20190927050633-373f6727afe4e9dbfb9126e48d82579d-spanish.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: Internet 

No sé… al leer estas enseñanzas o, tal vez, necesarias reflexiones, quedé en pacto conmigo y moví la cabeza afirmativamente. Entonces, decidí llevarlas a tod@s porque, en esa sabiduría que entrañan las palabras, pensé que en cualquier lugar de este mundo, ahora mismo… o después, pudieran necesitarlas, de estar en la disyuntiva: ¿Perdono o NO perdono?

Aquí les dejo la máxima, el concepto o la frase que recibí de esos amigos imprescindibles de mis listas de Yahoo:

Perdonar no es olvidar, ni justificar, ni minimizar, ni reconciliarse...
Perdonar es un proceso personal del cual uno no espera nada de nadie, es un reto que nos proponemos para no quedarnos encajados en el pasado...
Perdonar es avanzar y no dejar que lo malo del pasado nos afecte en el presente.

Ojalá mis amores con este rayito de sabiduría les pueda regalar el destello de un rayito de luna o los colores del arcoíris que se me pintó bonito esta tarde en el cielo… ¡Y todavía me digo… de dónde salió si no cayó ni una peloncita gotita de agua!

Ahh… Perdonar… ¿vale el intento?