20161007185252-carro-basura-baracoa-1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay      Fotos: Cubadebate

Cuba tiene un fuerte y experimentado trabajo en cuestiones de enfrentar los desastres naturales, a través de la Defensa Civil, su Estado Mayor Nacional y sus homólogos en las catorce provincias. Esa es la razón primordial por lo que no se perdió una sola vida en los municipios y poblados que fueron prácticamente desbastados de la provincia de Guantánamo, donde el huracán Matthew tocó las tierras de la Isla.

Fotos, informaciones, seguimiento ininterrumpido del fenómeno meteorológico, transmisiones especiales de 24 horas por el canal estelar Cubavisión, venta adelantada de alimentos, poda de árboles… en fin, todo detalle previsible y la más mínima contingencia que pudiera acontecer estuvieron ahí, desde el escaño del Estado y sus gobiernos territoriales, junto a los cubanos y los orientales, las personas puestas en riesgo por el paso del potente ciclón de categoría 4, con  fuertes lluvias en un área bastante grande y vientos sostenidos de hasta 250 kilómetros por hora.

Hoy el sitio digital Cubadebate informa cómo marchan las labores de recuperación en Guantánamo y las localidades, sobre todo Baracoa – la más azotada por Matthew - , mientras la solidaridad y el envío de recursos humanos y materiales de las restantes provincias agilizan los trabajos de esta fase de recuperación. A tono, Las Tunas y las demás regiones del oriente este viernes reiniciaron las clases y el trabajo como de costumbre.

A diferencia de hace dos días, cuando en las calles de Baracoa rugía el huracán Matthew y pocos se aventuraban a salir, hoy la ciudad cubana bulle con el ajetreo de sus habitantes, que poco a poco han iniciado el proceso de recuperación. Los baracoenses despiertan hoy con buen tiempo y lo aprovechan para buscar alimentos y comprar artículos de primera necesidad. Los comercios han abierto, los pobladores recorren la localidad en busca de noticias de sus familiares o continúan la limpieza de sus hogares, interrumpida ayer por la lluvia, dice Cubadebate.

Más de 35.000 baracoenses permanecen hoy protegidos en hogares de familiares y vecinos, escuelas y centros sociales luego de que el huracán Matthew, de fuerza 4 en su paso por Cuba, azotara la noche del martes Baracoa, la zona más castigada por el mayor ciclón que ha impactado el Caribe desde 2007, agrega la información.

En otro de sus párrafos puntualiza que: “Ministros y altos cargos del Gobierno, el Ejército y el Partido Comunista de Cuba recorren desde ayer la localidad, situada en la zona más oriental de Cuba y de momento incomunicada por vía terrestre. Del otro lado de los puentes destruidos y el peligroso viaducto La Farola, esperan las brigadas de ayuda, que tanto necesitan los baracoenses y que renovarán la esperanza de muchos.

En la mañana de hoy no funcionaba la telefonía móvil, porque la crecida del río Toa había dañado el cable de fibra óptica que conecta al municipio con Guantánamo, destaca Cubadebate.

 

En una palabra, el Oriente Cubano se levanta optimista, seguro y laborioso para borrar de su bella geografía las manchas oscuras del potente ciclón, en tanto la esperanza y los sueños reverdecen en una nación donde el coraje, la voluntad y los derechos por una vida mejor se abrazan después de las tormentas.