20191231024433-feliz2020.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay       

Capitular el amor en todo. Ese es el pensamiento primogénito que debemos poner sobre la mesa, en estos días de celebración navideña y en cuantas reuniones familiares y sociales concertemos para despedir el año y esperar el 2020. Es la magia que hará brillar más la alegría por lo realizado y traerá la esperanza a los sueños y metas por venir.

De vencer se trata. Poner mente positiva al empeño personal, esforzarse por ser mejores personas desde la casa misma, fortalecer el amor familiar y aportar con decencia y responsabilidad el rayito de luz que nos compete entregar cada día.

Capitular el amor. Y las puertas se abrirán con esa suavidad del sentimiento que lleva en sí mismo… paz, solidaridad, franqueza, hermandad, honradez. La virtud sobre la mesa. Brindemos. La felicidad no es cuestión de suerte, más bien es un complejo y hermoso arco iris de actitudes cotidianas. Andemos tras ella. ¡Feliz 2020!