la picota pública y llaman un fracaso al proyecto socialista. Y no estamos conformes con las estreches que engendra una economía debilitada y, muchas veces, mal administrada. Tampoco renunciamos a mejoras de todo tipo ni el socialismo es sinónimo de pobreza. Nada más lejos de su empeño esencial.

Lo valiente no quita lo cortés. En Cuba la abundancia no corre por las calles, pero se respira, se siente y es vida ese aire de gente sencilla, saludable, jovial, instruida, bien vestida, solidaria, laboriosa, creativa, sincera y revolucionaria.

Esa es la mayoría que, con estoico, convencido y sacrificado andar, poco a poco, todos los días, borra la existencia del Período Especial. La misma que nunca le ha faltado la bola de pan ni en los 90 ni en los 2000. La que cuando no hubo gasolina ni guaguas, se movía – se mueve - en bicicleta, diserta de la pelota su deporte nacional, aplaude sus artistas, hace las iguales colas para comprar los abastecimientos normados, que tampoco se redujeron ni en una onza cuando la crisis ni después de la crisis y cuestan kilos para que lo compre el vago, el disidente, el negro, el blanco, el jubilado, el impedido físico, el trabajador y toiticos los cubanos por igual, sin pedirles afiliaciones políticas, raciales o religiosas.

 A pichones de la boca abierta, a los de amnesia provocada y a los que se disfrazan de caperucita roja de vez en vez es bueno, saludable, darles pastillitas para la memoria.  No digo yo si hay enormes, gigantes, extraordinarias y legítimas diferencias. 

 

12/12/2008 18:45. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

En tiempos de Revoluciones

20081209221049-instructores2.jpg

Punto de partida

Por Graciela Guerrero Garay

Muchos estamos convencidos de que los niños hacen lo que ven. Y, desde este momento, le estamos dando al ejemplo el verdadero valor que tiene para el crecimiento, espiritual y social, del hombre. Sin embargo, poco cuidamos esta imagen valedera de uno mismo ante los demás y, bajo el principio del libre albedrío, hacemos nuestra sana voluntad y, al final, pedimos a otros lo que no damos.

Por aquí, a mi juicio, empieza a desmoronarse el castillo de cristal que pretendemos sea la existencia humana. Y con este “derrumbe”, familiar, en primer plano, se va también la maqueta social a la corta o a la larga.  No es un mito hablar de esa estela de hechos que vamos dejando en el camino y, que de cualquier manera posible, siembra buenas o malas actitudes y construye, de generación en generación, los modos propios de cada región.

¿Hemos roto la herencia de los abuelos? Santa pregunta que resalta cuando de valores se trata. Para algunos, ya perdidos. Para muchos, simplemente cambiados, a partir de los nuevos códigos que marcan el desarrollo y los modelos y estereotipos que se imponen, importados o no.

Lo cierto es que en materia de ejemplaridad, hay que poner cotos y revisar conductas, incluso institucionales. Por casa empieza a “armarse el muñeco”. Si los padres gritan, es lógico que los hijos imiten. Pero lo malo del caso es que no se chilla solo entre las cuatro paredes del hogar, sino que el mal vicio se va a la calle y, en este espacio, entra la escuela, el parque, los lugares públicos... Y no requiera al chico ante la presencia tutelar, pues solo este tiene la culpa.

Manchamos así el paradigma que pudiera ser cualquier mortal. Más, en una sociedad donde hay sólidos proyectos que promueven preceptos instructivos y cívicos, y llevamos casi cinco décadas conversando de educación formal. Todo influye. Los medios de comunicación, las opciones recreativas, la música, la moda, el comercio... pueden “vendernos” modelos inconclusos o mediocres pero, ¿dónde está la cuota de decisión personal que nos compete? ¿Y el derecho de elección o la determinación de ser como siento y creo?

Se puede ser mejor, aunque en la acera de enfrente la caja de Pandora, con su almacén de todo lo divino y lo corrupto, te provoque. Quien imita la vulgaridad, puede copiar la excelencia. Y una excelente persona no tiene que estar afiliada a nada que no sea a sí misma. El hombre de consciencia es bueno en su casa, en su trabajo, en sus calles y, ése, ganará, casi por decreto, toda meta o afiliación que presuponga un nivel superior de decoro y responsabilidad.

El punto de partida está en su corazón, porque la mente no es más que un reflejo de los sentimientos. Nuestra sociedad cambia, para bien, aunque muchos no entendamos, a priori, el beneficio y nos pasemos la vida sacando cuentas y si no alcanza el salario, nada es bueno. Es cierto que el dinero gana fuerza en la supervivencia y que matemáticamente no da, pero también es verdad que existe una tendencia de querer recibir mucho y trabajar poco. Este vicio viene de hace años. Tenía que salir la papa podrida, ¿cierto o falso?

Llegará el momento en que habrá que diferenciar los dividendos y validar el esfuerzo neto. Entonces el ejemplo será pauta legítima y justa. No como sucede en una lamentable e incongruente mayoría, al parecer a la defensiva de quien tire la primera piedra para, luego, hacer. Esta actitud nos ajustará cuentas un día. Y todos somos responsables. Todavía estamos a tiempo de que nuestros niños, un mañana,  no llamen a lo malo, bueno, y viceversa.  

09/12/2008 22:10. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Bloqueo Económico a Cuba

20081030101309-medio-ambiente.jpg

La decisión de la ONU tiene que ser respetada

·        Durante 17 años consecutivos, Cuba gana ante la Asamblea General de la ONU una resolución que destaca la necesidad de eliminar el cruel e inhumano bloqueo económico que mantiene durante casi 50 años el gobierno de Estados Unidos contra la Isla. Esta decisión tiene que ser respetada.

·        Con 185 votos a favor, tres en contra (Estados Unidos, Israel y Palau) y dos abstenciones (Islas Marshall y Micronesia), los cubanos demostraron la cacareada mentira, insustancial por demás, que sostiene el endeble argumento de Washington para mantener esta política facistoide y coercitiva contra este pueblo, al que lacera su soberanía y le causa perjuicio de toda índole al limitarle su libertad de acción financiera y comercial.

·        Esta claro para el mundo y todas las personas, personalidades, gobiernos, instituciones y organizaciones que exigen la eliminación inmediata del bloqueo que es un ultraje imperialista a los cubanos y a la humanidad. Lo que está en la sombra es demandar a los Estados Unidos para que respete también las decisiones de la ONU y las voces de quienes defienden su dignidad  y ejercicio del derecho autónomo.

Por Graciela Guerrero Garay

La voz de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) debe ser respetada por los gobernantes de Estados Unidos. Este es ahora otro gran tema que hay que darle mayor ocupación entre cuantas personas honestas de la tierra comprenden el alcance inhumano, arbitrario y genocida del bloqueo económico que mantiene durante casi 50 años el imperialismo del norte contra la Isla de Cuba.

Este miércoles último, cuando al filo del mediodía, se dio a conocer la votación definitiva por el proyecto de resolución que presentó mi país, exigiendo su eliminación incondicional, se demostró nuevamente ante el mundo la petulancia de los que dirigen las cuerdas del poder en la Casa Blanca.

Hasta ahora, han desoído los reclamos internacionales que apoyan a los cubanos y les señalan con el dedo como auténticos violadores de los derechos de soberanía de los pueblos.

En el 2007 el respaldo a Cuba estuvo en 184 de los 192 miembros de la Asamblea. Sin embargo, Estados Unidos mantuvo su política hostil y la recrudeció con nuevas leyes. Ahora el estado de Albania sube al escaño del decoro y se suma a esa mayoría de naciones que encontró la razones por las que este país antillano condena y denuncia, argumenta y testifica, persuade y enseña, alerta y descarna los endebles y mentirosos hilos que sostiene la aplicación de tal coercitiva medida imperialista.

La votación final no tiene entre líneas. El triunfo cubano es la interiorización consciente de las naciones del alcance ilimitado y limitador, ultrajante, de tal barbarie imperial, pero la voz de los justos y los más debe exigir también RESPETO a la OPINION INTERNACIONAL y DISCIPLINA a los gobernantes norteamericanos.

No son los dueños del planeta, ¿hasta cuándo hay que soportar que hagan guerras, dejen sin empleos a su gente, marginen a los latinos, gasten el presupuesto  en armamentos, acusen y manejen cualquier cosa a su antojo? Si alguien hizo el cuento de que la silla de la Casa Blanca hace Dios a los mortales, yo no me lo creo.

El bloqueo económico contra Cuba tiene que ser levantado. Creerse y actuar como el ombligo terráqueo es una comedia que también tiene que anularse para siempre. Basta ya de tanto Lucifer enardecido. Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa. Este proverbio chino les viene de perilla.

30/10/2008 10:13. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Bloqueo Económico a Cuba

20081028151658-bloqueo56.jpg

El mundo puede acabar este genocidio

·        Cuando el sistema capitalista ya no puede esconder sus tentáculos de exterminio sobre los pueblos, incluido el norteamericano, los parlamentarios que hoy representan los destinos de la humanidad tienen en sus manos el poder de anular uno de los tantos genocidios del siglo XXI: votar contra el bloqueo imperialista impuesto a esta Isla Antillana

·        Durante casi 50 consecutivos, crueles e injustos años de afectaciones económicas, comerciales y financieras, Cuba ha dicho con voz exacta los perjuicios que ocasiona esta política hostil de Estados Unidos sobre los cubanos. Ya se desplomó el andamio del modo de vida americano. Es también hora de que se derrumbe este crimen acuñado y autorizado por el gobierno de la Casa Blanca

Por Graciela Guerrero Garay

Cuba no está llamando al mundo por piedad ni parapetada detrás de conocidos hilos políticos. Esta exigiendo su soberano derecho de tener autonomía sobre sus decisiones económicas, comerciales y financieras. No solo para el beneficio de su pueblo, sino de muchísimas naciones, empresarios y titulares que se afectan por las discriminatorias cláusulas que rigen el llamado embargo económico a la Isla.

Este miércoles la justicia vuelve al ruedo de los hombres. Pone a la vista de todos los pueblos, el calibre de la voluntad, conciencia y responsabilidad dignataria que llevan en sus hombros. Ya lo he escrito, no se trata de estar a favor o en contra, ser solidario con los cubanos o plegarse a los miedos y las amenazas de los gobernantes de la Casa Blanca. Se trata de abordar el asunto tal cual es. Ser o no ser.

El modo de vida americano está por el suelo. La actitud del imperio al descubierto. Su valoración del resto del mundo, más que trillada. No les importa nada. Ni los norteamericanos que ya pasan hambre, los que se han suicidado, las naciones que arrastran con su crisis y, menos, si se muere de hambruna todo el planeta. Ellos, solamente ellos, cuentan, a cualquier precio.

El bloqueo económico contra esta Isla es otro genocidio humano, lento, silencioso, sangrante, de día por día, en estos 50 años de aplicado y recrudecido, de manipulado y llevado y traído a conveniencia. Es también un ridículo entre los tantos que alimenta el diferendo Cuba – USA. No ha podido destruir ni silenciar el alcance y la sobrevivencia de la revolución cubana. ¡¿No es demasiado tiempo para continuar apostando por una burla y un argumento tan insustancial y absurdo?!

La Asamblea General de Naciones Unidas considerará un proyecto de resolución que testifica la urgencia necesaria de acabar con esta agresión imperialista que lacera la autonomía de este pueblo a ejercer el ejercicio de sus operaciones comerciales, obliga a terceros a renunciar a propuestas y acuerdos posibles con Cuba e, incluso, le encarece sus costos y factibilidades de aceptar el desafío que impone el bloqueo.

Tal irrespeto a las normas internacionales de cooperación y colaboración entre los países debe terminar. La verdad y la valentía de los parlamentarios del mundo está convocada a remover las cimientes blandas del Congreso y Gobierno de los Estados Unidos.

Retomando a ese Titán de Bronce de las luchas mambisas por la independencia de Cuba, Antonio Maceo, este 29 se rompe el corojo. La justicia tiene que ponerse de pie y darle al César lo que es del César. Basta ya que este mundo sea de los menos, cuando somos más.

El bloqueo económico a Cuba es un acto criminal. Hay que demostrar que no somos asesinos. La evidencia, la prueba y los condenados llevan medio siglo señalando a los culpables. Hace 16 años que se caso omiso a la voz decidida y justiciera de los países que votan en su contra e incondicional eliminación. La Asamblea General de Naciones Unidas es el paladín del veredicto.

28/10/2008 15:16. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

Encuentro Internacional de Solidaridad con Bolivia

20081025032947-encuentro.jpg

Sangre india, América

Por Graciela Guerrero Garay

América Latina es india. No importa que ahora esté llena de corbatas blancas, trajes de seda o smoking de hilos. No cuenta que se hablen mil dialectos ni sean bilingües sus naciones. América es india.

Es su gen primario, la sabia de la tierra, los secretos de sus bosques, montañas, arenales, ríos, cuevas, cavernas, cascadas y selvas. Nada le mutila su derecho, aunque el asfalto haya sustituido sus arterias y nunca se recuerde en los almanaques ni las efemérides.

El indio es la sangre que le sacó el frescor a sus entrañas, descubrió sus misterios, le nombró sus piedras, sus flores, sus aves, cosechó sus frutos. El látigo que dominó las primeras fieras y le hizo el milagro de los cantos eternos y la luz del fuego.

Su voz fue apagada en los intentos, pero no muerta. Aquí está Bolivia gritando por todos, aunque ahora mismo cierre los ojos a la vida un colombiano y no le importe a los titulares de sus diarios, que pueden, ahora mismo también, llenar los ojos del mundo con tinta roja anunciando la boda de una princesa llamada ANA.

Me llega el llamado… ALERTA  AMERICA LATINA .QUIEREN ACRIBILLAR A LOS INDIOS.¡...POR ESO DICEN QUE ESTAN FINANCIADOS DESDE EL EXTERIOR Y QUE LA FARC ESTA DETRAS DEL MOVIMIENTO de protesta campesina...OJO...PELEN EL OJO... PUEBLOS DEL MUNDO... así en mayúscula, para que se note y no se pierdan las pisadas de estos hermanos que se cansaron de andar descalzos y mudos, como si no existieran.

Aunque nunca llegue a saberse, hoy habló la dignidad. Hoy, en un rincón de Colombia, en un resguardo indígena creado para la Convivencia, el Diálogo y la Paz, en el corazón indígena del Cauca, se escucharon unas palabras solemnes, perdurables, serenas y hermosas. Es que no eran palabras, sino pasos que venían de siempre y que seguirán resonando en las almas de los silenciados y excluidos, hasta cuando se hagan verdad y vida. Durante 22 minutos, se recogieron siglos de dignidad y resistencia.

Esa es la noticia, las palabras de Feliciano Valencia, Consejero del CRIC, en la Rueda de Prensa de la Minga de los Pueblos, en La María Piendamó, este 18 de octubre. Pero hay más valentía en este justo reclamo de nuestra sangre india, que hierve estoicamente y se ha puesto de pie como Tupac Amaru, Hatuey, los dioses Maya, los aztecas, Tupac Katari, Bartolina Sisa, el Che y toda esta herencia que es América de hombres dignos desde sus ascentros.

La Marcha de Solidaridad con Bolivia, para llegar al Encuentro Internacional que promueve la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) con todas las voces de Bolivia, Ecuador, Perú Colombia, Chile y Argentina es la huella milenaria de los que ya dijeron BASTA y echaron a andar. La Pachamama es un grito decidido de libertad.

Nadie queda excluido. Es América, sus raíces, sus colores, sus perfumes, sus gestos, sus esencias. La oración se elevará al cielo desde cualquier lugar que exista un indio. Guatemala, Nicaragua, Brasil. El separatismo y el terrorismo tienen que ser condenados. Los pobres y los pueblos deben marchar unidos. América y sus muertos lo exigen. La razón les asiste. Es una desde siempre.

Estas líneas, apenas hilvanadas con el frenesí que me llega en los correos electrónicos de voces amigas, es la herencia india que brota también en mi Cuba desde la Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio. Es la justicia al heroico indio Hatuey, quien se enfrentó con su gente al colonizador Diego Velázquez y sus soldados. Lo quemaron vivo y no murió. Guamá, años más tardes, reencarnó su espíritu y encabezó la lucha.

Bolivia es el cetro de la unión y la fuerza. Es la mano cerrada y solidaria de los que fueron atacados por la ambición, marginados y excluidos, los que viven en los lagos oscuros de la ignorancia y la inmensidad del silencio obligado de las leyes fascistas de los gobiernos que, hasta ahora, le sacaron el sudor y trataron de extirpar sus raíces.

El mensaje es concreto. ALERTA  AMERICA LATINA .QUIEREN ACRIBILLAR A LOS INDIOS. Ninguno de los latinoamericanos de este siglo podemos ignorarlo. Ni en el norte, ni en el centro ni en sur. Nuestros hijos han de amar la sabia de sus cimientes. No importa que prefieran el merengue o la cumbia, mastiquen palomitas de maíz transgénico,  se disputen el último grito de las discotecas o se enseñen a desleer en los libros de Historia.

Somos responsables de nuestra sangre india. Los neoliberales que proclaman su extinción, como contaminan la madre Natura y envenenan el cerebro de las masas y las naciones, hay que sacudirles la corbata, quitarles el traje de paño o las telarañas del corazón.

Este mundo es de todos. Los indios no quieren guerra. Quieren Paz. Así nacieron y vivieron hasta que llegaron las botas colonizadoras, antes en veleros, ahora con compañías, corporaciones, saqueo, mal pagos, desempleos, miseria y humillación.

Hora cero América. Bolivia, con Evo Morales, es la resurrección de la primavera. El mito es real: "VOLVEREMOS Y SEREMOS MILLONES". La sangre india sabe la causa del porqué está hirviendo a borbotones. Los abuelos lo advirtieron. Ya no llora el Sur. La crisis está en el norte. Revise sus puntos cardinales. Hay errores que se pagan con la vida.

25/10/2008 03:29. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Bloqueo Económico a Cuba

20081020104847-banner-informe-bloqueo-2008.jpg

Disfrazado terrorismo expreso

·        El mundo tendrá la voz abierta el próximo día 29  para detener la falacia imperial de mantener el ya recrudecido “embargo” a la Isla. No es cuestión de estar a favor o en contra. Se trata de llamarle por su nombre y ejercer el legítimo derecho de los pueblos: defender su autonomía y la paz internacional

·        Por más de 16 años, los Estados Unidos han desoído el reclamo de las naciones que condenaron tal terrorismo expreso, que afecta directamente al pueblo cubano y de una manera cruel y genocida a los niños que padecen de enfermedades incurables como el cáncer, al encarecer el costo de los medicamentos por impedir accesos directos a las empresas comercializadoras, en su pretendido afán de acabar con la Revolución Cubana

·        El bloqueo económico, financiero y comercial no es un ataque político. Es una medida fascista y demoledora que origina, año tras año, sumas millonarias en asuntos de inversiones en la Isla, y priva de su soberanía a terceros - léase personas, empresas, asociaciones-  para ayudar, invertir, comercializar y colaborar con Cuba, más ahora cuando el mundo enfrenta una aguda crisis económica y sostener los niveles mínimos de calidad de vida en los países pobres o en vías de desarrollo, es casi un acto mágico.

·        Las voces de la justicia tienen que estar alertas. Ningún país tiene licencia para someter a otro. Es la hora de las mayorías. Ese es el reto para quitarnos las garras de los fuertes. En la unión está la victoria. El gobierno de Estados Unidos debe acabar con este disfrazado modelo de injerencia

Por Graciela Guerrero Garay

La Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba acaba de emitir una justa y detallada Declaración, donde llama a los Parlamentarios del mundo a exigir al Congreso y Gobierno de Estados Unidos que elimine incondicionalmente el bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene por más de 50 años al pueblo cubano.

El próximo día 29 de este mes, la Asamblea General de Naciones Unidas analizará y pondrá en consideración el proyecto de resolución que testifica la necesidad de acabar con esta falacia imperial que mutila, agrede y obliga a la Isla a encarecer más el costo de sus operaciones necesariamente imprescindibles, para mantener el lógico funcionamiento de su estructura social y garantizarle a sus ciudadanos un bienestar armónico y multifacético.

No es un asunto político. Es un disfrazado terrorismo expreso que trasgrede, incluso,  los derechos de terceros. El año pasado a una Asociación en Italia le negaron las cajas para empacar un donativo, porque el destino era Cuba y la empresa que las vendía era de copropiedad americana.

Los verdaderos afectados no son los dirigentes ni el Estado Cubano, como tratan de influir, también en terceros, para que veten los incontables testimonios, denuncias, pruebas, argumentos e informes presentados por funcionarios y representantes de la Isla en eventos, asambleas, cumbres y disímiles plazas y locaciones donde se ha hecho la denuncia.

Simula el juego del ratón y el gato. No levantan el “embargo”, pero acusan a Cuba de violar los derechos humanos. Sin embargo,  para costear los encarecidos tratamientos que se aplican, ininterrumpidamente, en niños con enfermedades como el cáncer, el Ministerio de Salud Pública se ve obligada a invertir el doble, y a veces hasta el triple, sencillamente porque el bloqueo de los Estados Unidos impide la contratación directa, niega créditos, amenaza a productores, eleva los aranceles portuarios y complica el proceso de tal manera que solo un país como este, donde la infancia es un preciado tesoro, se somete a esos despiadados y complejos rompecabezas mercantiles.

Ejemplos hay cientos en estos casi 50 años de la aplicación del facistoide método de mutilar la libertad de los pueblos. Han sido puestos sobre la mesa en todos los escenarios políticos y económicos que tienen lugar. Pero los gobernantes de la Casa Blanca lo recrudecen cada día más, le fortalecen sus esencias con leyes como el Plan Bush, siguen cultivando el odio sobre todo lo que tenga relación con la Isla y silencian aquello que pueda poner en tela de juicio los insostenibles argumentos que esgrimen para atacarla.

Las voces de la justicia tienen que estar alertas. Ningún país posee licencia para someter a otro. Es la hora de las mayorías. Ese es el reto para quitarnos las garras de los fuertes. En la unión está la victoria. El gobierno de Estados Unidos debe acabar con este disfrazado modelo de injerencia. No es un problema privativo de Cuba, concierne a América Latina y a todas las naciones y pueblos por sus legítimos derechos a la autonomía, la libertad de comercio y la autodeterminación de sus destinos.

El 29 de octubre está llamado a ser histórico. Los últimos acontecimientos que envuelven el decursar de la historia en los propios Estados Unidos, lo que está pasando el propio pueblo norteamericano por las políticas neoliberales, la desangrada realidad del continente negro y el dolor perpetuado de los hijos del Sur tienen que sacudir el alma y sacarle tinta a la pluma de los más.

Es el momento de actuar, las saqueadas y explotadas tierras son las de siempre. Las candilejas ya no tienen luz. Los gobernantes de la Casa Blanca no son el ombligo del mundo. Anoten en la agenda que hoy es Cuba, pero mañana pueden ser los demás. ¿Lo duda alguien? 

20/10/2008 10:38. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Educación en Cuba

20080831141527-edu.jpg

El interminable pan de los millones

·        Más de dos millones 500 mil estudiantes comenzarán el Curso Escolar 2008 – 2009 en la Enseñanza General

·        Los docentes superan la cifra de 2 mil y hay 4 mil 948 jubilados que volverán a las aulas, sobre todo en las educaciones Primaria y Secundaria.

·        A pesar de las inclemencias del tiempo por las tormentas tropicales y huracanes que incidieron sobre el suelo cubano en este último mes previo, no se detuvieron los preparativos del calendario docente del primero de septiembre, en el cual uno de los objetivos básicos es continuar elevando la calidad de la Educación.

Por Graciela Guerrero Garay

Como todas las obras que testifican la validez del proyecto socialista en Cuba, el Sistema Nacional de Educación no escapa de las miradas extremistas y de los cuños y voces que quieren ridiculizarlo y ponerlo bajo la lupa del parasitismo de ignorancia que sacude, en mayoría, las poblaciones más pobres de este mundo.

Pero, contra viento y marea, esta Isla demuestra por las cuatro esquinas del planeta que su instrucción, gratuita y obligatoria desde los cinco años de edad, es un logro inobjetable de la Revolución Cubana. El robo de talentos – amén de quienes se dejen comprar – es una prueba irrefutable de que el intelecto cubano es sustancioso en conocimiento y garantía.

Los avances científicos en el área de la biotecnología y la salud, por citar los de mayor referencia internacional, salen justamente de esos cientos de miles de niños y niñas que tienen garantizados sus pupitres y libretas, cada septiembre,  durante 50 años ininterrumpidos, haya ciclón, tormenta tropical, dengue, amenazas de guerra, subida de precios en el mercadeo mundial, debacles como la desaparición del socialismo en Europa, crisis económica interna o el más alocado de los presidentes sentado en la Casa Blanca, batuta en mano, recrudeciendo el bloqueo y buscando la manera de sacarle más millones a las arcas con la  mafia contrarrevolucionaria de Miami, bajo el cucu de implantar la “democracia” en la Perla del Caribe.

En todos los lugares de la tierra hay problemas. Ya decía un viejo sabio que para que haya mundo, tiene que haber de todo. Y la Educación Cubana tiene problemas, viejos, nuevos, de ahora y los que vendrán después. Basta con saber que el decursar humano origina por minutos – o devela- nuevos descubrimientos y secretos que, hasta hoy, sustentaban muchas teorías de las asignaturas elementales que se reciben dentro de los planes de estudios.

Hay que replantearse el contenido, incluir otros, abrir nuevas ventanas a las especialidades…en fin, cambiar y transformar para no quedar atrás en las narices del desarrollo. Para quienes tienen todos los recursos, el poder de controlar las altas tecnologías, lo gordo se vuelve flaco, y aún así, no deja de ser una complicación real, que mueve dinero y recursos humanos.

Imagínese Cuba, que todo le cuesta hasta el triple por el injustificado y cruel bloqueo económico de los Estados Unidos, estar entre los países del Tercer Mundo y, por demás, con la exigencia de un comercio donde si no suena la plata, no puedes darle a la lata. ¡Tremendo rompecabezas!

Con todo, jamás se ha suspendido un año académico y ni uno solo de sus niños dejó de matricular, por primera vez o como continuante, en el grado que le corresponde. Y digo niños, pero lo mismo son adolescentes, hombres, mujeres y ancianos dentro de la enseñanza regular como en los tantísimos cursos, postgrados, maestrías, doctorados, diplomados y talleres varios, sea para alcanzar una categoría como para actualizar temarios afines.

Eso es Cuba, cada septiembre y a lo largo de todo el año. Al contrario de lo que dicen los monopolios capitalistas de la información y los manipuladores u omisores de la verdadera realidad cubana, muchas veces hay tantas opciones de superación que la gente no sabe por cuál decidirse.

Pero si de políticas estatales hablamos, no tengo como calificar a los señores criticones antiguos, de turno, de Internet, de lo que sea. Los maestros y profesores se agotan de tanta superación. Si un pecado existe, es el exceso, pero jamás por defecto ni carencia de oportunidades para todos, incluso creo que es el único – o de los pocos que existen en la geografía – que paga salarios enteros por estudiar. La ignorancia si se come a quienes apuntan los más desatinados comentarios que se leen, cuando de hablar de esta Isla se trata.

Y no somos perfectos, negaríamos la dialéctica y el desarrollo implícito en la diversidad. Pero un asunto es que el Estado garantice la educación gratuita, que jamás recorte el presupuesto aunque esté navegando en los mares más difíciles y otro, muy distinto, es que esos millones que reciben clases cumplan con sus deberes, sean finalistas, sobornen para un aprobado o al final de la cuesta abandonen las aulas.

Si sucede, el proceso es visitar a los padres, conversar, persuadir, convencer y regresarlos de algún modo posible. Esta es la batalla de Fidel y su Revolución, desde siempre.

Por eso este septiembre, aún cuando el ciclón Gustav impida que en algunos lugares el primer día del noveno mes no sea justamente el inicio del calendario, será otra fiesta nacional el Año Académico 2008 – 2009, con sus dos millones 549 mil 800 estudiantes de todas las edades, de uniformes, llenando las mañanas y las tardes de una Cuba libre, con cero analfabetismo, repartiendo besos y abrazos entre compañeros, maestros y profesores.

Llena de luz con esos viejos educadores que vuelven, los jubilados. Y no se crean tanto el cuento mediático de que regresan solo por dinero. El que ama su profesión y le ha entregado la vida con decoro, no lo llena lo que suena en el bolsillo.

Siempre habrá millones de cubanos que se salvan de esa peste contagiosa del siglo XXI, en la que embarcan todos los que piensan con el enfermo cerebro signo-peso y lo convierten en el código maldito de los sentimientos, matan por él, saquean, venden la Patria y hasta las vísceras.

En este alocado refugio terrícola que es el mundo del actual milenio todo está tan trocado que, todavía, hay quienes se arriesgan a publicar como creíble que la educación cubana es un desastre. Perdón sacrosanto deberían pedir ante sí mismos o alguien debiera susurrarle al oído que en Cuba, esa misma educación, este sistema social, tiene en sus Escuelas Latinoamericanas de Medicina (ELAM) cientos de jóvenes de casi todos los países de América y cada día son más los que miran a esta Isla como semilla del futuro científico de sus naciones.

Vale, también, hacerles notar que no todos son de “izquierda ni socialistas”. En África, hasta donde se, aún no ha llegado el comunismo. Y llenaría muchas líneas si los enumerara a todos. Es como dijo El Principito, lo esencial es invisible a los ojos, solo se ve con el corazón…

Y justamente es una puñalada al corazón de los fascistas imperiales, sus lacayos y los que cotizan chatarra humana en vez de amor culto - el que libera cuerpo, alma y espíritu -, esta Cuba que hace medio siglo puso sobre la mesa grande de todo el archipiélago el pan de la enseñanza…así cuan largo es, cuan largo el pan, capaz de nutrir de sus sabias venas a once millones de personas y alcanzar, con los mismos valiosos nutrientes, para quienes ahora mismo le están dando hijos a esta tierra. 

 

31/08/2008 14:15. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Socialismo o Socialismo

20080824171352-banderaa.jpg

Siempre la “puntilla” en el ojo equivocado (Parte III y Final) 
Por Graciela Guerrero Garay
Cuba le duele muchísimo a los señores imperialistas, los que viven y gobiernan en los Estados Unidos y los que andan regados, incluso con trajes de Caperucita Roja, por todos los continentes y naciones de este absurdo mundo en que vivimos.
Les agobia el socialismo en la Isla. Provoca alergia. Lo atacan y califican con las palabrotas más cochinas de los diccionarios, porque siempre la verdad resulta un temible adversario, una urticaria crónica, enrojecida y picando sin piedad, para los mentirosos, los aprovechados, los oportunistas y los que llevan en el corazón la codicia, el odio y la egolatría. Sinónimos en la vida real de políticas neoliberales, marginales, terroristas y destructoras de todos los millones que nacieron indios, negros, mestizos, pobres y pueblan, como grandes masas, las naciones del Tercer Mundo.
El ataque es comprensible. Es el único país del mundo que hoy puede hablar de un proyecto socialista donde, sin explotar a nadie, brinda sus mayores beneficios a los ciudadanos más humildes: impedidos físicos, ancianos, familias de bajos ingresos, enfermos inhabilitados para el trabajo, niños sin amparo filial, personas solas (aún cuando estén jóvenes) y todos aquellos que, por situaciones existencialistas, presenten algún problema que merite ayuda estatal o necesite de un subsidio.
La atacan o le silencian sus logros revolucionarios porque no pueden dormir tranquilos ante una realidad que es muchísimo más fuerte y brutal que su poderío militar, su prepotencia mercantilista, su codicia de guerra, poder, riqueza y conquista.
No quieren aceptar la perogrullada. Ni el sangriento bloqueo económico de más de 40 años, ni la guerra fría, ni la difamación, ni el robo de talentos, ni los cientos de millones pagados para alentar una disidencia interna, ni las leyes anticubanas, ni las invasiones, los atentados y cuanto complot sucio y macabro gesten con aliados e infiltrados han impedido que Cuba sea hoy, como hace 50 años atrás, Faro de América Latina.
A 90 millas de su más visceral enemigo político, una pequeña Isla, tanto en población como en extensión geográfica, mantiene invicta sus ideas revolucionarias y se gasta el honor de darle a su pueblo una educación gratuita y un sistema de Salud integral, desde la vacunación preventiva al nacer hasta un Hogar de Ancianos para los que no pueden convivir con su familia o quedan solos.
Y todo eso, asistencia médica incluida en los propios barrios, sean residenciales o periféricos, no le cuesta un centavo a nadie, sea obrero o desocupado, ateo o religioso, negro o rubio, niño o adulto. Pero, por demás, sin afectar sus servicios esenciales, sin reducir el presupuesto para el desarrollo ni los programas inversionistas, Cuba ayuda con colaboración de especialistas a decenas de naciones en el mundo y tiene el aval de calidad en muchos de sus renglones exportables.
No hay división de clases, aunque a la sazón del llamado Período Especial, ante la desintegración de la Unión Soviética, se notó, por primera vez en más de 40 años, algún desnivel en la calidad de vida de unas familias a otras, propiciado por la aplicación de medidas necesarias y emergentes para mantener las conquistas que, se sabía, tendrían un costo social nunca antes visto en el panorama cubano, como la entrada de divisas convertibles para una parte de la ciudadanía (las llamadas remesas familiares), lo que de algún modo, con la apertura de la red comercial en este tipo de moneda (con mayor prevalencia del dólar americano), marcó la diferencia.
Empero, la apertura al unísono de las Casas de Cambio (CADECA) dio también la oportunidad y la facilidad para quienes no recibían tales beneficios de adquirir los productos, en la medida de sus posibilidades. Nadie puede discutir que es una manera revolucionaria de minimizar los efectos en los rangos lógicos que la situación del país lo permitía. 
Más, los sesudos contrarrevolucionarios, maximizan todavía los efectos y no reconocen que el Período Especial ha dejado profundas enseñanzas y sintetiza, sin medias tintas, otro rotundo cambio positivo del socialismo para el socialismo, porque abrió puertas a la creatividad popular, demostró cuan sólidos son los principios de la mayoría y de a poco a poquito seguimos avanzando sin perder la libertad, los derechos, el sentido participativo, sin desamparar a nadie. Todo lo contrario.
En medio de este “debacle” que exageran los tanques pensantes de la frustrada apocalipsis cubana, surgieron batallas tan hermosas y decisivas como la Batalla de Ideas con su Revolución Energética, los Trabajadores Sociales, los Instructores de Arte, los Cursos Integrales de Superación para Jóvenes, los Joven Club de Computación, las Salas de Video y Televisión y la Universalización, por ejemplificar con algunos de mayor impacto social.
Todos, sin excepción, trajeron mejoras a los cubanos. Y hoy podemos contar al mundo de historias de vidas y de justicia social que afloraron, justamente, al extender hasta el más apartado rincón del país estos Programas Priorizados de la Revolución, cuyo artífice es y será siempre Fidel Castro.
Elemental Watson – repite Holmes- . Debe ser extremadamente doloroso para la mafia miamense, para los señores de la Casa Blanca, para sus aliados, para los que se creen dueños del mundo y herederos de la raza humana y los recursos naturales de las naciones que les vengan en gana, aceptar que Cuba tenga tanto de lo que le falta a la mayoría, de lo que ellos, matando y robando por el mundo, no han podido darle ni a sus electores ni a los inmigrantes que llegan allí cegados por la high life americana.
Socialismo o socialismo no es una consigna, mucho menos hueca. Los cubanos no tienen limosinas ni usan tarjetas de crédito. Todo les cuesta mucho sacrificio y sudor, entre otras cosas por la mismísima culpa de sus detractores imperiales, que hablan de que no hay derechos humanos en Cuba pero obligan a sus ciudadanos a viajar a este país una vez cada tres años. Hace poco que andaba por ahí una ley que abogaba encarecer, a los americanos, el costo de los envíos de dinero y paquetes a la Isla. Satánicamente descarado el asunto. ¿Quién tiró la piedra?....
Hablan y tildan de “dictadura” a este proyecto. ¿Qué dictadura es esa donde todos pueden correr libremente por las calles? Los niños juegan sin miedo en las aceras, en los parques, en las zonas aledañas a sus escuelas. Van solos a sus sesiones de clases con apenas 7 u 8 años. Hay acceso libre a las áreas de esparcimiento, cines, teatros, Casas de la Cultura, librerías, gimnasios, bibliotecas, galerías, playas… En fin, a cada uno de los lugares estatales que se dedican a la recreación sana e instructiva.
Solamente a locos o paranoicos delirantes se les ocurre manipular el positivo alcance de la Revolución Cubana. Ningún cubano tiene en los ojos ese temor callado y enfermizo que ves en el rostro de los hombres y mujeres que forman interminables carreteras humanas delante de las agencias empleadoras, en la mayoría de las naciones del Tercer Mundo y casi todas las desarrolladas.
Tengo una amiga que reside en Italia hace tres años y todavía no ha podido encontrar empleo. Es Ingeniera Industrial y trabaja cuidando niños. No es cubana, es venezolana.
En Estados Unidos son millones los que esperan por el permiso de trabajo para obtener un empleo mejor remunerado o trabajar, sencillamente. En México, más de 90 millones de niños, adultos y ancianos se ven obligados a laborar por cuenta propia y tres millones trabajan sin recibir remuneración alguna, según datos de la UNAM. El desempleo en USA alcanza principalmente a los hispanos. La tasa ascendía a 6,9 por ciento entre los latinos en marzo de este año, superior a la general, que creció a 5,1 por ciento.
Un informe del gobierno de Estados Unidos testifica que por primera vez subió a 406 mil la cantidad de personas que solicitaron, en julio, subsidios por desempleo. El país perdió en junio 62 mil empleos. La Organización Internacional del Trabajo (OTI) en el documento anual sobre las Tendencias Mundiales del Empleo advirtió que las turbulencias en la economía mundial, debido a la crisis en los mercados de crédito y el incremento del precio del petróleo, podrían dejar sin trabajo a cinco millones de personas. 
Medio Oriente y África del Norte registraron el año pasado las tasas más altas de desempleo, seguidos por América Latina y el Caribe. El Instituto Nacional de Empleo (INEM) en España hizo notar que en le mes de julio, el desempleo seguía en aumento y superó los dos millones 426 mil, la cifra más alta de los últimos 10 años.
En Cuba, con su socialismo, sucede todo lo contrario. Datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) ponen la verdad sobre la mesa:
   
                                 Ambos sexos                              
                                                                      Tasa de
                   Población                                 Actividad
                         en              Población       económica
AÑOS    edad laboral         activa                  (%)
   
2002          6.647,3             4.714,3               70,9
2003          6.654,9             4.716,6               70,9
2004          6.662,6             4.729,4               71,0
2005          6.679,9             4.816,4               72,1
2006          6.721,1             4.847,3               72,1
2007          6.721,5             4.956,3               73,7
   

Y si no bastara el argumento anterior. Aquí va otro detalle de la misma fuente:

                                    Ambos sexos
                                                                                 Tasa de
                                                                             desocupación
AÑOS         Ocupados     Desocupados                  (%)
   
2002             4.558,2             156,1                            3,3
2003             4.607,0             109,6                            2,3
2004             4.641,7               87,7                            1,9
2005             4.722,5               93,9                            1,9
2006             4.754,6               92,7                            1,9
2007             4.867,7               88,6                            1,8

 
  Esta es Cuba, a la que los detractores de la humanidad le piden cambios y democracia. No es perfecta, pero se parece mucho a los sueños de los que aspiran a las verdaderas riquezas humanas. Esas que no andan sobreruedas o titilan bajo el eufemismo de la droga. O la que cantan las moscas en los latones de basura donde los niños de la calle de casi todas las naciones de América Latina van a buscar el desayuno.
O la de los otros, de ese continente negro que se desangra en rojo con sus niños desnutridos, a quienes en una simple fotografía que circula entre los millones de imágenes por Internet, usted, yo y cualquiera le puede contar los huesos del costillar y el esternón.
Decir Cuba es hablar de niños sanos, aunque no duermen en cunitas doradas con localizadores externos. Es sentir calor humano por las cuatro esquinas, que se traduce en auxiliar a un extraño hasta movilizarse una comunidad entera para atraparle el cerdo que se escapó del corral del vecino y, con esta misma vehemencia, levantarse un domingo de descanso para desyerbar las áreas públicas, pintar las aceras y sanear la cisterna de los edificios multifamiliares.
O marchar al trabajo en jornada voluntaria. Es hacer un chiste del pan que llegó tarde, pero sentirse feliz con el sorbo de café, aunque esté mezclado. O es esto de ahora mismo, al filo de las tres de la mañana cuando escribo estas líneas. Sí, esta algarabía que lleva un grupo de jóvenes por la calle, que trae a la madrugada letras del último ritmo que disfrutaron en la Plaza Cultural…Conga, que rico, conga…ehhhhhhh.
Es desmesuradamente demencial tanta puntilla en el ojo equivocado. Bueno, siempre los excesos terminan en paranoia. El imperialismo y sus demoníacos conductores padecen de gota...de la gota fría. Y Cuba, por suerte, es un eterno verano y el sol, por tanto, llegó para quedarse.

24/08/2008 17:13. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

CRITERIO

20080819001203-manosr-love.jpg

Amor por amor

Por Graciela Guerrero Garay

Hoy muchos dicen que murió el amor. Y es una pena que algunos se dediquen a comprar la propaganda de los descreídos, en tiempos en que solo el AMOR humano nos salvará de las bestias. Empero, la suerte quiere, junto a la voluntad de los que apuestan por multiplicar los panes y los peces, que las evidencias crezcan y haya materia sólida y hechos loables de que son más los que aman que los que odian.

Venezuela es una prueba tangible. América, con su voz de paloma en franco vuelo, poco a poco, da síntomas de que más temprano que tarde será una como lo predijo Martí. Claro, no es una victoria de ahora para ahorita. No faltan los jinetes del Apocalipsis ni quienes tienen sangre tipo $$$$$  con licencia para matar y acuñar todas las bajezas de la Caja de Pandora. Sin embargo, contra todo pronóstico malévolo, tocamos con la mano (léase corazón) lo real maravilloso de nuestros pueblos, tal como bautizó Carpentier ese sortilegio de la identidad latinoamericana.

Por estos días el AMOR por AMOR se nos entrega en casi todos los barrios de Cuba y la provincia de Las Tunas. Llega con rostros de seres queridos o con el Médico de la Familia, o el hijo del vecino. Son los galenos nuestros que hacen historia y humanidad en la tierra de Bolívar y andan de vacaciones. Pero también están los especialistas del INDER, los colaboradores del MINAZ, los periodistas, los especialistas de otras disciplinas que abren ventanas al sol y los miles de venezolanos que vienen acá para recibir esa hermandad que los cura, enseña y salva.

Se cree en el bien, se concibe un mundo mejor, se demuestra que se puede dar más y más. Se aprende que la sonrisa de un hombre, no importa raza, religión u oficio, hay que alimentarla con dignidad ciudadana o se le puede dibujar para siempre en sus pupilas al respetarle sus derechos o darle su lugar.

La Operación Milagro, Esperanza... la Misión Robinson... Barrio Adentro... están ahí, en Cuba y en Venezuela para poner los puntos a las íes y patentizar que no es cuestión de geografías ni cánones políticos, ni intereses de clases o desafíos de a porque sí. Es AMOR. Es humanidad. Es Patria. Es deber de persona a persona. Es el bien que todos llevamos dentro y que debemos dar antes de que la muerte nos empuje a los silencios mortales. Es la única manera, y nunca crea otra cosa, de vivir eternamente en nosotros.

Porque el que anda con pie derecho, el que siembra, el que deja de ser y se comparte, esté donde esté, será eterno. Y no esa eternidad que no se ve, sino aquella que pervive en el recuerdo de los hombres que quedan y agradecen y que comprenden, para bien común, que significa, sin discursos de más, los demás de los demás.

La solidaridad humana no es un mito. Es un hambre del alma y solo se sabe cuanta felicidad y compromiso engendra al hacerla tangible. Es la luz con que podemos hoy, todos, decirle NO a la guerra, al desamor, a la ambición, al yoismo... desde nuestra propia puerta. Y jamás será exclusiva de grandes líderes o celebridades. Es inherente al más simple ser y tiene la gloria de convertirse y hacer huellas con un sencillo y cortés “Buenos días”. Aunque le parezca increíble, así  también se hace revolución en estos tiempos modernos.   

 

19/08/2008 00:12. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Los cambios en Cuba

20080813164316-medicina1-cuba.jpg

Siempre la “puntilla” en el ojo equivocado (II Parte)

Por Graciela Guerrero Garay

Cuba es otra, aunque “afuera” – sobre todo para los de la derecha mal parqueada- marcha atrás todos los días. No tengo que mudarme para la metrópolis de La Giraldilla, la populosa Ciudad de La Habana, para notar los cambios en mi país.

Desde 1959 estamos cambiando. Hace medio siglo, vivimos en constante transformación. Pero la gran prensa no lo nota, al menos públicamente. Y un grupo de los nacionales que emigran, no solo para los Estados Unidos, padecen de amnesia. Es bochornoso leer los comentarios que dejan en los blog o los medios que “informan” sobre la Isla, antes, ahora y después.

La ¿pueril? omisión es casi perfecta, sino fuera porque el mundo sabe lo que sabe. El discurso del 26 de Julio, en Santiago de Cuba, lo bautizaron “como un cubo de agua fría”, sencillamente porque Raúl Castro resaltó los esfuerzos y todo cuanto se hace por resolver el problema del acueducto en la llamada segunda capital cubana.

No hay un punto y seguido para destacar la diferencia: en el mundo carecen de un abastecimiento constante del preciado líquido casi 1.200 millones de personas. En esta bloqueada nación, con una economía que aún no sale del impacto recibido en la década del 90 y de cara a una crisis mundial que pone en peligro, incluso, la vida en la tierra por estar comprometidos y bajo el designio de los poderosos neoliberalistas imperiales hasta los alimentos, dará, en un plazo de dos años, agua corriente, 24 horas, a los habitantes de la Ciudad Héroe: 423 mil 392.

Ese bienestar social que hoy no puede asegurar casi ningún país de este mundo, no presupone un cambio, no apunta al desarrollo. Elemental Watson, como diría Holmes. Reconocerlo valida al socialismo, abre ventanas de esperanza para los pobres de las favelas brasileñas. Haría saltar de alegría a miles de haitianos y en África, quizás, hasta se decrete una fiesta nacional.

Pero como se trata de Cuba, nada se transforma. Subrayo, no tengo que mudarme para La Habana, aunque solo el Programa de Restauración del Centro Histórico de La Habana Vieja, impulsado por el Comandante Fidel Castro en pleno Período Especial (surgido ante el derrumbe de la Unión Soviética), demuestra al mundo – como ha testificado Eusebio Leal, el Historiador de la Ciudad -, los muchos valores éticos, culturales y sociales que cultiva nuestro proyecto.

Las Tunas, mi ciudad natal, es obra viva de cuánto hemos cambiado y cambiamos a diario. Somos la Capital Iberoamericana de la Décima, la Capital de la Escultura, la cuna de los Derivados de la Caña. Éramos un pueblo analfabeto, campesino, sólo atravesado por una carretera central de Oriente a Occidente y viceversa.

El marabú campeaba por los cuatro puntos cardinales. En 1735, como la Parroquia de San Jerónimo, reunía a unos 700 habitantes. Hoy somos 533 mil 127 en la provincia y en su capital, del mismo nombre, viven 192 mil 967 tuneros. Su primer cine lo tuvo en 1905 y la luz eléctrica en 1913, Cero industrias al triunfar la Revolución. Ahora podemos hablar de gigantes sideromécanicos como la Empresa de Estructuras Metálicas y Aceros Inoxidables y la Fábrica del Mueble, por mencionar algunas con rublos importantes y créditos ganados en el mercado nacional e internacional.

Contamos con un hospital en cada uno de los ocho municipios, que prestan todos los servicios  con personal especializado y equipamiento de última tecnología. En el siglo XIX solo existía una casa de socorro. Hasta 1959 ejercieron la medicina, casi siempre de tránsito y cobrando la consulta, 58 galenos. Esta provincia, preñada de curanderos, brujos y espiritistas para “sanar” al pueblo a lo largo de su historia, tenía mil 258 Médicos de la Familia en el 2001, con un total de 229.7 habitantes por médico.

En el recién concluido curso escolar obtuvieron el título otros mil 170 médicos, estomatólogos, enfermeros y tecnólogos en las diferentes especialidades. El cambio más notable es que, justamente, se graduaron en la Facultad de Ciencias Médicas Doctor Zoilo Marinello de esta provincia, fundada también con la Revolución hace 26 años y de la que han egresado 11 mil 120 especialistas. Jamás fue posible con los anteriores gobiernos.

Tal panacea evidentemente humana y altruista permite hoy que una de las más subdesarrolladas regiones cubanas tenga una tasa de mortalidad infantil inferior a cinco por mil nacidos vivos, por debajo de la media nacional de Cuba, reportada con la tasa más baja entre las naciones del Tercer Mundo y comparable con las altamente desarrolladas.

En Singapur, las estadísticas cuentan que en el 2001 había 424 enfermeros cada 100 mil personas. En mi terruño, ese mismo año, la cifra llegaba a 621,0. Belice, al que superamos en población, la tasa de mortalidad en menores de cinco años por mil nacidos vivos (2006) es de 16, en tanto acá, un quinquenio antes, era 9,3. Esto pasa con el socialismo. No sucede en Estados Unidos. Allí 50 millones de norteamericanos carecen de acceso a los cuidados médicos o a las redes de seguridad. Ni tampoco uno encuentra referencias al "desorden" en las pocas noticias acerca de Honduras, África Sub-Sahariana y otras naciones del Tercer Mundo donde las mayorías carecen de alimentos, educación y cuidados médicos, testifican en un artículo Saul Landau, del Instituto para Estudios de Política, y Nelson Valdés, profesor Emérito de la Universidad de Nuevo México.

Solo los ingenuos, los despatriados, los que se adhieren a cualquier goma de mascar y creen que su ombligo es el más importante y el único con derecho a tener una comida sana, un pupitre en un aula y una cama hospitalaria pueden negar que este país, Cuba Socialista, está en constante cambio. Lean diccionarios quienes los califican de periféricos, intrascendentes o colorete doméstico.

Aquí, con la Revolución, ninguna madre ha tenido que ir a una plaza y levantar pancartas con fotos de familiares desaparecidos. No muere un niño por hambre. El pueblo va al hospital hasta por un simple dolor de cabeza. Y no le cuesta nada, como tampoco la más complicada de las intervenciones quirúrgicas.

Ir a la escuela, desde los cinco años o una guardería infantil, al primer año, es tan común como ver volar las mariposas, contemplar el romántico guiño de las estrellas o encontrar gorriones en todas las aceras y ciudades.

Un amigo, que vive muy bien en New York,  pero no usa banderetas como los caballos, duerme añorando un pedazo de cielo limpio, que no lo neutralicen las grandes luminarias, la publicidad que ponzoña a los millones de desempleados que jamás podrán comprar un Mercedes ni pagarle al perro que no tienen – porque tampoco pueden mantenerlo – un hotel para irse de vacaciones.

La gran prensa no lo dice. Eso sería cerrarse el juego. Ese juego sucio, macabro, desleal, injusto y draculeano que no considera personas ni a sus propios nacionales. En Estados Unidos y España hay muchos excluidos que pueden hacer el cuento.

                                              (Continuará en próximas ediciones) 

13/08/2008 16:43. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Ecos de un Parlamento

20080805190254-banderaa.jpg

Siempre la “puntilla” en el ojo equivocado (I Parte)

Por Graciela Guerrero Garay

La fétida esclerosis vuelve sobre los mismos caminos. No es retórica. Es una realidad abominable, que exige, por deshonesta, enfrentarla con elemental principio profesional, humano y ético. Callar, nos hace cómplices.

El silencio, hoy, debe ser la última alternativa posible de quienes llevan con algún respeto su vestimenta americana y han aprendido, de algún modo, que cuando se habla de unidad para salvar la tierra, defender las mayorías y vivir lo que nos queda como seres inteligentes y avanzados en la escala biológica, hay que gritar la verdad por los cuatro vientos, aunque parezca increíble.

El gobierno de los Estados Unidos y sus  fervientes servidores no aceptan otra cosa que no se parezca a ellos, aunque, cualquiera, con un mínimo sentido común y en la línea límite de normalidad psíquica, se percata del fin y las causas. Por tal de vender su superioridad, arrastrar todo lo que se pueda y anexarse aliados, canjean hasta a quien los sacó del vientre.

Lo cochino del caso es que mucha gente inteligente todavía cree en el ya, por suerte, colapsado “modelo de vida americano”, NO de América, léase bien, sino de los Estados Unidos. A mi me gusta respetar, para que se me respete, aún cuando no coincida con los puntos de vistas “ajenos”.

Empero, las náuseas son inevitables al leer tanta opinión de pacotilla sobre Cuba, que ahora – aunque es una vieja y gastada lucha- toiticos le proponen cambios, le auguran encrucijadas, la ven en tres y dos y se la cuestionan cual filósofos del  siglo XXV, así de lejito en el calendario por aquello de que tiempo futuro debe ser mejor, incluida la filosofía.

Nada tengo contra esa nación y mucho menos contra sus habitantes. En ese país viven muchas personas a las que quiero y valoro por sus virtudes humanas e, incluso, por el noble afecto y admiración por Cuba. El pueblo norteamericano no es el problema, amén de algunos resentidos, otros comprados y los más confundidos.

Entiendo – o creo entender- que derecha e izquierda tipifican la esencia de la ley de “contrarios”. En asuntos normales, algo está de este lado o del otro, pero en asuntos políticos, se forma el fanguero, sobre todo si el país se ha ganado con mucha dignidad, sacrificio, balas, sudor y lágrimas el bautizo de ser Faro de América Latina, acabó con el analfabetismo, convirtió los cuarteles en escuelas, electrificó los montes y poco a poco, en la medida que ha podido, modernizó los más apartados pueblitos de su geografía.

Calzó al campesino, construyó caminos, hizo puentes, repartió equitativamente la comida…hizo y hace tanto esta Revolución de Fidel Castro, que sería interminable este artículo. Y no es perfecta, nunca, ni la más alta dirección del país ha hecho tal asunción, todo lo contrario.

Quien de verdad, sin ego ni tramoya de credo, conoce su historia y es imparcial y justo al valorarla, tiene que decir que en cada discurso público, a cualquier nivel, o en cada análisis de una simple empresa con sus trabajadores, en la cuadra con los Comités de Defensa de la Revolución o la Federación de Mujeres Cubanas, prevalece la exhortación al mejoramiento, la crítica a lo mal hecho.

Esa es una de las tantas razones por la que existimos como proyecto socialista a pesar de tanta guerra de todos los colores a las que nos hemos enfrentado. Y también hemos ganado porque somos mayoría, duela a quien le duela, amén de algunos desagradecidos, otros ambiciosos y los que han decidido partir por mejorar sus vidas.

No se sabe cuantos pagan un precio mucho más alto, del que se quejan tienen acá los productos agrícolas en los agromercados. Al menos, en estos, si no llega a los 20 pesos para la libra de carne de cerdo, puede llevar la media, por diez. En el exilio, tengo varios testimonios, a la nostalgia, por ejemplo, no han podido ponerle precio y menos matarla con una coca cola o arrellanados en voluptuosas butacas de damasco.

Hablamos de cambio…pues, sí, en Cuba hay, con Raúl Castro, como también los hubo con Fidel Castro, muchísimos cambios.  

                                                        (Continuará en próximas ediciones)

05/08/2008 19:02. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Aniversario 55 del 26 de Julio

20080727100728-mraul2.jpg

Muy bien recibido por los tuneros el discurso de Raúl Castro

·        Su objetividad de análisis, los tópicos tratados y la seguridad y confianza de la Revolución en el pueblo y de este en su Revolución, resultaron criterios recurrentes en la opinión de los tuneros sobre el discurso central del Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la velada político cultural por el Día de la Rebeldía Nacional, efectuada en Santiago de Cuba

·        Muy atentos a la transmisión del acto por las cadenas nacionales de la Radio y la Televisión, Cuba entera siguió el homenaje al acontecimiento histórico del 26 de julio de 1953, fecha en que Fidel y sus compañeros de lucha asaltaron los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en decisión definitiva de liberar a Cuba de la tiranía de Fulgencio Batista y lograr la independencia  de la Isla

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (27 de Julio) – En la medida en que discursaba Raúl Castro Ruz, Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la velada político cultural por el Día de la Rebeldía Nacional, efectuada en Santiago de Cuba, se notaba en el barrio el parabién a sus palabras en este oriental territorio de Las Tunas, a unas escasas cuatro o cinco horas de la Ciudad Héroe, sede de los festejos por el Aniversario 55 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo.

Mis vecinos, de diferentes orígenes sociales y profesiones, se acercaron para hacerme notar su respaldo al llamado de hacer bien todo lo que cada cual tenga que hacer en función de su trabajo y la sociedad, al tiempo que compartían sus análisis sobre la situación de la crisis que sacude al mundo de hoy y sentían seguridad de que la Revolución hará todo lo posible por reducir sus efectos sobre el pueblo, tal como aseguró el General de Ejército.

Múltiples llamadas telefónicas de amigos, en diversas partes de la ciudad, me reclamaban que escribiera sobre el apoyo total a las palabras de Raúl y elogiaban, una vez más, su precisión, objetividad, claridad y naturalidad de expresión, tanto para la crítica razonada y previsora, como para el elogio a los incontables y difíciles esfuerzos acometidos para paliar las amenazas constantes de Estados Unidos, el cruel bloqueo económico impuesto por su gobierno y la sordera de las naciones poderosas a las urgencias de las grandes mayorías del planeta.

También por vía telefónica, con colegas y familiares de otras provincias del país, como La Habana y Santiago de Cuba, ratifiqué que este estado de ánimo envuelve a la nación, pues no hay dudas de que solo un país con un proyecto socialista como el nuestro puede testificar hoy que la gran urbe del oriente cubano tendrá agua para todos sus habitantes en el corto plazo de dos años, en tanto en el mundo carecen de un abastecimiento constante del preciado líquido casi 1.200 millones de personas.

La reanimación de numerosas instalaciones que mejoran la calidad de vida de la población, la reconstrucción y ampliación del acueducto, viejo y grave problema en Santiago, debe quedar resuelto en el 2010 definitivamente, aseguró el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, luego de hacer una pormenorizada explicación de todas las obras e inversiones que se han realizado, y realizan, para garantizar el abasto de agua diario a la población. La certeza de esta noticia se sumó a la alegría por el nuevo aniversario de la gesta moncadista.

En una palabra, tuneros y cubanos, apoyan, aplauden, confían; lucharon, luchan y lucharán siempre, en grandes mayorías, para que las ideas del invicto líder Fidel Castro, sus compañeros de ideas y armas, sigan con esta Revolución de los humildes y para los humildes –como también testificó Raúl- porque el camino lleno de piedras se puede andar.

Y la pintoresca gracia de mi vecino Jorge lo recoge de manera muy criolla: escriba, periodista, que el caimán no le teme a los caimanes. Vamos palante. Este sentir humilde es la síntesis de ese espíritu de paz y gloria que embarga a los cubanos antes y después del Moncada, con discursos como esté y tantos otros.

Sencillamente, porque la esperanza, la verdad y la vida misma, con sus rosas y sus espinas, nos hacen sentir seres humanos. Y si nos comparamos, somos muchísimo mejor que millones de los que viven hoy en este pequeño planeta, como alegó también Raúl. El Moncada encontró la luz y la mantendremos encendida.

 

27/07/2008 10:07. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Jubilación en Cuba

20080721183852-campsino-cuba.jpg

El grano de maíz

Por Graciela Guerrero Garay

La confirmación de que la jubilación en Cuba se extenderá hasta los 65 años, para los hombres, y 60, para las mujeres, no todos la hemos recibido como debe ser. El rumor andaba por ahí hace algún tiempo y, tal vez por esos efectos negativos que trae aparejado, la falta de información y los imprescindibles argumentos, ahora su aceptación resulte más compleja y susceptible de diversos análisis y lecturas.

La Primera Sesión de la VII Legislatura del Parlamento fue objetiva al explicar las razones que sustentan los cambios de la legislación vigente y la presentación del anteproyecto de la nueva Ley de Seguridad Social. El Presidente de Cuba, Raúl Castro, pormenorizó, con frescas y precisas estadísticas, la necesidad de su aplicación. Ahora la CTC convoca a todos su afiliados a un franco debate a partir de septiembre, para finalmente someterla a aprobación en diciembre.

No “cae del cielo” ni es un cambio decidido “porque sí”. Tampoco es para beneficiar a unos ni perjudicar a otros, como reflejan algunos criterios en los sondeos que avalan la redacción de este artículo. Lo que sí encierra es un sacrificio mayor de los padres y los abuelos de hoy por los hijos y los nietos de mañana. En una palabra, es la garantía, previsora, justa y racional, de la familia cubana, nuestra, de lo que queda de siglo y los que vendrán.

No es golpe de efecto. Es una urgencia de nuestras propias vidas, de la tranquilidad futura, y no muy lejana. Y omito, ex profeso, lo que significa para la nación, el deber social, moral, ético y humano que tenemos con ella, y lo que debemos agradecerle por tener y ser lo que somos, aunque no alcance la cuota, los precios estén por encima de nuestras capacidades económicas, casi toda la red de servicios tenga un descocido, haya insuficiencias, carencias y cuanta dificultades vivimos a diario.

Y lo omito, justamente, porque no hay una familia en Cuba que no tenga algo que agradecer a esta Revolución. Y el que lo dude, busque su raíz. Muy pocos de nuestros abuelos y padres fueron ricos y poblanos, aunque hoy, lamentable y superficialmente, algunos digan que con 20 pesos antes comían carne todos los días. Puede ser, vamos a decir que fue, pero habría que preguntarse entonces, ¿cuántos profesionales había en la casa? ¿Cuántos iban a un hospital por un simple dolor de cabeza, llevaban la receta al administrador de su centro de trabajo y cobraban el salario del día?

Hay cosas y cosas, no debemos confundirnos. Y hay que saber llevar a la balanza muchos detalles y hechos esenciales. La vanidad y el acomodamiento no compiten con los auténticos valores espirituales que garantizan la mínima realización del hombre. Es egoísmo pensar que aportar unos años más de esfuerzo laboral por el país y por las generaciones que vendrán, es “explotación o salir del trabajo para el cementerio”, como me expresaron algunas de las personas a las que pedí opinión.

No hace falta dar “teque” para convencer a nadie. No es mi intención ni me compete. Solo apelo a que se profundice en los argumentos, la verdad, la objetividad y la justeza que encierra el anteproyecto de Ley de Seguridad Social. No desampara a nadie. Se aplicará de manera gradual. Se someterá a consulta popular. Surge cuando el mundo cambió, la sociedad se está perfeccionando, estamos intelectualmente más preparados, hay mejor y mayor soporte tecnológico y toda una voluntad política y estatal de satisfacer cada vez más nuestras mismas demandas.

Pero no todo puede ser por arte de magia, pura complacencia o cuando lo queramos. Ni en el orden personal esto es posible. Se han cometido errores, que oportunamente se han reconocido, se combaten y se seguirán enfrentando por parte del Estado; más, muy pocos de nosotros, podemos sentirnos ajenos a los mismos. Las más de las veces, pedimos lo que no damos.

Lo cierto es que Cuba, aunque sea difícil creerlo – quizás mirando el viandero escaso y los menudos también – ha logrado, con todas nuestras imperfecciones a cuestas, una esperanza de vida que solo algunos de los países desarrollados ostentan. La realidad es que la tasa de natalidad está muy por debajo de lo que necesitamos para un reemplazo laboral consecuente en los próximos años. La verdad contundente es que si no se trabaja no hay economía y, sin esta, cero todo.

Saber que para el 2025 existirán unos 770 mil cubanos menos en edad laboral y que se jubilarán más de los que se incorporan al trabajo, es un número para adoptar medidas rápidas si se piensa en el bienestar social y, sobre todo, en los derechos de estudio de esa niñez que necesitará un pupitre para entonces y, por consiguiente, ser mantenida para poder ocuparlo. Igualmente está ahí la garantía y la chequera de los ancianos, su calidad de vida, su atención. Y esos viejos seremos nosotros.

Raúl desnudó las cifras: podemos vivir 77, 97 años como promedio;  76 los hombres y 80,02 las mujeres; y eso significa que Cuba está entre el 25 por ciento de la población del planeta cuyos niños tienen potenciales aspiraciones de llegar a los 77 o más años de vida. ¿Hay o no inmediatez en cambiar la actual legislación? También habrá que cambiar muchas otras. Cada una en su momento, con su grado de prioridad, con su rango de alcance, con su prominencia colectiva.

Vale que reflexionemos con profundidad. Hay otra verdad contundente. La mayoría de los que se jubilan hoy buscan contratos, trabajan por cuenta propia e, incluso, entran al mundo de la ilegalidad. La razón es económica, el fruto es individual. Muy poco recibe de vuelta el país por este “extra geriátrico”.

Si cada quien hace bien lo que tiene que hacer, si dejamos de pensar “en la izquierda y el negocio” como medio de solventar las carencias domésticas, si maximizamos el nexo de pertenencia con nuestro trabajo y la sociedad, si trastrocamos el “yo por nosotros”, y no sacamos tantas cuentas con el índice para el pecho, recuperaremos el estatus económico que nos permitirá bajar los precios e incrementar los salarios.

Hay mucho paternalismo, estamos muy mal acostumbrados y el mundo, desgraciadamente, está girando contra la humanidad. Cuba sigue con proa a la esperanza. No la ajena, la nuestra. En grandes momentos hay que tomar grandes decisiones, gusten o no. El ego no puede ganarle espacio a sumatorias mayores.

Ahora mismo acabo de confirmar, por estadísticas de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que hay 854 millones de personas que se acuestan sin comer o mueren por culpa del hambre por todo el planeta. Basta saber que en América Latina y el Caribe 36 millones que residen en el campo lo hacen bajo una extrema pobreza.

La FAO informa, asimismo, que existen 36 países que necesitan ayuda exterior para solucionar la crisis de inseguridad alimentaria. En unos 30 se reportaron disturbios sociales por causa del incremento de los precios de la comida. En Haití hubo cinco muertos y 200 heridos.

¿Es esta la realidad y el país que le debemos dejar por herencia a los hijos que vendrán? Para el 2025 mi nieta tendrá 17 años… ¿acaso me asiste el derecho de privarla, desde ya, a que ingrese al preuniversitario? ¿Alguien lo tiene para mutilarle el privilegio que yo misma disfruté? En septiembre se abrirá el debate con todos. No nos olvidemos del grano de maíz.

 

21/07/2008 18:38. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

Sesión Primera de la VII Legislatura del Parlamento en Cuba

20080712082942-tunas.gif

Con los pies en la tierra del pueblo

·        Otra vez esta Isla Antillana demuestra que su proyecto es popular, racional y perspectivo para todos los cubanos, sin levantar expectativas que enrumben los análisis hacia derivadas inalcanzables a corto, mediano  y largo plazos.

·        La solución a los problemas del país y el acercamiento real del trabajo de los diputados con los diversos sectores sociales, fue punto elemental en la agenda de esta primera sesión ordinaria, a la que asistieron más de 600 diputados y concluyó este viernes

·        Raúl Castro Ruz, Presidente de Cuba, clausuró de manera magistral y diáfana la importante reunión, en la que laboraron las doce Comisiones Permanentes de Trabajo y se evaluó el acontecer nacional con una visión abarcadora, analítica e integral

Por Graciela Guerrero Garay

A Cuba y sus dirigentes nadie puede quitarles el mérito de estar identificados totalmente con el pueblo y sus problemas. Lo que no quieren entender los fascistas, contrarrevolucionarios, imperialistas y mercaderes del poder, el neoliberalismo, la globalización del hambre, la pobreza y el genocidio humano es que mientras ellos estén en algún lugar del mundo, por pequeño que sea, resolverles las demandas a las grandes masas, que son pobres y multiplican ENE veces el número de ricos, es cada día, por culpa de ellos mismos, una misión muy riesgosa y una tarea arduamente difícil.

Más, si esa nación está bloqueada injusta y cínicamente por casi medio siglo, se llama Cuba, pertenece al Tercer Mundo y es una isla, con un proceso revolucionario probado a golpe de sudor y dignidad política y única en la tierra con un proyecto socialista, por demás atacado económica, ideológica y socialmente por el satánico gobierno imperial de los Estados Unidos.

Con estas verdades y la diáfana voluntad que, también por medio siglo, distingue el andar del Parlamento Cubano, se abrió la Primera Sesión Ordinaria de la VII Legislatura, con una agenda de trabajo integradora, a tono con las urgencias de las transformaciones que acontecen en la nación y las horribles tensiones que penden sobre los pueblos de América en este siglo XXI. 

Las necesarias modificaciones a la Ley de Seguridad Social, vigente desde 1980, demuestran el interés del gobierno por acercarse cada vez más a los momentos actuales y transformar todo lo que contribuya al mejoramiento ciudadano, impulse el desarrollo y acorte distancias en el empeño de elevar la calidad de vida, revalidar los resultados productivos, darle valor al salario y hacer un país equitativo y coherente con las esencias de sus ideas: el verdadero marxismo – leninismo.

Alargar los años de jubilación, las mujeres a los 60 y los hombres a los 65, lejos de significar explotación, humillación y manipulación estatal de los recursos humanos, es pensar en esa empleomanía y reconocer sus potencialidades. Es mirar a las generaciones del futuro con una verdad irrefutable: en Cuba la esperanza de vida, hoy, es de 77, 97 años, según estudios estadísticos que abarcaron la etapa 2005 - 2007.

Pero también es resultado de una reflexión profunda y real del desarrollo demográfico, el que arroja que para el 2025 existirán unos 775 mil ciudadanos menos en edad laboral, propiciados por esos altos índices que testifican una vida de 76 años, para los hombres, y 80,02 para las mujeres,  contra una tasa de natalidad baja, que marcó en el 2006 el mayor déficit de las últimas seis décadas.

El Presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, fue preciso: este privilegio que disfrutan por igual los cubanos nos sitúa dentro del 25 por ciento de la población del planeta cuyos niños pueden aspirar a vivir 77 o más años y nuestros compatriotas viven cinco años más del promedio de latinoamericanos y caribeños.

Mirar de frente esta realidad – muy positiva y humana amén de la tendencia de envejecimiento de la sociedad --, da fe de cómo se acrisolan las dificultades y se llevan a la palestra pública con meridiana claridad y democracia, todo lo contrario de lo que difaman y quieren vender como imagen de esta Isla los monopolios de la información y la propaganda mediática.

Mientras Cuba, pequeña y bloqueada, dibuja su futuro con todos y buscando mejoras para sus trabajadores, los poderosos del mundo hablan de democracia y aplican terapias de choque neoliberales que se traducen en recortes de salarios, despidos masivos y cierre de cuanta empresa afecte intereses y plusvalía.

Ha sido una Sesión con los pies en la tierra del pueblo. La resuelta decisión de poner a producir todo el terreno disponible y factible para cosechar frutos y alimentos en momentos en que la hambruna afecta a 854 millones de terrícolas, no necesita palabras de más. No es solo voluntad política, es una estrategia que involucra desde la empresa estatal hasta el productor privado. Habrá parcelas para todo el que las haga producir, rápido y bien.

El pormenorizado análisis de las industrias sideromecánicas tampoco deja margen a las sombras. Los avances y las deficiencias se pusieron en la mesa con el mismo ímpetu. Cada cubano tuvo la oportunidad de verlo, oírlo y reflexionar al unísono. Cada diputado dio sus puntos de vistas, llevó el sentir de sus electores.

Raúl hizo una clausura digna de este pueblo y su socialismo irreversible. No por campañas, imposición ni caprichos de élites parlamentarias. Irreversible porque cada metro que se avanza, cada paso que se retrocede, el presente y el mañana, no tipifican codicias personales, competencia burda y aplastante, degolladora, apologista.

Inclaudicable porque es de mayorías, de obreros y campesinos, de intelectuales y domésticos, de gente constantemente inconforme a pesar de lo mucho que tienen en este mundo que comparte tan poco y no garantiza ya ni el aire puro.

Constante porque es Cuba, con esa gracia de dar a muchos con casi nada y de ganarse los aplausos de los locos cuerdos que aman a Martí, a Fidel, a Raúl, a los revolucionarios y sus revoluciones; de los que no dejan morir al Che Guevara y les ponen con fe flores a sus muertos héroes.

Saludable esta reunión de la VII Legislatura del Parlamento Cubano. Simplemente, porque no hay “caperucitas ni lobos”, sino un ejército de mosqueteros atrevidos y sinceros que, aún con el precio del petróleo por el techo, estar a 90 millas del más grotesco de los monstruos imperiales, sentirse amenazado con bombas y palabras, vivir bajo la austeridad de un Período Especial y ser enjuiciado y cuestionado mil veces por segundo, construye puentes y cantos a la vida.

Que el resto del mundo se mire y apueste. Nosotros ya apostamos.

12/07/2008 08:29. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Estados Unidos

20080627223811-estatua1.jpg

¿¡La mofeta del mundo tiene la Estatua de la Libertad!?

·        No es un chiste del más despistado. Es verdad. En la nación más guerrerista del mundo, la misma que se arroga el derecho de conformar una lista de países terroristas, condenar a Cuba y a su gobierno como dictadura y llamarse el paladín de los derechos humanos, un gobernador, Charlie Crist, de Florida, acaba de firmar un discutido proyecto legislativo que impone fuertes restricciones a las compañías autorizadas para organizar viajes y realizar envíos a Cuba.

·        No se confundan. NO le están quitando la libertad a los cubanos. Se la están quitando a su propio pueblo, los americanos. El Primero de Julio debe entrar en vigor y las agencias que prestan el servicio están obligadas a depositar bonos, por valores de hasta 250 mil dólares, para requisitos operativos y otros 2 mil 500 por honorarios de registro.

·        La prensa americana y, fundamentalmente, la que ve la paja en el ojo ajeno y no en el propio, cuando se trata de Cuba, América Latina y todo lo que venga contra su derecha, cuestionó aberradamente el levantamiento de algunas prohibiciones en la Isla y descalificó el hecho de que los cubanos pudieran tener acceso a los hoteles del turismo internacional, con frasecitas como “libertad ficticia” por la carencia de dinero. ¿Qué tipo de libertad le da ahora Crist a sus votantes? ¿Tendrán dinero todos los cubano-americanos para pagar los viajes y poder ayudar a su familia? Bueno, puede que ya esté inventando también la “palabrita”, si todavía allí, otra ley del absurdo, está la Estatua de la Libertad.  

 Por Graciela Guerrero Garay

Disfruto el humor, pero lo serio es serio. Paradójico, absurdo, burlón, macabro, ridículo y hasta satánicamente risible es dar crédito de que la Estatua de la Libertad esté justamente en Estados Unidos. Claro, se vende dentro del paquete de “viajes exóticos” que promociona una página en Internet con dicha URL. Le viene bien, busque el término…extranjero, peregrino, chocante, extravagante...

Solo así vale un poquito todavía la joya arquitectónica, calificada como el regalo más costoso del mundo. NO voy a contar su historia, pues lo que realmente me cautiva es la farsante manera que tienen de honrar los gobernantes norteamericanos el corpus versus que motivó a Francia entregársela en 1886. Sepa – o refresque si lo sabe - que encontrarás con un monumento que sirvió como símbolo de esperanza y libertad para millones de inmigrantes que se dirigían a Estados Unidos buscando una nueva vida de paz y prosperidad.

Tal como lo transcribí de la Web de marras lo resalto y le agrego la noticia: el gobernador, Charlie Crist, de Florida, acaba de firmar un discutido proyecto legislativo que impone fuertes restricciones a las compañías autorizadas para organizar viajes y realizar envíos a Cuba. Curioso, ¿verdad? ¿Será este tipo de “libertad” de Crist la que quieren los cubano-americanos que se perjudican con sus regulaciones? ¿Qué piensa Francia del destino y el honor que le hacen en la Casa Blanca y sus tentaculos a su populoso y exclusivo regalo?

Lo mismo de lo mismo, no se confundan. El problema es Cuba, la rabieta y la impotencia. Pero la verdad no es la misma: Cuba no le está quitando el derecho de viajar, ni encareciendo los precios de viajes, ni de los envíos a ningún cubano- americano, a ningún americano. Se lo está quitando Estados Unidos. El daño directo, el arbitrario, el inhumano, el que mutila la voluntad de ser, amar, viajar, ayudar, mantener raíces, fomentar la familia, tener ética y dignidad civil, se lo está haciendo este señor Crist a sus votantes, a sus coterráneos,  al pueblo que representa, creo yo.

Es un asunto de mofetas, no hay dudas. Esto sucede en la misma nación que se arroga el derecho de conformar una lista de países terroristas y matar y agredir. La que condena a Cuba y a su gobierno de ser una dictadura y se esgrime como paladín de los derechos humanos. Mofetas clonando perpetuamente. ¡Si hasta las agencias tienen que informar regularmente al gobierno estadual sobre el volumen de su negocio, el número de pasajeros y las mercancías enviadas a esta Isla! Y el detalle, pagar hasta 250 mil dólares como requisito operativo y otros 2 mil 500 de honorarios.

La Cuba revolucionaria nunca pudo darse el lujo de contratar aerolíneas o comprar aviones para asuntos de paseos, por culpa precisamente de Estados Unidos, que ya en 1961 desembarcaba sus tropas mercenarias por Playa Girón pero, un año antes, la CIA hizo explotar el buque francés La Coubre en los muelles habaneros. Había otras grandes prioridades y necesidades del pueblo en qué invertir y repartir el presupuesto. Nunca viajar a otro país estuvo legislado por ningún lugar, como prerrogativa o interés individual de mero ocio.

Cuba no viola ningún derecho ciudadano sobre el particular. No se transgrede lo que no está prescrito. En Estados Unidos, sí. Pero Crist es Crist, otro “Buchito” más. Total, si en el país más guerrerista del planeta, el que mata lo mismo con bombas que con hambre a un niño, un anciano, que a su propio ejército, también vende, como una de las maravillas del mundo, a la Estatua de la Libertad.   

27/06/2008 22:16. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Cumbre sobre Seguridad Alimentaria en Roma

20080624064358-campsino-cuba.jpg

¿A cuál mitad del mundo se le matará el hambre para el 2015?

·        La reunión de la FAO fue valiente, en voz de su representante, Jacques Diouf, pero el capitalismo sigue vivo con sus políticas de consumo, mercado, explotación y desvirtuando toda manifestación de unidad en América Latina y en cualquier lugar donde asome un movimiento revolucionario por pequeño que sea.

·        La guerra mediática, la propaganda insidiosa, la manipulación de hechos, personalidades y líderes que tienen que ver con ideologías de izquierda se acrecienta cada minuto en los paquetes informativos de los grandes monopolios de la comunicación. Confundir a los pueblos es la meta esencial

·        Cuba, con su cada vez más cruento bloqueo económico por parte del gobierno de los Estados Unidos, tiene hoy una estrategia bien definida para el cultivo del arroz y garantizado el consumo de TODA la nación para el resto del año. Mientras, la gente se muere de hambre en gran parte del mundo.

Por Graciela Guerrero Garay

La Revolución Cubana puede tener cuantos detractores y desafectos les vengan en gana, pero es la única alternativa posible para la justicia social y el genuino proyecto que acaba, desde su raíz, la división de clases, la desigualdad, el hambre y la muerte para unos y la abundancia y la gula para otros.

En constante cambio, transformando y mejorando sus metas, tareas, decisiones, asumiendo proyectos cada vez más altruistas y humanistas y garantizando lo esencial del bienestar común, no hay dudas de que, aún con los defectos que se le puedan señalar, la mayoría por errores humanos y no políticas de Estado, es el sistema social que enaltece al hombre, le pone cara a cara con su destino y abre las puertas a su desarrollo íntegro, no más da el primer grito en este mundo.

Tener garantizado hoy la cuota básica de arroz para más de once millones de personas, incluyendo el que se destina,  en cientos de toneladas, a todas las instituciones de la Educación y la Salud Pública, los comedores obreros y el sistema de servicios gastronómicos, por citar algunos, lo vivifica sin comentario anexo. Mientras, hay 854 millones que se acuestan sin comer o mueren por culpa del hambre por todo el planeta. Basta saber que en América Latina y el Caribe 36 millones que residen en el campo lo hacen bajo una extrema pobreza.

No es secreto para nadie – y está demostrado con estadísticas y hechos concretos-, que el brutal bloqueo económico impuesto hace casi 50 años por el gobierno de los Estados Unidos es una de las causas que le sangran su economía y le obligan a erogar el doble, o más, del precio ordinario de los productos imprescindibles para su desarrollo y la subsistencia de la población.

Aún así, el hecho está aquí, en esta Isla bloqueada y amenazada, que tuvo que recurrir a un llamado Período Especial para contrarrestar los efectos de la desaparición de la antigua Unión Soviética y que durante casi dos décadas, con más frenesí que nunca, ha sentido todo tipo de ataques comerciales, políticos y sociales por parte del enemigo imperial y  de las reglas de un mercado internacional desigual e injusto para los países del Tercer Mundo.  Y si hablamos de los fenómenos naturales, ciclones, sequías, tormentas tropicales…es de notar el reto y la victoria.

Hay más. En Cuba se cuenta ya con una bien definida y diseñada estrategia para el cultivo del arroz, un cereal básico y preferente en la dieta del cubano. La esencia es reducir, en el menor tiempo posible, el 50 por ciento de los volúmenes que hoy se importan. Los recursos humanos y técnicos, altamente calificados, están y no será una utopía recuperar las 150 mil hectáreas que se necesitan y producían en los años 80, así como incorporar otras nuevas e involucrar a empresas especializadas de la Agricultura, ministerios afines, cooperativas, campesinos y los productores del conocido proyecto arroz popular o familiar.   

Con la reunión en Roma sobre Seguridad Alimentaria, en los primeros días de junio, se demostró que solo se podrá matar al hambre con un cambio en la correlación de fuerza de este mundo. O lo que es lo mismo, si el capitalismo continúa imponiendo sus recetas neoliberales, controlando el comercio y convirtiendo los alimentos en biocombustibles, crecerán hasta límites quizás impredecibles esas manitas desesperadas de los niños que hoy piden comida, la desnutrición, la muerte de cientos de millones de seres humanos y hasta el exterminio del reino animal.

Datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), difundidos por la Agencia Prensa Latina, testifican que en el 2007 la reducción del suministro de cereales contra una mayor demanda, disparó los precios sobre todo del maíz y el trigo. Para el cierre de ese año, el índice de precios de los alimentos promedió 210, un 41 por ciento más que los reportados en igual etapa que el anterior y en los cereales, específicamente, llegó a 172, de 126 en el 2006.

Revisar las estadísticas tuerce el alma de los que tengan alma. Ya Fidel  Castro Ruz, ese previsor e incuestionable estadista de todos los tiempos, lo sentenció con toda la crueldad que encierra desde 1992, en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en Río de Janeiro: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida; el hombre”.

Acto monstruoso, como también ha dicho el líder de Cuba y de los pobres. La FAO informa que existen 36 países que necesitan ayuda exterior para solucionar la crisis de inseguridad alimentaria. En unos 30 se reportaron disturbios sociales por causa del incremento de los precios de la comida. En Haití hubo cinco muertos y 200 heridos, pero aún así, con este horror sobre la tierra, en Estados Unidos el 30 por ciento de la producción de maíz se destina a biocombustibles y la fabricación mundial de etanol en el 2006 creció en casi cuatro millones de litros. El 90 por ciento se concentró en Brasil y Estados Unidos.

Y si fuera poco, Prensa Latina, vuelve a poner en blanco y negro la violenta realidad: los llamados biodiesel subieron a unos seis mil 500 millones de litros, de los cuales el 75 por ciento se elaboró en la Unión Europea. Otro dato desgarrador: la FAO considera que para el 2016 la demanda de maíz para biocombustibles aumentará doce veces.

Los esfuerzos cubanos por alimentar a su pueblo son inmensos y hasta hoy es el único país de América Latina que garantiza una cuota subsidiada, unos seis centavos de dólar, mediante una cuota racionada y constante mes por mes, al tiempo que los cubanos también pueden adquirirlo a unos 35 centavos dólar en forma liberada. Este proyecto cohesionado, humanitario, con voluntad política, con incontables presupuestos – los que hagan falta- buscando desde la mejora de las semillas hasta los altos rendimientos, da un nivel de seguridad alimentaria en la Isla que hoy ningún otro país del mundo tiene.

Los niños cubanos son los más privilegiados. Tienen una cuota adicional en las zonas de afectaciones climáticas y, los que por problemas de salud, requieren de dietas reforzadas, a un mínimo costo, asequible para los de más mínimo ingreso, la tienen ahí, en las llamadas bodegas, prácticamente en la esquina de la casa, en cada barrio.

Cuba no es una utopía. Es una realidad contundente y viable. El arroz jamás ha faltado a la mesa ni en los primeros años del cruento Período Especial. Ahora esta estrategia para sustituir hasta el 50 por ciento de las importaciones marcha bien y bien pensada. Vale mirar hacia la Isla grande las Antillas. El capitalismo está llevando contra la pared a organizaciones que hoy garantizan la nutrición de millones de infantes y seres humanos.

Josette Sheeran, directora del Programa Mundial de Alimentos (PMA) declaró que el alza de los precios de los alimentos y la consecuente inflación continuarán hasta al menos el 2010, “con ello se fomentará el hambre a través del globo y la anarquía en las calles de las naciones más pobres”, afirmó. Si no se sacude y mata la política fascista, consumista y neoliberal del capitalismo y los naciones que verdaderamente pueden matar la hambruna de la tierra, ¿a cuál mitad del mundo se le llenará el estómago para el 2015?  

24/06/2008 06:43. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Voces allende a Cuba

Otro chiflido de mono que pretende engañar al mundo

·        Recientemente en Madrid se celebró el II Encuentro Hispano Cubano y se concluyó que en Cuba no se respetan la libertad y los derechos humanos, y mucho menos los de la comunidad negra. Eso es mentira.

·        Los cultivadores del suceso son la Federación Española de Inmigrantes (FEIN) y la Federación de Asociaciones Cubanas Siglo XXI (FEDACI S.XXI). El nuevo ataque contrarrevolucionario se gestó en la localidad madrileña de Alcobendas. La guerra mediática se “agarra” otra vez de la única trilogía semántica que a Cuba y a los cubanos le sobran argumentos, hechos, vivencias e historias de vidas para desarmarlas: democracia – derechos humanos – libertad. 

Por Graciela Guerrero Garay

La ética no me deja escribir con rabia, pero la siento. El II Encuentro Hispano Cubano, realizado en la localidad madrileña de Alcobendas, España, no deja espacio para otro sentimiento, al menos para los que alguna vez, después de 1959, han visitado la Isla o viven en ella.

Cuestionar que en Cuba no hay libertad obliga, hasta a quienes sabemos de memoria el concepto teórico y práctico del término, buscar el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española para ver en qué “cuerda” están montados Federaciones como la FEIN y la FEDACI S. XXI. La misma de siempre. La “soguita” del descaro, de la manipulación, del billetito escondido, de la mentira mediática, de la propaganda sucia, del lacayismo, el nazismo y el imperialismo.

Dice la DRAE que libertad es f.Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. || 2. Estado o condición de quien no es esclavo.  NINGUNA del resto de las acepciones que enuncia puede revertirse contra Cuba.

Recientemente tuve el placer de conversar con un joven español y me contaba de cómo la política, tanto de derecha como de izquierda, se convertía en fuente de enriquecimiento de sus representantes. Hablaba del descontento general de los españoles y de lo que allí se falseaba la imagen de los cubanos. Yo vine con miedo –confesaba- y ahora comprendo que todo es propaganda contra Fidel y Cuba.

La gente es linda, sencilla. Vengo desde Pinar del Río y hay mucha tranquilidad. Nadie se ha metido conmigo y no hay esa miseria que dicen allá. Quizás los precios un poco caros, comparados con los nuestros en algunos productos, pero nada de acoso, de policías, de gente pidiendo limosna. Volveré pronto. Ya empecé a amar a Cuba y a esta paz y estas tardes tan bonitas.

Manuel no es el único extranjero que descubre, en apenas una semana en la Isla, como le ha envenenado la mente la “gran prensa”, que reproduce, politiza, tergiversa y mantiene con toda intencionalidad los titulares que acusan a esta nación de violar los derechos humanos. Todo en blanco y negro. “No hay libertad, hay dictadura, hay que exigir democracia, tenemos que defender al pueblo de Cuba”.

Soberanas y tendenciosas mentiras. Ahora este II Encuentro Hispano Cubano vuelve con más de lo mismo, pero agrega un “elemento” que nadie con dos dedos de frente y un miligramo de respeto a sí mismo se atrevería a decir ni entre parabanes. El cable que difunde la noticia expone: "racismo estructural, que se encuentra en todos los niveles de la sociedad".

Otra burda, satánica, oportunista y sofisticada mentira. Cuba es el único lugar del mundo que ha dignificado a la raza negra. Le quitó el grillete de la esclavitud y le puso, GRATIS, un cuaderno de clases en las manos. Le abrió la puerta de los hospitales y de todos los empleos posibles, desde los de más alta jerarquía política y social, hasta los elementales oficios a los que pudieran aspirar por su capacidad y voluntad.

Hoy el negro cubano, ese que en Alcobendas un grupo de enemigos de la Revolución trata de “dignificar” con las apologéticas e insulsas palabras de siempre, sin presentar argumentos ni evidencias, es ingeniero, médico, dirigente, arquitecto, economista y especialista u obrero calificado de cualquier disciplina u oficio. Y la mujer negra jamás, en estos 50 años con Fidel Castro y la Revolución, ha tenido necesidad de servir de doméstica y esclava sexual de los amos, patrones o señores ricos, que era la vida común de la mayoría antes del Primero de Enero de 1959.

Esta irrevocable verdad también se sabe “allá fuera”, en el “preocupado exilio” por el destino de Cuba y los cubanos. El mismo cable de EFE que cita la noticia deja constancia de ello: “La afirmación (…) que la sociedad cubana es "racista y clasista"  ha  provocado que dos exiliadas cubanas abandonaran el  encuentro, tras señalar que no estaban de acuerdo con este mensaje. Al parecer todas las manzanas no estaban totalmente podridas en esta caja de Pandora, pero sobre el particular ningún reportero indaga, cuestiona, profundiza, destaca.

De ese “racismo” que tiene la comunidad negra en la Isla dan fe mujeres como

Julia La O. Cuando la entrevisté para un 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, hace dos años, estaba lejos de concebir que su rico testimonio hoy abofeteé, escupa, desmienta y ponga en ridículo a Federaciones como las de marras y otras tantas que andan por este mundo, sobre todo en el norte imperial y su Casa Blanca.

Ella es símbolo y espejo de millones de mestizas, mulatas y negras cubanas. Este es el racismo verdadero, el que hay en esta nación, que garantiza que una mujer de su raza salga del monte, se supere, trabaje en lo que le gusta y tenga dos hijos, negros también, y uno sea Licenciado en Economía, y la hembra estudie el tercer año de la Carrera de Medicina.

Pero también hay muchas Albitas. Madres solteras que por obra y gracia de Fidel y la Revolución pueden criar a sus hijos sin la custodia paterna, llevarlos por el más leve signo de enfermedad a un consultorio médico, en el mismo barrio de residencia, a un policlínico, un hospital, realizarles todo tipo de análisis y aplicarles tratamiento especializado sin costarle UN CENTAVO. Y desde los cinco años, a la escuela gratis, con todo el material de estudio garantizado. Por demás, con la cuota básica de alimentos, mes a mes, segura hasta la muerte.

Nada más farsante, desentonado, arbitrario, decadente y podridamente demencial que afirmar que en Cuba los negros están marginados. Si una raza encontró los caminos abiertos para siempre fue esta. Es denigrante que cubanos, justamente negros, hoy traten de hacer ruido en tierras allende a su Patria. Es bochornoso, legítimamente bochornoso, porque entre los citados en el cacareo, al menos, hay uno que se de buena tinta que el título que ostenta se lo debe a esta Revolución. Tengo nauseas.

 

 

Texto íntegro de la entrevista a Julia La O

 

En cualquier esquina está una mujer gritando futuro... No importa el oficio o la profesión... ha decidido hacer por sí misma, su tierra y su familia. . una cubana que rompe el mito y desnuda la vida...

La gracia del secreto de Julia
Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: Alexis Peña López

Cuando ve partir a Marita el corazón le da un vuelco irreversible. Sonríe. No sabe a ciencia cierta si los recuerdos todavía duelen o son espejismos de un tiempo que se fue. Lo importante es ahora, aunque en sus pequeños y redondeados ojillos negros empiecen a despertarse los fantasmas.

Nací en Mayarí Abajo, en el poblado “Mateo Sánchez”, y la escuelita me quedaba a un kilómetro de la casa. Tremendo camino, muy malo, el fango me llegaba a la rodilla y la mayoría de las veces iba descalza a la escuela, con una mochila de saco, que mamá adornaba con tiras de colores. Pero yo iba cantando.

El sonido de un guayo fue el despertador de los amaneceres de Julia La O y sus seis hermanos. Su mamá no tenía otra opción que rallar maíz para sostener a los muchachos. Enero de 1959 todavía no estaba impreso en los almanaques de la época y el monte, monte era.

Soñábamos, mientras cargábamos agua del río, antes de ir a clases. Y ni te cuento de las pilas de leñas que buscábamos, entre arañazos y la zarza del campo. Había demasiada pobreza y no podíamos ver aún el cambio, a pesar del triunfo de la Revolución.

Sus manos hechas para el trabajo rudo y deprisa tamborilean sobre el brazo del sofá. El silencio la sorprende entre diálogo y diálogo. Un ciclón desbastador le asalta la memoria de niña campesina. Todavía le asustan las fuertes ráfagas y la lluvia intensa.

Casi perdemos la vida cuando el Flora. La ignorancia y la inocencia les ganaban al miedo. Realmente vivíamos silvestres. Yo empecé a crecer a los 12 años, cuando en 1969 otorgaron a las hijas de los campesinos, las becas para la escuela Ana Betancourt. Ahí empecé a querer a la Revolución, a comprender lo que era Fidel para los pobres como nosotros. Desde entonces doy la vida por esto.

Los ojillos negros empiezan a dilatarse en sus órbitas, como cuando estuvo cerca del Comandante en Jefe en aquellos lejanos años, que abrieron la vida al futuro a la negra de Mayarí. Con las “Ana Betancourt” cursó las dos primeras enseñanzas, y las grandes vegas de Pinar del Río anotaron en su diario el estreno de la escuela al campo y sus 15 años.

Fue inolvidable. Adornamos el campamento con hojas de tabaco y me adornaron también. Nos divertimos muchísimo y todas las muchachas que cumplían por esa fecha, lo celebraron. No tuve fotos ni vestidos caros, pero jamás olvidaré ese momento, que no se pone amarillo como las fotografías o se guarda en una gaveta. No siento menor mis 15 que los que celebran ahora. Fui feliz.

Para esta mujer la existencia no comenzó a destiempo. Su historia era la de cientos de chicas prácticamente analfabetas, que tuvieron la suerte de nacer en el monte y en cuna humilde.

Gracias a mi origen puedo decir que soy fundadora de las “Ana Betancourt”. De mis hermanas, dos son enfermeras. Ellas tuvieron que lavar y planchar duro para ayudar a la familia a sobrevivir, pero aprovecharon la oportunidad.

Yo empecé a trabajar en La Habana, en la fábrica textil Rubén Martínez y me hice técnico. Cuando regresé a mi pueblito ya no era la misma. Tenía un título. Era federada, traía mi experiencia laboral, mis ideas exactas de lo que sucedía en Cuba. Me ubiqué como Oficinista B y administré luego dentro del sector de Salud Pública. También fui jefa de servicios y, al venir a Las Tunas, trabajé en la policlínica Gustavo Aldereguía.

Un buen día apostó por sacarse el sueño que llevaba dentro. Siempre le gustó cocinar, ver la cara de los muchachos chupándose los dedos con un dulce de coco o un flan. Y decidió ser cocinera.

No es un oficio cómodo, porque exige muchos sacrificios. Desde que uno sabe que hay un evento, se esmera por darle creatividad y presentación a los platos, buscar los aliños que le vengan bien a cada alimento. Algunos te roban las madrugadas probando la sazón exacta, y hay que madrugar para que todo esté en tiempo, porque los horarios son la disciplina y el encanto de la buena cocina. Nada predispone más que una espera. Hasta en la casa deberíamos respetar estas normas.

En la Brigada de Servicio de Gastronomía se siente realizada, feliz y segura de que es mentira el mito de que son los empleos quienes hacen importante a las personas. Todo es necesario en la vida y la “gracia” de ser la teje cada cual en el lugar donde decidió echar su suerte o, quién sabe, si sembrarle la suerte a los demás.

El amor se puede entregar en cualquier puesto de trabajo. Es verdad que a los cocineros muy pocos les ven el rostro, pero todos saben que están allí y que lo que degustan salió de sus manos, de su talento. Ser cocinero de verdad es una tarea de renovación constante, de creatividad. Si obtuve categoría de Relevante en los Forum de Ciencia y Técnica creo que ha sido por mi dedicación a que todo quede bien y bonito.

Las manos vuelven a tamborilear sobre el sofá. Le confirman que es la segunda vez que su rápido actuar prevé un delito en la comunidad. Ella es así, hiperactiva, ocurrente, risueña y dada a tender sus manos a quienes lo necesitan. Más de 20 donaciones de sangre y su condición de Vanguardia Provincial hablan de sus esfuerzos, que también dejaron huellas cuando un grupo de alumnos de la ESPA, donde estudia su hija 12 grado, donó juguetes para los niños afectados de cáncer, en el  pediátrico Mártires de Las Tunas.

Mi tesoro son mis dos hijos. Marita quiere ser médico, y Hanser, es licenciado en Economía y el delegado de la Circunscripción 123, de esta ciudad. No puedo estar más agradecida. Mis negros y yo no fuéramos nada si no llega el Comandante y nos hace gente.

Y redescubro a una mujer sencilla, común, con defectos y virtudes, que hace latir a un corazón solidario, comprometido, luchador y decidido a dejar, entre el olor de su sazón y el calor sofocante de una cocina, la huella de amor que exige la vida, su familia y la nación que la enaltece. Simplemente es así, cubana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

15/06/2008 18:31. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Cumbre sobre Seguridad Alimentaria en Roma

20080608085234-alimento34.jpg

¿En qué lado del pecho está el corazón de los ricos?

·        La voz de Cuba vuelve a poner el dedo en la yaga. “Sí se puede enfrentar esta crisis alimentaria, pero hay que ir a la raíz de los problemas, abordar sus causas profundas y rechazar la demagogia, la hipocresía y las falsas promesas", enfatizó José Ramón Machado Ventura, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en su intervención ante la urgente reunión convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

·        Hoy, cuando debe terminar la cita, todavía no se avizoraban soluciones que en verdad lleven el plato a la mesa de los más de 200 millones de personas que sufren hambre crónica en África y los 33 millones de niños menores de cinco años mal nutridos en esa región. Esto es solo en el llamado Continente Negro. Las estadísticas del resto del mundo también dan escalofrío.

·        Otra razón poderosa la puso al desnudo Jacques Diouf, Director General de la FAO: El mundo sólo necesita 30 000 millones de dólares anuales para erradicar la amenaza del hambre. Ya no hay tiempo para seguir hablando: es necesario actuar.

Por Graciela Guerrero Garay

Cuba ha sido exacta, hay que buscar la raíz. Las naciones pobres, saqueadas, agredidas, bloqueadas, el llamado Tercer Mundo y los Países en Vías de Desarrollo, nunca podrán matar el hambre si los poderosos no detienen sus ínfulas de “mandamás”, sus aberrantes manías de grandeza y su inhumana y repudiable carrera belicista y terrorista.

Por estos días Roma vuelve a ser la Meca de la noticia de primera plana. La urgente Cumbre concertada por la FAO sobre Seguridad Alimentaria, los retos del Cambio Climático y la Bioenergía ocupa los titulares, en medio de un confuso panorama que no acaba de poner la balanza a nivel. Sin embargo, que es un digno paso en busca del entendimiento nadie puede negarlo.

La cuestión, ahora, es no convertirlo en el viejo juego del “ratón y el gato”. Es la supervivencia, el derecho de vida, el respeto a nuestra raza y el posible decoro de los que quieren dejar alguna buena señal en su paso por la tierra lo que está en la ruleta, aunque la palabra que cabe justamente es la vergüenza, no apta a contar por la historia en los vocablos auténticos del argot de los ricos.

Ellos, desde las calendas griegas, se atribuyeron el perverso “don” de decidir el destino de los pobres. Una vez más todos los caminos van a Roma. Y place, con mucha dignidad, que un país como Cuba, bloqueado y asediado por el más poderoso imperio del Norte, levante la voz con valentía y veracidad, y sentencie, con argumentos irrefutables, que hay que quitar la demagogia de toda solución posible.

Fidel Castro Ruz, en esta misma plaza italiana, hace más de una década lo dejó bien claro. “Las campanas que doblan hoy por los que mueren de hambre cada día, doblarán mañana por la humanidad entera…” Ahora Jacques Diouf, Director General de la FAO, vuelve a la diana: El mundo sólo necesita 30 000 millones de dólares anuales para erradicar la amenaza del hambre. Ya no hay tiempo para seguir hablando: es necesario actuar.

Y aquí va la puñalada de los “omnipotentes”: “en 2006 el mundo gastó 1,2 billones de dólares EE.UU. en armamento, mientras se desperdició comida por valor de 100 000 millones de dólares y el exceso de consumo por parte de los obesos ascendió a otros 20 000 millones a nivel mundial”, acusó el discurso del máximo representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Con estas sangrientas verdades, ¿se le ablandarán las tripas a los que han puesto, bajo su política neoliberal y mercantilista, las mesas vacías de 862 millones de pobres?

Pensemos que sí, que no habrá que hacerle una autopsia “In Vitro” para saber de qué lado del pecho tienen el corazón y se detenga para siempre este río turbulento de bocas abiertas, sobre todo las de esas pueriles manitas inocentes que llegan a este mundo con la divina candidez de los que necesitan pan.

Juremos que Roma se ha llenado de luz y resurja una voluntad político-humana-racional-inteligente de los que hoy piensan demoler el trigo para llenar los estómagos metálicos del carro de Super Man y los robot del futuro. Soñemos en que, todavía, la soberbia del consumo no es el SIDA y que, ahora mismo, cuando se termine la Cumbre de la FAO, un hombre rico se levante, fortuna en mano, y la reparta entre los angelitos negros y los blancos, los castizos y los mestizos…Soñemos, que soñó…y que al despertar, su grito sacudió la vitalicia androfobia de los que pueden matar para siempre la hambruna de la tierra.

Entonces, las voces que se levantaron en Roma no para llorar mentiras, sino para decir verdades, serán revalidadas y para todos los tiempos, amén de quien cuente la historia, esta reunión marcará un hito en la generación terrícola del siglo XXI. Lo demás es pura pacotilla y un infierno “con muy buenas intenciones”.

08/06/2008 08:52. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

América Latina

20080601094138-cubavsterrorismo.jpg

El dinosaurio sigue aquí

·        Los pueblos y los pobres han de andar ahora más apretados que nunca. Ya lo advirtieron José Martí, Simón Bolívar, Benito Juárez y los tantos latinoamericanos que apostaron sus vidas por una sola América

·        Cuba siempre en la mirilla del imperio yanqui. Mas, con las caretas según las geografías, son las mismas garras y el mismo animal los que amenazan a todo el continente

·        La política desestabilizadora hacia todo gesto de unión y cooperación en la región es  cada día más evidente. No hay que estar en el poder ni ser exactamente un político para comprenderlo

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando en un curso de narrativa conocí del cuento más corto del mundo, me dormí con aquella genial brevedad en la cabeza: “cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Augusto Monterroso nos dejaba abierta la puerta de la imaginación con siete palabras justamente.

Y justamente ahora, bajo el escalofrío de duda que me producen titulares como “Asegura Barack Obama que de llegar a la presidencia cambiará la política de Washington”, desde Miami y almorzando con los personajes de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), anunciando una promesa de “cambio” respecto a América Latina y promoviendo una “diplomacia directa” con Cuba, pero dejando bien claro que mantendrá el embargo, vuelvo a repintarme el dinosaurio. Sigue aquí.

Las últimas reflexiones de Fidel Castro relacionadas directamente con las declaraciones del candidato a la silla de la Casa Blanca sostienen, una vez más, que llueve sobre lo mojado y que América Latina tiene que cerrar filas, como continente y como pueblo. La reciente creada UNASUR también está siendo cuestionada, con razones o desrazones, incluso por países del área. En ABC digital está la noticia.

No hay que llamarse a engaños ni pecar de incautos. La más mínima fisura la aprovecharán los enemigos. Las partes blandas que generan el hambre, la ignorancia y la pobreza de unos cuantos millones de latinoamericanos serán muy bien aprovechadas por el imperio ahora como nunca antes. El ataque directo, terrorista, difamador y constante contra la Revolución Cubana lo demuestra.

Venezuela y su presidente Hugo Chávez tampoco escapan de las garras imperiales. El boicot yanqui es contra todos. Desacreditar a los líderes, confundir a sus pueblos. No hay que estar en el poder ni ser exactamente un político para comprenderlo. Todo está servido a la mesa, la parte y la contraparte.

La gente común no podemos confundirnos. Los próceres de América están en la historia para nutrirnos de ella. Hay que multiplicar la verdad y defender nuestra raíz. Nada de palabras bonitas ni panfletos de ocasión. Ya hay demasiadas muertes y multimillonarias amenazas para andar entre el bando equivocado.

Los hombres no son nada, los principios lo son todo, previno Benito Juárez. José Martí llamó a la América nuestra y desnudó al “monstruo” hace ya siglos. Cuba es un ejemplo vivo de la maldad del norte. Y también de todo lo que se puede hacer con voluntad política y patriotismo pleno. Pueden vender otras historias, pero estamos aquí para dar testimonio.

Con siete palabras, como Monterroso, podemos cambiar el cuento. América, despierta, tu cáliz está aquí, tómalo. Y esto, nadie me lo quita de la cabeza, todos somos responsables. Solo que como dice El Principito, se ve con el corazón. 

 

01/06/2008 09:41. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Prueba contundente: Terrorismo

Se cazó al ratón

·        Las pruebas mostradas por el programa cubano Mesa Redonda, del canal Cubavisión, desde La Habana, dejan sin voz ni ardides a quienes niegan la política de injerencia y desestabilizadora que, por casi medio siglo, mantiene el gobierno de Estados Unidos hacia Cuba

·        La disidencia interna, con sus igualmente inmorales códigos éticos, sirven de cepo a funcionarios, organizaciones y representantes de los intereses de la Casa Blanca para llenar bolsillos, mantener activas campañas, guerra fría y show mediáticos que intentan pintar a la Isla como la antítesis del supuesto paraíso que se auto bautiza el imperio yanqui

·        No se trata de atacar de a porque sí. Se trata de defender, con dignidad, derecho, legitimidad y respaldo legal, una independencia que llegó para quedarse y la decisión de la mayoría del pueblo. Esa es la voz que cuenta y una vez más pone lívida la cara de los farsantes

Por Graciela Guerrero Garay

Las pruebas, contundentes, inconfundibles e irrefutables, mostradas durante tres días por Cuba, mediante el programa Mesa Redonda y difundido por el canal Cubavisión, ni los ciegos podrán ignorarlas. Y digo ciegos, porque los vídeos tienen voz y delatan nombres, lugares, evidencias.

El terrorismo de Estado que hace casi medio siglo perfila y enfila el gobierno de Estados Unidos hacia Cuba pierde, por años, su disfraz y ahora mismo acaba de quedarse en cueros. No es la primera vez, claro. Tampoco creo sea la última, pero estoy convencida de que cada denuncia, como esta de testificar que los grupos contrarrevolucionarios internos reciben fondos de organizaciones, mercenarios, terroristas y fuentes del gobierno americano, le abrirá las puertas a esa humanidad que todavía cree en la Casa Blanca.

En algún momento los descreídos tienen que creer. Yo me resisto a formar parte de una escala biológica, donde me dan el lugar “del animal más inteligente” y compruebo a diario que hasta los sapos muestran más adaptabilidad al medio y a la vida que el hombre. Mi pregunta es recurrente. ¿Qué más tienen que hacer los gobiernos del Norte para que se les acaben esos aplausos inmundos que le brindan sus aliados?

¿Cuánta gente americana, asiática, europea, india y hasta extraterrestre tiene que sentir bombas, llanto, hambre, enfermedades, alteraciones climáticas, desalojos, vértigos y marcas para siempre en la piel y el corazón? Todo por una causa común: hay un grupo de terricolas (Léase sin acento por favor. Estoy pintando ahora mismo una cola inmensa, más grande que la del orangután más grande) que no concibe que cada quien viva, como entiende, en el lugar que le tocó nacer.

Hay que copiar el modelo de los buenos. Pero esos “buenos” arman una guerra en Irak y matan a millones de inocentes porque “creen” que el pueblo es una amenaza para su seguridad o porque tienen un “armita secreta”. Pretextos baratos. La verdad la sabe ya todo el planeta. No voy a repetirla. O le quitan el derecho a comercializar a una empresa, simplemente, porque un potencial comprador no es “de su bando”.  Son tantos los horrores de esos buenos que este artículo llegaría al fin del mundo.

Y todavía, desgraciadamente, hay seres como Marta Beatriz Roque que se prestan al jueguito. Y digo “ella” porque es el arquetipo de mis terricolas. Lo que vale es Don Dinero, no importa de dónde ni de quien venga. Egolatría multimillonaria. ¿Dónde habrán encontrado esos conceptos de Patria, Libertad, lucha que defienden los disidentes cubanos y los contrarrevolucionarios de este mundo nuestro?

¿Dónde? Porque quien es verdaderamente un patriota no cobra ni exige precio por ello. Revisen la historia de todos los pueblos y encontrarán a los auténticos hijos de la Patria. Libertad, ¿de cuál hablan? Que dejen el cuento los corpúsculos de aquí, que gracias a la Revolución por ser como es y ser lo que es están ahí. En los propios Estados Unidos de América que se le ocurra a la Roque hacer lo que hace en Cuba. ¿Estaría todavía caminando por La Habana? Hay también muchas evidencias de desaparecidos. Usted lo sabe, ¿verdad?

Y lucha. Tremenda palabra hoy día. La única, la que nació para que el hombre sea, no se enfrenta a quienes defienden un pedacito siquiera, un pedacito, de pan para todos. Ni cuestiona ni llama dictadura a una nación que convirtió los cuarteles en escuelas y donde se puede salir con la misma seguridad a la calle a las doce del día, que a las doce de la noche.

No nos dejemos engañar. Cuba acaba de cazar al terrorista. Pero el asunto es más que cubano. Hay que estar alertas, muy alertas. La epidemia imperial no tiene geografías. En este juego de pim-pom estamos todos. Humanidad es multitud. Cuidado con los ecos que provienen del norte. O es que desde ya, sin darnos cuenta, ¿estamos renunciando a ser abuelos? La prueba contundente está aquí. Terrorismo. Disfrazar la esencia de los pueblos es Terrorismo.  

28/05/2008 16:23. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

En voz alta…Cuba

20080523094228-bandera.jpg

Espías de billetitos

·        La Isla Faro de América Latina continúa demostrando a la opinión pública que hay real financiamiento y apoyo de funcionarios del gobierno norteamericano encaminados a desestabilizar el país

·        Es un juego peligroso de casi medio siglo, en su afán desmedido de quitar del camino el proceso revolucionario más convincente y legítimo de la región

·        Hasta en Miami han tenido que aceptar las evidencias y pruebas contundentes presentadas por Cuba, sacadas a la palestra internacional por el panel de periodistas e investigadores del programa informativo Mesa Redonda, del Canal Cubavisión.

Por Graciela Guerrero Garay

La noticia continúa en las primeras planas, dentro y fuera de Cuba. Nadie puede negar que, aún con muchísimos enemigos, esta Isla tiene más amigos que detractores. La historia lo ha demostrado en su casi medio siglo de resistencia, sobrevivencia, enfrentamientos y combate a pecho abierto por retener y salvar su victoria revolucionaria, en enero de 1959.

El enemigo, el mayor y poderoso gobierno de Estados Unidos, no ha dejado un minuto de atacar. El bloqueo económico, leyes, legajos, enmiendas, resoluciones, vetos, votos en contra, amenazas, ataques y hasta el copón divino, como dice la tía Eufrasia, están ahí en documentos clasificados y desclasificados, dentro y fuera del territorio americano. No es secreto para nadie.

Cuba lleva medio siglo poniéndole el cascabel al gato. Y siempre ha ganado la pelea. No por suerte, carambola o bolita de cristal. Ha ganado porque demostró, demuestra y demostrará siempre la verticalidad de sus justas denuncias y su soberano derecho a defenderse, sobre todo si el atacante es un imperio que quiere cocerle la ropa a todos los demás (léase países que deciden ser libres y darle a sus ciudadanos un proyecto viable de desarrollo equitativo y de justicia social. Y agréguele para todos)  y anda matando sin piedad bajo cualquier pretexto, con la ropa descocida.

Pudiera ser el cuento de la buena pipa, ese de nunca acabar y siempre diciendo “el cuento de la buena pipa”. Pero no, ya Estados Unidos ha hecho tanto fuera y dentro de sí mismo, que se le acabó el cuento de la buena pipa y ha tenido que tomarse su propia sopa amarga. Las denuncias públicas que hace hoy Cuba sobre el financiamiento a elementos evidentemente contrarrevolucionarios en la Isla, los nexos con funcionarios de su gobierno y con reconocidos mercenarios y organizaciones en Miami descubren, sin medias tintas, quien es el auténtico mentiroso.

Todo eso está claro, muy claro. Lo que verdaderamente no está limpio para mí  es la convicción “patriótica” de quienes, como Marta Beatriz Roque, le siguen el juego peligroso de servirle de carnadas. ¿Dónde está dicho que el amor exige money?  O lo que es igual, que lo acepta con  total beneplácito. Si en verdad en toda esta gente que se auto tilda de “presos de conciencia” y de genuinos cubanos, “los que de verdad sufren y quieren la democracia y la libertad de Cuba”, hubiera honor de cubanía, firmeza de principios y ética humana, se inmolaran sin aceptar un kilo, ni a Estados Unidos, ni a Rescate Jurídico ni a nadie.

Creo que el “señor imperio” y sus representantes deberían hasta cuidarse de ellos.  No dudo que mañana le hagan lo mismo que le están haciendo a su nación y se les vendan a otro postor más importante. Quién sabe, el mundo da vueltas, ¿o no? La Casa Blanca y toda esa mafia miamense debieran tenerlo en cuenta. Puede haber gato por liebre.

De cualquier manera, la prueba está dicha. El culebrón desmantelado. La investigación continúa y el Miami Herald, esa prensa tan reaccionaria, este amanecer de miércoles publica: Cuba: "Dama de Blanco" reconoce ayuda del exterior, rubricado por Andrea Rodríguez, The Associated Press.

Una activista de las "Damas de Blanco", esposas de un grupo de disidentes presos, aceptó haber recibido dinero de una organización anticastrista de La Florida, pero no pudo comentar sobre cómo llegó a Cuba."No somos políticas, luchamos por la libertad de nuestros esposos, un derecho sagrado de las familias", dijo Pollán. "Aceptamos apoyo de todos", dijo el martes a la AP Laura Pollán.

Así dice la noticia. ¿Merece algún otro comentario?

 

 

 

23/05/2008 09:42. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Cuba denuncia

20080521050634-banderaa.jpg

El  cántaro está en la fuente

·        Las pruebas son contundentes y la maldad terrorista mucho más

·        Cuba vuelve a poner bajo la lupa pública la bajeza de personas que, alentadas por la política imperialista del Gobierno de Estados Unidos, aceptan dádivas y cuanto sea posible para mantener un estatus personal, so pretexto de “ganar la libertad de los muchos”

·        La justicia de América Latina y los pueblos que sienten el zapato extraño y guerrerista de lacayos y homicidas llegará más temprano que tarde. La verdad está servida a la mesa

Por Graciela Guerrero Garay

Tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe. Tan viejo, como el absurdo sueño americano de ser el ombligo del mundo, es este refrán que ilustra, sin medias tintas, que la verdad quita malezas y pone al desnudo los turbios manejos del gobierno de Estados Unidos encaminados a desestabilizar a Cuba y valerse de personas inescrupulosas para poner en práctica el terrorismo de Estado y ahogar a la Isla, no solo con un embargo económico injusto por más de 45 años, sino con todo tipo de manipulación mediática, campañas difamatorias y tergiversación de las esencias sociales que sustentan la Revolución.

Una vez más, en casi cinco décadas de constantes denuncias y pruebas contundentes, Cuba pone bajo la lupa pública y la opinión internacional el contubernio de organizaciones financiadas para alimentar los planes mercenarios y anexionistas del imperio yanqui. Ahora la “cosa nostra” se llama fundación Rescate Jurídico, dirigida por Santiago Álvarez Fernández, inscripta en el Registro de Corporaciones del Departamento de Estado de la Florida.

“Sin fines de lucro”, reza la clasificación de Rescate Jurídico. Mentira absoluta. Indagaciones del colega Lázaro Barredo Medina, director del periódico Granma, y difundidos a través de la Mesa Redonda del canal Cubavisión, echan por tierra la confabulación. La comparencia ante la prensa extranjera de Marta Beatriz Roque, conocida por su labor subversiva a la guarda del gobierno norteamericano, dio las credenciales de la evidencia.

La verdad está aquí. Una nueva – otra más- escalada de penetración violatoria a la soberanía de esta Isla y su pueblo, con el compadreo de los funcionarios de la SINA en La Habana. Pero, una vez más, también, Cuba pone la denuncia en las manos de la opinión internacional, desmantela ardides y revela, con pruebas irrevocables y propiciadas por los mismos autores de la tramoya imperial, que los mercenarios ya no pueden esconderse aunque se disfracen de “hombrecitos invisibles”.

La historia tiene la palabra. La denuncia cubana pone puntos a las íes y detalla la infamia. Ilustra. Investiga. Vuelve a denunciar. El cántaro está en la fuente. Cuba jamás dejará que nadie le llene de lodo y heces la dignidad de sus principios. Nunca lo ha permitido, no sé que tipo de canales auditivos o genes mutantes tienen los que, todavía, hoy se arriesgan a dormir el sueño americano. La justicia de  América Latina llegará más temprano que tarde. No tengo la menor duda.

21/05/2008 05:06. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Las mordidas de lobos ya no infectan

Por Graciela Guerrero Garay

La propaganda enemiga está convirtiendo a Cuba, cada minuto y cada vez con más fuerza, en el país más importante del mundo. Un borracho del pueblo de mi abuelo decía: “que hablen de mí, eso es seña de que les preocupo”. La anécdota le viene de perilla a todo lo que está haciendo la propaganda mediática contra esta Isla, Faro de América Latina, y dice mucho de lo “mucho sesudo” que tienen los llamados tanques pensantes y los bautizados cubanólógos, la mayoría infectados de ictericia.

No hay que ir muy lejos en cualquiera de los buscadores de Internet. La Mayor de las Antillas es noticia constante. Todo se cuestiona, fundamentalmente aquello que presuponga una alternativa para quienes ya hoy saben que la globalización solo lleva a multiplicar la desvelada de los pobres o que es mejor vivir y andar con seguridad, que con miedos a la muerte y a las sombras.

Seguir el tema Cuba es, con toda seriedad, reírse a carcajadas. Por encima de cualquier criterio aflora el resentimiento, sobre todo el que proviene de una comunidad muy mal llamada cubana que se deja llevar por el boom mediático de quienes, todavía, siguen vendiendo un sueño anexionista o un cambio de democracia.

De todo se valen. Me acaba de llegar vía email un artículo publicado en el Miami Herald, titulado “Medidas de Raúl Castro abren un camino minado”, con el irrespetuoso certifico de credibilidad. Léase textual: The Miami Herald no revela el nombre del corresponsal que escribió este reportaje ni los apellidos de las personas que entrevistó porque el periodista no tenía la visa que exige el gobierno cubano para informar desde la isla.”

Y el texto, como es habitual, vende lo que quieren que la gente compre y manipula la ¿objetividad? a su manera, por supuesto. El asunto, comprensible, los 100 días de la asunción de Raúl a la presidencia y las nuevas medidas puestas en vigor.

No voy a caer en la ingenuidad de reproducir el texto. Es demasiado volátil para mi gusto. Prefiero ponerle un punto y seguido y agregarle que nuestro Presidente no “aparece como un tipo bueno” porque haya quitado algunas prohibiciones establecidas hasta ahora, y menos que busque con ello “ganar terreno político”. Hace casi 50 años que demostró que era buenísimo y se sumó a la lucha por su pueblo, para liberarlo de un dictador que tenía las calles llenas de sangre y sumidos en el analfabetismo y la insalubridad.

Ganó el respeto y la simpatía de los verdaderos en su puesto de Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y ha sido artífice de lo mucho y lo poco que ha ganado la obra de la Revolución en estas cinco décadas. Minimizar su imagen, para los de adentro y los de afuera, es un acto burdo y sucio, malagradecido.

Y es una lástima que se cite a una auxiliar de limpieza con una opinión tan contrariada. Porque aquí en Cuba, como en todos los lugares de la tierra, hace falta gente que limpie. Ningún oficio ni salario, cuando provenga del esfuerzo personal y honrado, es inmoral y menos, denigrante. Más, sería inteligente ponerle una coletilla. Si esa coterránea es joven, está ahí porque algo pasó o hizo con su vida. Desde 1959 en esta Isla todo el que quiso ir a la Universidad pudo hacerlo. Estudiar jamás le ha costado un kilo a nadie. Y si es mayor, seguro que es una víctima de Gerardo Machado, Fulgencio Batista, la Enmienda Platt, la Doctrina Monroe, etc., etc. Y hasta dónde sé, todo eso vino del “reino americano”.   

Pero lo que más irrita es que se dediquen espacios estelares a publicar gacetillas de tercera mano y con verdades a medias, cuando crece la muerte por fenómenos naturales, otra pandemia de hambre tan mortal como la peste ataca y se anuncian miles de calamidades sobre esta humanidad. ¿Cuántos más tienen que morir para que se llame a la cordura y la solidaridad? ¿De qué están hechos los analistas de la información de este siglo XXI?

Porque la verdad, entre otras verdades, es que aunque estos años de crisis económica marcaron la vida del cubano, en Cuba no hay pobres. Carecemos de muchísimos lujos, pero ya lo dice la palabra, lujos.  Habría que ver si esos coterráneos que se van ahora por las candilejas del consumismo y hacen ciertas declaraciones, respondieran lo mismo si le dicen que no puede ser operado de apendicitis en un cuerpo de urgencia porque no tiene dinero o seguro médico.

O habría que ver que opinan de “los cambios” si le niegan al hijo el derecho a estudiar a los cinco años porque tiene dudosa reputación moral en el barrio o no es un profesional o integrante del gobierno. O si le dijeran que no puede tomar un ómnibus porque es negro o anda vestido como le viene en gana. Yo apuesto a que la historia a contar es diferente.

De cualquier manera la mordida de estos lobos ya no infecta. Sabemos que no todos los que estamos, somos. Pero sabemos, con mayúscula, que la mayoría que está saca la cuenta y gracias a ello hoy hemos podido reducir casi al cero los apagones, electrificar la cocina doméstica, incrementar poco a poco los salarios, beneficiar a los más necesitados, mantener libremente abiertas las universidades hasta para los geriátricos.

Y la lista es grande. Hay un desarrollo de las ciencias informáticas como nunca antes. En cada barrio existe un Joven Club de Computación, las ciudades se  modernizan, se reparan miles de escuelas, policlínicos, hospitales, se le garantiza empleo a los recién graduados, se construyen viviendas, se mantiene un cuota elemental básica para que, al menos, esos “pobres” que cita el Herald, tengan, con un peso y 20 centavos, cinco libras de arroz. La gran criticada  libreta de abastecimiento cubana parece llamada a convertirse en el talismán de los humanos, si no se pone coto a la producción de combustibles saqueando las parcelas de alimentos.

Basta de tanta panfletilla y odio kafkiano. Es hora de acunar el corazón por un mundo mejor y hacer lo más digno posible todo lo que nos toca. Nadie crea el cuento de que las tripas vacías no matarán a los ricos y a los que se les venden por cualquier baratija. O que se escaparán del hambre, de seguir como vamos. Seamos, que hasta ahora mismo una bomba, una epidemia, una guerra, un cataclismo y todo crimen de lesa humanidad no le ha pedido la afiliación política a nadie para dejarlo vivito o putrefacto. Llegan y matan, ¿alguien sabe lo contrario?

Y otra acotación necesaria. La DRAE, Diccionario de la Real Academia Española, dice que lujo es demasía en el adorno, en la pompa y en el regalo. Abundancia de cosas no necesarias… Y ahora que tengo estas acepciones delante de mis ojos vuelvo a levantar las manos por quienes, a pesar de tantos HP sembrando estiércol, siguen soñando y dejando la vida por multiplicar los panes y los peces.

 

21/05/2008 05:02. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

En Cuba los periodistas somos como los demás

20080516225936-tunas.gif

·        Como bien dice un titular de un colega, en este país asesinaron a un periodista, pero hace medio siglo. Fue el joven ecuatoriano Carlos Bastidas Argüello y lo hizo un oficial secreto del dictador Fulgencio Batista.

·        Los profesionales de la prensa cubana aman su misión y la desempeñan con mucho esfuerzo y dignidad ética. No todos están de acuerdo con todo lo que dicen, pero jamás han ido a la cárcel ni han sido detenidos por eso. Mucho menos, torturados

·        La corriente antiprensa, sobre todo la llamada de izquierda o alternativa, que mira el asunto desde la equidad y la denuncia a los monopolios informativos que desinforman y sí manipulan para seguir matando y explotando, asesina en América a quienes se le convierten “espinas de pescado” en la garganta. Lo mismo hacen en Irak o cualquier geografía donde un reportero haga tinta la denuncia

·        Los periodistas cubanos estamos reconociendo y dignificando la memoria de Carlos Bastidas. Es una jornada por él y por todos. Un día todos los crímenes tienen que cobrar justicia. Cada mañana son más los videntes de este mundo.

Por Graciela Guerrero Garay

Los periodistas cubanos somos como todos los cubanos. Desempeñamos nuestra profesión con mucho esfuerzo y dignidad ética. Reconocemos lo bueno de la obra revolucionaria y también sacamos a la palestra pública lo malo que la limita y está en el sentir del pueblo, de quienes somos voceros y parte plena.

No somos esos robots con “panderetas” como nos pintan quienes no aceptan que digamos que, sin ser perfectos, Cuba es hoy uno de los mejores lugares de la tierra, con su escasez actual, sus disyuntivas económicas y sus dificultades cotidianas para transportarse, estirar el salario y hasta armar una dieta balanceada en la semana de vida.

Pero vivimos, estamos y luchamos por mejorar cada día nuestra sociedad, con todos y para el bien de todos, amén de que cada día el bloqueo y su máximo representante, el gobierno de Estados Unidos, recrudece sus medidas, intenta frenar a terceros y pone cuanta medida sea posible para impedir que amigos o simpatizantes extiendan sus manos a la Isla. Somos del Tercer Mundo y las estadísticas, de las auténticas necesidades que ponen en peligro la existencia plena de los ciudadanos, están por encima de la media en América Latina y se igualan a varias naciones desarrolladas.

De esto, de lo que veía venir para la Cuba nueva, se enamoró Carlos Bastidas Argüello. Por eso lo mató seguramente, el oficial secreto de Batista al servicio de Pilar García, jefe de la Policía Nacional. Una “espina de pescado en la garganta” para la dictadura. En su corto tiempo en Cuba había subido a la Sierra Maestra y estuvo con Fidel. Colaboró, bajo el seudónimo de Atahualpa Recio, con las primeras emisiones de Radio Rebelde, y se identificó con el pueblo cubano y el movimiento 26 de Julio. Era el año 1958.

Pero, además, traía ya un aval curricular que merecía la mirada de los dictadores de la época, había reportado para distintos periódicos del Ecuador grandes acontecimientos como los sucesos de Hungría en 1956 y las caídas de las dictaduras de Rojas Pinilla, en Colombia, y de Pérez Jiménez, en Venezuela. Ahora Cuba estaba como punto rojo en su agenda de trabajo.

Esta Jornada de Homenaje que le brindan hoy los periodistas cubanos, rectorada por la UPEC (Unión de Periodistas de Cuba) es un voto por su dignidad y valentía, y un acto de denuncia a ese silencio prolongado e impune por los miles que dejan su vida por denunciar la injusticia, la guerra, el terrorismo, la explotación de los pobres y la mal adquirida riqueza de los ricos, con sus apologéticas políticas de democracias sucias y antihumanas.

Ya hay muchos videntes en este mundo y no son exactamente periodistas. Los cubanos, que llevamos con sano orgullo y sentimiento revolucionario el ejercicio de nuestra profesión, seguiremos viendo el sol y las manchas, como aprendimos de Martí, a quien tampoco pudieron callar sus palabras y sus convicciones. No somos paladines de noticias huecas, somos seres humanos que sabemos que la salud y la educación no la dan tener un “Mercedes” o comer palomitas de maíz viendo el último grito de Madonna.  

Tampoco renunciamos a tener otras posibilidades de mejoras en calidad de vida, pero sabemos, gracias a Fidel y los líderes que nos conducen y respetamos, que hay bienes más imprescindibles que el mercantilismo de vanidades. Trabajamos duros para consolidar el desarrollo que permita incrementar el presupuesto para lo esencial y lo secundario.

No hay esquinas rotas. La prensa cubana sabe su camino. Los periodistas también. Carlos Bastidas, como todos los que defienden hoy y defendieron sus ideas y la verdad de esencias, y que la vieron mucho antes de gestarse, son una motivación constante en nuestras páginas. Lean bien, que el amarillismo de ciertas prensas y ciertos “lapiceros” están perdiendo sus valores cromáticos. Y no solo en Cuba, para suerte de esta humanidad archimanipulada y muy mal informada, el problema es ya casi global. El silencio tiene voces nuevas y claras. La antiprensa tiene buena competencia. Bastidas y los otros colegas no han muerto en vano. 

15/05/2008 07:30. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Cumbre Presidencial Soberanía y Seguridad Alimentaria

SOS justo, pero ¿qué?

·        En el foro sobre Soberanía y Seguridad Alimentaria, Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, país sede, llamó a enfrentar con acciones comunes el debacle de la crisis alimentaria que ya pone en peligro la continuidad humana

·        A esta altura de la vida y lo tangible de la crisis, vale lo más mínimo y elemental que contribuya a contrarrestar la miseria y el hambre de los pueblos, sobre todo los que hasta ahora han puesto el sudor y los platos vacíos en la mesa

·        El Vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, Esteban Lazo, al intervenir en la Cumbre fue muy claro: es una situación perversa e insostenible

Por Graciela Guerrero Garay

No me estoy repitiendo, pero confieso que no imagino qué fotos circularán por Internet y publicarán las ediciones impresas dentro de un lustro de los niños desnutridos de África y todos los que hoy habitan en el Tercer Mundo. Tampoco mi mente alcanza a dibujar las posibles caricaturas de muerte, hambre y desolación que ilustrarán la vida en la tierra, sino más comienza a deslumbrarse la crisis y es para tener un insomnio perenne.

Leo y vuelvo sobre el tema de la Cumbre Presidencial Soberanía y Seguridad Alimentaria, celebrada en Managua, Nicaragua, y me resisto a negar la esperanza de los millones de seres que dependeremos de la conciencia y la convicción de los otros, sobre todo esos poderosos imperiales que hasta hoy se llenaron los bolsillos con la explotación de los pobres, los recursos naturales ajenos o la guerra de colonización bajo cualquier pretexto, menos humano y digno.

Valoro altamente la intención de un evento de este tipo, convocando a la unidad de acciones, a un comercio justo, a la defensa a ultranza de los legítimos derechos del hombre, un pedazo de pan y un simple vaso de agua. Lo mínimo indispensable, hoy utopía en muchas latitudes y causante de la muerte de 24 mil personas cada día por culpa del hambre o causas relacionadas, según datos del Proyecto Hambre de las Naciones Unidas.

El 75 por ciento de los decesos son niños menores de cinco meses. La desnutrición crónica marca las estadísticas. La meca es la pobreza extrema. Hay datos confirmados de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que consideran que unos 800 millones de terrícolas sufren la pandemia de la hambruna y la desnutrición.

¿Hasta dónde crecerá el estimado? La Cumbre de Managua, la intervención concisa del Vicepresidente Cubano, las voces de Ortega y del Primer Ministro de San Vicente y Granadinas, Ralph Gonsalves, son ejemplos de esa voluntad que se empina y se enfrenta, Mas, ya tenemos testimonios también de esa contraparte maligna, tumorosa, que prefieren los biocombustibles a la sonrisa de un niño. Pero los suyos, caerán. Ya sabemos que la ambición los ciega.

Y hay más. Desde 1996 Fidel Castro Ruz, previsor y universal, lo decía: “Las campanas que doblan hoy por los que mueren de hambre cada día, doblarán mañana por la humanidad entera si no quiso, no supo o no pudo ser suficientemente sabia para salvarse a sí misma.”  
Haití está ahí. Ahorita puede ser otro. Mañana, todos. Esta Cumbre de Managua es un grito de alerta de quienes saben de las esencias de los pueblos. Hay que aferrarse a las voces de los que luchan. No podemos dejar que los alimentos sean una mercancía más. La miopía de los ricos, el neoliberalismo, el facistoide sentimiento de los exportadores, el Fondo Monetario Internacional y todo el monopolio envilecido que multiplica la miseria tiene que ser condenada.

El ALBA, como el alba misma, es el despertar. Nadie lo dude. Quítense las orejeras los todavía ricos de hoy. Un día tampoco habrá trigo para ellos. Las estadísticas lo anuncian. La naturaleza no perdona y la tierra está cansada de tantas manos sucias tocándole el ombligo.

 

11/05/2008 08:10. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Después de la noticia

Esas no son cubanas

Por Graciela Guerrero Garay

He esperado que pase el furor de la noticia. Quizás los cerebros blanco-negros estén menos apasionados y puedan leer con alguna cordura lo que quiero decir. Aunque estoy convencida de que no cesará la metralla “pueril” y envenenada para desinformar, manipular y comentar sin dominio alguno de una realidad que gana cualquier eventualidad a pesar de los peros y los contras.

Antes de redactar estas líneas revisé, casi todo, lo que han publicado los medios internacionales. Y no dejé de leer, por supuesto, las declaraciones de las mal llamadas “Damas de Blanco”, porque nada tienen que ver con la pureza íntegra que se le atribuye al color con que las llaman. Mi conclusión es una: no son cubanas.

A las cubanas auténticas no se les ocurriría nunca levantarse contra el gobierno ni pedir libertad para sus presos, al margen de que los suyos sean los llamados de “conciencia”. NO se les ocurriría por cosas tan elementales como saber a conciencia de que si están en la cárcel es porque cometieron un delito y se les juzgó y condenó por lo que exigen las leyes.

A la policía se le puede reclamar porque anden sueltos algunos ladronzuelos de barrio o porque no tengan en listas preventivas a todos los que delincan. Nunca por maltratar a un ciudadano que cumpla con el orden y esté en orden. Y menos por someter a proceso a un inocente.

Lo otro es tan elemental, o más, que lo primero. La madre cubana, aunque tenga sexto grado, sea universitaria, viva en un edificio o una casita de madera en campo adentro, se le da gratis la atención materna, desde la captación del embarazo hasta que el bebé hace su alumbramiento.

Y después, a ese niño o niña, se le da todo GRATIS también hasta que empieza a trabajar, mientras ella goza de todos los derechos laborales y legislativos durante el primer año de vida del vástago, con licencia de maternidad pagada si es obrera.

Desgraciadamente, los enemigos son tan coléricos y tan poco éticos que solo ven las manchas. Y se agarran de la escasez, pero es que con escasez y todo, esos niños jamás se acuestan sin comer, tienen un litro de leche diario, una bola de pan, un sobre de yogurt y una proteína asegurada, una vez a la semana, en las carnicerías, Nada de excesos, ni en cantidad ni valor monetario, porque son productos subsidiados. Eso para muchos, muchísimos, en la humanidad que hoy habita la tierra, es un lujo.

Una madre y esposa cubana sabe de cocinar con leña –ahora no, todas lo hacemos con ollas eléctricas en las ciudades y en la mayoría de las zonas rurales- tanto como que su familia tiene un nivel de seguridad estatal inviolable por parte del Estado. Nuestra policía no es represiva, es educativa y alerta, previene, antes de proceder. Eso lo saben todos los cubanos.

Y cubanas, con esposos, padres, hermanos, hijos, nietos y parientes en nuestras cárceles, tenemos muchas. Y ninguna ha hecho una manifestación de este tipo, como lo hicieron las Damas de Blanco. Hay casos en que no han encontrado justa la sentencia y reclaman al Tribunal Supremo. Si procede, se le da la razón. Eso también lo saben los cubanos.

Pero esta comidilla de las “esposas de los presos de conciencia” es un pan de avena en horno americano. Es la puntillita servil para que siga la campaña y la ingerencia contra Cuba. Y no creo que ellas, si viven en Cuba y en La Habana, dejaran de contar con la posibilidad de que el pueblo, mujeres como ellas, no se les enfrentaran.

Porque hay una perogrullada en este asunto: las cubanas, con escasez, apagones, salarios que no cubren la balanza de precios, sin oropel ni limosinas…a pie, en camellos, “en botella”, con candil y cuanta limitación que no huela a consumismo exista en nuestros hogares y centros de trabajo, amamos la Patria, pensamos, como madres y esposas, de las garantías – mínimas, si a alguien le gusta el término- que tienen nuestros hijos y esposos. Y si somos buenas damas, buenas madres, buenas esposas, hacemos lo indecible para sacarlos de los malos caminos.

Y esos llamados “presos de conciencia” buscaron los trillos más turbios para demostrar su enfermedad. Aquí, y también lo saben los cubanos, los que no estuvieron de acuerdo con nuestro socialismo se fueron en el 59 y se están yendo desde entonces.

Nos faltan muchas cosas en campos de eficiencia y suficiencia. Hay que limpiar el viandero de malas yerbas. No nos creemos ni somos perfectos. Vamos a mejorar nuestra sociedad. Ahora lo estamos haciendo con más bríos que nunca, pero a nuestro modo, al modo de la mayoría.

Estos aspavientos de unos pocos que no encanten a nadie. A las Damas de Blanco solo se les hizo la resistencia que ellas mismas produjeron en su resistencia. Como mismo circula la foto de nuestras dignas camaradas haciéndolas subir a los ómnibus, divulguen también los gases lacrimógenos, las mangueras de agua, los bastonazos y todo lo que también sabe todo el mundo usan por ahí para callar a quienes protestan por más empleos, alimentos, salud, educación, no mercado sexual de niños, desaparecidos inocentes y cuanto mal engendra la mala distribución de la riqueza en el planeta.

Basta de tratar de hacer víctimas o falsos héroes a quienes piensan en sí mismos o le dan valor a sus semejantes a partir de la plata que llevan en el monedero. Esta es una sociedad de humildes y para los humildes, donde la grandeza está para todos o para nadie. Y a quien saca la pata, se la cortan y más si la pone en la senda equivocada. Las cubanas pedimos cambios, pero sin perder un ápice de lo que tenemos.  Y esta convicción es más antigua que las Damas de Blanco.

 

   

 

27/04/2008 00:39. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

Todavía no hay “diciembres”

20080427004411-derechos-humanos.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Dos años después me hago la misma pregunta: ¿En la Meca del pobre, quién pinta los derechos? Y me asusto que falte tanto para arrancarle al almanaque la hoja de diciembre. Esta vez mis ojos chocan con nuevas estadísticas. Más muerte, más hambre, más calentamiento global, más desaparecidos, más guerras, más violaciones, más pobres, más presupuestos para armamentos, más explotación, más migraciones…

En fin, una larga lista de números patéticos y palabras, las mismas palabras apocalípticas que delatan, para los que sí aprendieron a leer con raciocinio, que la balanza mundial anda siempre mirando al oeste, por donde jamás sale el sol. Empero, los titulares de farándula anuncian fiestas de millones para autos, viajes a la luna, hoteles en el planeta Marte y hasta novios robot que te hacen el amor con la mirada.

Increíble, pero cierto. Sesenta años de que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobara por votación la Declaración Universal de Derechos Humanos y más de la cuarta parte de los terrícolas vive en absoluta pobreza. A los llamados Países del Tercer Mundo, lo único que les falta es que a algún poderoso se le ocurra pasarlos para un “cuarto”, incluirlos en el glosario de “amenazas para la vida”, acuñarles la categoría de “terroristas”, desplegar un ejército con napalm y bombas teledirigidas y montar una campaña difamatoria y antinacional que le sostenga los ¿argumentos?

Anoche apenas pude dormir, y vivo en un país libre, gracias a miles de hombres y mujeres que desde el descubrimiento del Nuevo Mundo aprendieron a tiempo el significado de la dignidad. En Las Tunas, mi ciudad, las noches solo son heridas por el chirrido de alguna que otra lechuza, el claxon de un vehículo, la risa de alegres trasnochados o el galopar de los caballos de los coches que hacen de transporte público. En toda Cuba sucede lo mismo.

Me desveló el grito de Marisa Olguín, la mamá de Bruno Alberto Gentiletti, un niño de Rosario, en Santa Fe, Argentina, desaparecido desde el 2 de marzo de 1997. La foto que difunde PING, un buscador de blogs en Español, es “resultado de un estudio (Progresión de edad), realizado en EEUU por International Center for missing & exploited children. Creemos que puede ayudarnos a encontrarlo”.

Justamente así dice el mensaje, pues cuando Bruno no regresó a casa tenía nueve. Hoy, ya es un adolescente de 19 años y aún no sabemos donde está, indica más adelante la nota. ¿Quién se atribuyó el derecho de dejarlo sin los mimos maternos, sin sus amigos, sin su vida? ¿Quién viola y quién defiende la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Asamblea General de las Naciones Unidas?

Cuanto contraste. Cuanta crítica estéril y absurda a mi país, acusado millones de veces, sobre todo por los Estados Unidos, de violar los derechos humanos.

Mi hijo es también un adolescente de 19 años y recién comenzó a trabajar como Técnico Medio en Contabilidad. Acaba tarde, recorre un trayecto de más de tres kilómetros diarios a pie o en bus y tiene total garantía. Y, también, miles como él, estudian de noche, van al cine, visitan amigos, hacen acampadas, van a conciertos, y regresan sin otro riesgo que no sea la eventualidad propia del existencialismo.

Desaparecidos, jamás. Lo contrario. Cualquier cubano, sin conocer al muchacho o la muchacha –como le decimos con cariño- los auxilia si caen de la bicicleta, tienen alguna discordia o están en peligro por una travesura. No tendrán todos una reproductora, una goma de mascar, una memoria MP3 o un “zapato con lucecitas” en la suela, pero ríen como les da la gana, arman un juego de pelota en plena calle, trasnochan, estudian gratis y van al médico hasta por un simple dolor de cabeza sin costo alguno.

Siempre he tenido una larga (por vieja en mi memoria) interrogante en la cabeza: ¿los derechos, los verdaderos, los inherentes al hombre, se defenderán antes o después de nacer? ¿Para qué hablamos de “Derechos” si la mitad de los humanos nacen sin garantía de vida, sin un plato de lentejas asegurado, sin un medio ambiente idóneo, sin una potencial infancia feliz?

Podría escribir tanto y mucho de lo que casi nadie tiene o tendrá cuando ve la luz, que ni un semanario de mil páginas alcanzaría. De tan pequeños detalles crece la vida que, hasta podar un cerezo en el Amazonas, puede ser la desaparición de un refresco de la fruta para los que nazcan en el 2050. No es una idiotez preguntarse, otra vez, quién le devolverá la alegría a los ojos de Marisa Olguín. ¿Alguien tiene idea de cuántos kilómetros han recorrido sobre el mismo asfalto las Madres de la Plaza de Mayo?

Todavía no es diciembre. Las bombas siguen cayendo sobre Irak. El repudiado, por los hombres de bien, no digo incluso de la izquierda, Luis Posada Carriles, terrorista confeso, sigue libre. Los CINCO cubanos que denunciaron el terrorismo dentro y fuera de Estados Unidos, manipulados en un juicio que viola justamente las normas del Derecho Internacional, están presos a pesar de que se ha demostrado, una y una más, que su delito es salvar de la muerte a sus hermanos cubanos y norteamericanos.

El 11 de septiembre es una foto mil veces difundida y hasta popular. ¿Cuánto habrán almorzado un súper-plato a su costilla? Gardel dijo que 20 años no es nada. No es raro que algún político de turno, de los ya probados de turnos, la parafraseen y acuñen, “60 tampoco es nada”.

Pero yo creo, sinceramente, que la Asamblea General de Naciones Unidas debe virar la tortilla y para el 10 de diciembre, cuando se cumplan los 60 años de lo que pudo ser una ejemplarizante Declaración, al menos, un reporte de prensa pueda contar la historia al revés. Sería tan humano leer, escuchar, difundir, poner en las esquinas, Ya no hay niños desnutridos en África…

Bruno Alberto Gentiletti ya está en casa. Marisa Olguín es tan feliz como las madres cubanas. Ya no temerá jamás que se ausente. Por vez primera en la tierra se han restablecidos los derechos. Este derecho a leer algo que valga la pena y desborde el corazón acaso, ¿no es humano?  

 

22/04/2008 07:01. tugrace #. Comentarios Hay 1 comentario.

VII Congreso de la UNEAC

 Para corazones puros

 Por Graciela Guerrero Garay

Hablar de las obras magnánimas, para mí, siempre ha sido un reto. Nunca encuentro las palabras exactas en los diccionarios. Este VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) es revolución. Pero no esa que los descreídos, demagogos y apocalípticos de este mundo fumigan con la mala saliva y las bilis demoníacas que llevan en su ADN, a fuerza de no poder desmoralizarlas con el ejemplo y la virtud que debe llevar un hombre.Es revolución porque es amor, compromiso, voluntad, confianza, esfuerzo, análisis, honestidad, principio, decoro, sabiduría, talento, futuro, seguridad, reflexión, grandeza. Es revolución porque es ideal, lucha, fe, garantía, humildad. Y no para nadie, sino para todos.Repetir opiniones de nuestros grandes y legítimos artistas y creadores es redundar en lo que se ha publicado, sin tapiz ni cortapisas, por todos los medios de comunicación nacionales y locales de la Isla y difundido, con las buenas y las malas intenciones que ya no asustan a ningún cubano, por casi todos los medios internacionales. El buscador en español Google lo mantuvo y mantiene en punta de sus inicios, el primero de abril.Voy a detenerme en las lecturas entrelíneas. Esas que tratan de confundir a claros y pre-claros y darle más ceguera a los ciegos de nacimiento. Pobres los que ven divisiones o telones escondidos, porque el debate puso puntos a las íes, abarcó una pormenorizada y cualitativa tormenta de ideas, criticó, aportó soluciones, pasó revista a una década, trajo el presente y dibujó el futuro.Miopes los que creen que lo cubanos no tenemos coraje para reconocer, componer, evaluar y reconstruir. Medio siglo con amenazas, bloqueo, ciclones, carencias, ataques biológicos y belicistas también dicen más de una palabra, sobre todo porque mi Patria es un país subdesarrollado y está en la geografía de los llamados Tercer Mundo.Así, con todo, no es la misma en nada que la del 59, del 60, del 80 y del 90. Ahora que multiplicamos los índices de población, que incluso somos demográficamente una sociedad con tendencia al envejecimiento, seguimos sin analfabetos, mantenemos la salud gratis, hay acceso libre y sin costo a las universidades (hasta para el adulto mayor) y todos, exactamente todos, recibimos una cuota mínima que garantiza una bola fresca de pan diaria. Una sola, pero, ¿dónde más sucede esto?Y este milagro, real y maravilloso como dijo Alejo Carpentier, es justa y meridianamente, lo que defendieron nuestros artistas en su Congreso. Fue poner el verbo martiano a la mesa de su obra, recordar sin decir, lo que el Apóstol enseñó…” Criticar no es morder, ni tenacear, ni clavar en la áspera picota, no es consagrarse impíamente a escudriñar con miradas avaras en la obra bella los lunares y manchas que afean; es señalar con noble intento el lunar negro, y desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella. Criticar es amar…”Pueriles los que escuchen o lean los acervos al revés. Hace tiempo que somos todos para el bien de todos, desde la diversidad y la mayoría. Y con esta inmensidad de voces fortalecidas, militantes, consagradas, vamos hacia el perfeccionamiento, porque no somos perfectos, mas, sin aspirar a la utopía de la perfección, podemos ser mejores, enmendar equívocos, reconsiderar hechos y hacer cada día una nación más plena y más digna de nuestro propio coraje.Razones, motivaciones y sentimientos sobran. Los conceptos tienen la transparencia de las aguas limpias. Este debate de la UNEAC es la prolongación de esa cubanía que vive y se perpetúa en cada amanecer criollo, atípico, con sabor a indio, congo y carabalí.Nicolás Guillén lo dijo para todos los tiempos…tengo lo que tenía que tener… Eusebio Leal lo confirmó con su magistral prosa…Una reunión como esta de hoy no podría celebrarse en ningún lugar del mundo, porque no existe aquel donde los intelectuales, los escritores, los artistas… se puedan reunir y que sus ideas no ya cuestionen, sino que influyan y hasta determinen en la vida de un Estado y de una nación.

Huelga el comentario. Solo los corazones puros están aptos para altas lecturas y sabios entendimientos. Ya se dijo la palabra, ahora viene la acción y en Cuba siempre amanece temprano y las noches están llenas de estrellas anunciando el firmamento. Seguimos andando, conocemos el camino y las piedras. Y también, como escribió el cubanísimo Manuel Cofiño, vemos los pinos y el pinar, porque no hay pinar sin pinos.

       

05/04/2008 17:52. tugrace #. Comentarios No hay comentarios. Comentar.

¿Hasta cuándo con Cuba y las cubanas?

20080405074642-bandera.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Bueno sería vivir al margen de las noticias, sobre todo porque cada día crecen las de muerte, violaciones, derechos sin derechos, hambre…Basta solo ser lo que bien se llama – digo BIEN – un ser humano, para sentir agredidos también desde el colesterol hasta la sustancia gris de la masa encefálica.Empero, es imposible. En el mundo hay que tomar partido, aunque desgraciadamente las falacias mortales de los hombres no se cansan de dividirlos en izquierda o derecha y, lo peor, atribuirles, según la conveniencia, tantas virtudes o defectos como proceda. Si de verdad el hombre quisiera ser digno de sí mismo creo que existiera un solo partido, humanidad.Pero ya a esta altura es una pueril “ideota” (léase grande) aspirar a limar tanta aspereza. Mas, no por ello, hay que aguantar que cualquier podio o cualquier medio le sirvan, también, a cualquiera para agredir lo que no considere esté en su bando y se desmonte con millones de ¿razones? para desacreditar las verdades de otros y acuñar las suyas.Por eso, aún cuando no domino todos los elementos del asunto y con riesgo de profanar códigos profesionales, asumo mi autonomía de decir porque me sobran argumentos para hacerme un sano juicio. Y más. Tengo la verdad de ser y saber cómo son millones de mis congéneres. Puedo escribir, no quepa dudas.El caso es que recibí un email donde, sin rodeos, enuncia que “una cubana contesta al Señor Gurrea”. Y el texto es una carta digna, elocuente y verdaderamente leal, firmada por la Doctora Sara Hernández Aranguren, quien le decía a este señor – que no he podido saber a ciencia cierta quien es, aunque lo busqué en el Google-, desde las tierras venezolanas donde cumple misión internacionalista, que usted ha afirmado en  un programa de televisión, que en Cuba "todas las chicas se tienen que prostituir para salir adelante".Quisiera decirle que esta equivocado. Es mejor que piense bien lo que va a decir antes de hablar.Y acto seguido refutaba con toda la irrevocable fuerza de nuestra realidad: Lo que usted ha dicho es un insulto para todas aquellas mujeres que somos cubanas y no nos prostituimos (que somos la mayoría).  Su carta no solo debe leerla Gurrea, sino muchísimos otros. Como bien dice Sara, aquí hay quienes se prostituyeron ante el debacle del socialismo y la asunción del período especial, pero son menos, miles de menos, que las que somos médicos, enfermeras,  ingenieras, profesoras, trabajadoras simples, comunes y corrientes  y hasta para las que son amas de casa y tampoco se prostituyen. Que no lo harían aunque estuvieran pasando las penurias más grandes, como bien afirma esta médico cubana.Y es bueno que esto corra por los cuatro vientos. No por defender espacios propios ni desmentir imágenes que una enorme cifra de terrícolas sabe hoy, amén de la muy bien pagada propaganda anticubana, que el jineterismo en Cuba ya está pasando de moda. Yo diría que pasó. Y pasó porque el Estado Cubano, justamente, se ocupó del asunto, como ninguno lo ha hecho a lo largo de la historia. Tampoco se escondió el problema, todo lo contrario. Se asumió con meridiana valentía social, educativa, profiláctica, comunitaria, individual y política. Incluso, se descantó hasta quienes tuvieron una relación espiritual y natural con un extranjero y se respetó esa decisión personal.Hoy muchas cubanas están bien casadas y tienen familias con ciudadanos de otras nacionalidades y residen en disímiles lugares del planeta. Pero esta legitimidad de derecho civil no la menciona ni Gurrea ni los otros que quieren atacarnos. Del sol, solo ven las manchas. Claro, esa debe ser la conveniencia. También está demostrado.Es una rabia vieja contra Cuba y las cubanas, amén de que se pueda manejar una cifra de posibles prostitutas. En todos los lugares del mundo las hay y al servicio de entidades oficiales, mal rentadas y víctimas de todo tipo de violencia. Eso también se calla. Las pocas nuestras, su mayoría jóvenes inexpertas, ingenuas, arrastradas por promesas de personas mal intencionadas y con la influencia de las novedades de un turismo que llegó con sus papas podridas, hoy están reinsertadas en la sociedad, estudian, trabajan y guardan esos momentos de desarraigo emocional como la aspirina que le quitó el mareo de la adolescencia y la farándula.Esto nunca lo ha ocultado Cuba. Hay libros, revistas, diarios, por doquier que cuentan las historias, los arrepentimientos y la vuelta a la vida social con mucha dignidad y madurez.  Ese señor Gurrea no está vociferando “pan fresco” ni noticia de primera plana.Lo que sucede, en verdad, es que la espina cubana la tienen muchos atravesadas en la garganta y aprovechan para tirar perdigones donde saben que le regalarán la diana.Las cubanas no tenemos que sobornar a nadie para conseguir un título universitario. Tenemos las puertas abiertas de las universidades. No tenemos que usar hilo dental ni hacer un strip tic para agenciarnos un empleo. Luchamos, sí, mucho y tenemos carencias materiales de cualquier tipo, sobre todo en estos años de período especial, nacido del derrumbe del socialismo y con un bloqueo y una guerra fría que, por ser cubanos, ni Gurrea ni los otros se han podido llevar el gato al agua. Nos damos nuestro lugar y sabemos lo que queremos.Las cubanas, señores, somos ricas, no prostitutas. En hogares sencillos, sin oropel ni candilejas, disfrutamos de la ternura de los hijos, del esposo, de los padres, los hermanos, los amigos. Bailamos, reímos, trabajamos, estudiamos, caminamos, compartimos el café, el arroz, los frijoles, nos avisamos cuando llega el picadillo a la bodega, vivimos…muchas veces solo con el menudo de la guagua en la cartera, pero felices de sentirnos sin miedo a que nos maten, violen, despidan o se nos muera la familia de ignorancia o insalubridad.Así somos casi todas las cubanas. Hablar en blanco y negro nunca es elegante. Puede que todavía por ahí quede algún diamante sin pulir. Es propio de este mundo, donde por doquier hay de todo. Pero aún con alguna historia en el bolsillo, no es de caballero generalizar y menos ofender a toda una estirpe de mujeres que ha probado su decoro y dignidad desde que Colón descubrió a América. Lea Historia de Cuba y encontrará a las indias de “la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto” haciéndose valer.Mi congénere lo ha dicho: Es mejor que piense bien lo que va a decir antes de hablar, pues al parecer, Gurrea, no se ha encontrado todavía con la verdadera mujer cubana. Raro, porque somos tantas que hasta me pregunto si no le habrán dado a Usted gato por liebre.

05/04/2008 07:40. tugrace #. Comentarios Hay 2 comentarios.

¿Dónde está la libertad?

20080405074921-manosr-love.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Esto no es un articulo por encargo, aunque los descreídos o los que quieren creer que cualquier pececillo teñido es un golfee rojo pueda levantar argumentos, tesis y hasta montar una campaña publicitaria para decir lo contrario.Lo cierto es que nadie que tenga dos dedos de pudor, un metro de dignidad y la elemental ética humana y profesional puede aceptar, o quedar en silencio, ante mentiras que, a base de repetirse tanto, algunos “distinguidos” señores pretendan convertirla en verdad.Acabo de enterarme que se abrió un foro – debate en Internet para ¿opinar?  sobre lo que han dado en llamar el “Primer Día de la libertad de expresión en Internet”. Lo promueve el sitio Web de Reporteros sin fronteras. Todo parece indicar que el tema del tema es cuestionar el encarcelamiento de periodistas cubanos. Caería en los mismos puntos “éticos” de mis supuestos colegas, si, con la misma ironía que ellos abordan las noticias, sobre todo las cubanas, empezaría a decirles que son una ONG al servicio maquiavélico de los intereses del gobierno de Estados Unidos. O que sirven para que los supuestamente afectados, humillados y palipadiados por el régimen de Castro – como casi siempre citan – rieguen sus bilis por la red de redes, sin mirar la verdadera cara del asunto.Nada más lejano de mí empeño. No vale la pena seguirle la corriente. Como yo si tengo libertad de expresión, sin ser plantilla ni contrato de Reporteros sin Fronteras. Y como no me creo el asunto de que a partir de hoy es que hay “libertad de expresión en Internet” porque, entonces, cómo entender que cualquiera abre una weblog, promociona sexo, vende cualquier baratija, manipula información, difama y toca campanas cuando le conviene.Esto para mí está claro. Lo que no entiendo es ¿quién le quitaba hasta hoy la libertad de expresión a Reporteros sin Fronteras, que llaman ahora al mundo entero para que los ayuden a encontrarla? O. quizás, sea que necesiten algún apoyo internacional para continuar haciendo su magnánimo periodismo, que no hay que ser un tanque pensante ni un analista de las grandes ligas para darse cuenta que siempre anda por los mismos trillos, sobre todo para enjuiciar a Cuba y defender lo indefendible.Lo que sí sé es que este foro de hoy es otro cuento de la buena pipa. Ese que siempre pregunta lo mismo, aunque le digas al cuentero las mil respuestas posibles. Para ellos nosotros, los periodistas cubanos, no tenemos libertad de expresión y la quita “el gobierno de Castro”, y quien se atreve al desafío va a la cárcel.Y detrás de eso viene el culebrón de defensa a ultranza de los derechos humanos, de esos colegas presos. Pero resulta ser que en mis más de 24 años de graduada de Periodismo, de ejercer en varias editoras y agencias informativas del país, nunca jamás he conocido ni tenido de compañero de aula a ninguno de esos periodistas encarcelados y que toman de paladines organizaciones como RSF.Y confieso que he buscado y leído con la curiosa intención de ver quién de mis posibles camaradas se fueron con la de trapo. Y ningún nombre me es ni siquiera familiar. El problema es que ninguna de estas personas es egresada de las aulas de la Escuela Cubana de Periodismo. Ni en Oriente ni en La Habana.Puede que entre los que se autocalifican y venden como “periodistas independientes” exista alguno que recibió su título y ahora se olvida de los puntos medulares de su agenda personal, sobre todo la básica. ¿Podría pagar sus estudios en otro país, saliendo de la cuna que salió? En Cuba no hay ricos.El caso es que habría que ver a dónde llevarían otros gobiernos, sobre todo el imperio americano y sus aliados, a ciudadanos que hagan subversión, violen sus leyes constitucionales, se arroguen los derechos de hacer mítines o difamar cualquier asunto. Yo no dudo que en cualquier esquina aparecieran cadáveres. Hasta donde se, a esos supuestos periodistas se les comprobó y demostró que fueron comisores de delitos. Están pagando su condena.Pero el tema es la libertad de expresión. ¿No hay libertad de expresión en Cuba? Ejemplos miles tenemos de trabajos en los Medios de Comunicación nuestros que navegan en la red con enjuiciamientos críticos, con opiniones de cibernautas cuestionando hechos y cosas que involucran al Estado.No nos escondemos para decir que no somos perfectos. Siempre hemos debatido en todas las plazas nuestros problemas. Este debate generado por el Comandante Raúl Castro en el discurso del pasado 26 de Julio, no es nada nuevo como se quiere pintar para mantener la comidilla de los que llenan bolsillos sobre falsas esperanzas. En los años 80 un proceso similar de rectificación de errores y tenencias negativas ganó el espacio público.Yo tengo la libertad de escribir y de decir. Ahora si RSF quiere que diga lo que ellos quieren oír, y a eso llaman LIBERTAD, conmigo y con todos los que llevamos con dignidad y ética nuestra profesión se equivocaron. Digo lo que siento y quiero.Enjuiciamos, ejercemos el criterio, practicamos la crítica y analizamos nuestra sociedad sin tapices. Las muestras están echa tinta, voz e imagen en los diarios de este país y navegan también por la red. No seré conejilla de indias para nadie. Soy mi pueblo, con la diferencia que estudié la profesión de periodista y no de comediante.Y quienes se arrogan el derecho de usar su libertad para calumniar o defender el sistema que les paga y en el que creen. Felicidades. Es su derecho y lo respeto. Tengan al menos la delicadeza de respetar el ajeno. Yo también me arrogo ese derecho. 

13/03/2008 20:17. tugrace #. Comentarios Hay 1 comentario.


Archivos

Ms

contador de visitas
Contador de visitas
diseño web economico

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next