20160227050926-2895-fotografia-m.jpg

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Tomada de JR Digital

No podía creer que esa señora que compartía la misma sala de hospitalización de mi mamá fuera la “tía María”, a quien conocí en la infancia y hacía muchos años no veía. Tampoco había calado hasta dónde el mencionado y temido Alzheimer pudiera ser tan cruel. Sus hijos, amigos íntimos de antaño, me contaban y algo  rechazaba bien fuerte esa realidad. En mi memoria estaba solo aquella mujer activa, elegante, cariñosa… con la cual pasé horas y días,  gracias a la compenetración existente entre nosotros.

Era ella, afectada por una enfermedad neurodegenerativa e irreversible en la cual se produce un deterioro de las funciones cognitivas como pérdida progresiva de la memoria, la orientación y el lenguaje, acompañados de trastornos conductuales. Comprendí entonces porqué expertos cubanos investigan nuevos diagnosticadores que, con requisitos específicos, permitan visualizar con mayor precisión estructuras del cerebro humano, y las razones que movieron a decir a Harry Johns, presidente de Alzheimer̕s Association, que es una amenaza de la salud pública del siglo XXI.

Vale oro lo que hace Cuba y la comunidad científica internacional  por adentrarse en los misterios cerebrales culpables de la ausencia gradual de la memoria, pues dicho mal es el tipo de demencia más común y se manifiesta en la dificultad para nombrar objetos sencillos y utilizar herramientas manuales, particularmente porque los expertos estiman que para el 2050 más de 115 millones de personas sufrirán Alzheimer en el mundo.

La búsqueda que desarrollan los científicos cubanos de nuevos compuestos como radiodiagnosticadores potenciales de la enfermedad – en fase de estudios preclínicos- tiene gran significado para la medicina en el país, pues si en el mundo existen otros compuestos capaces de visualizar placas de amiloides usando radionúclidos PET, Cuba aún no tiene posibilidades de acceder a ellos, dijo en una publicación de Juventud Rebelde Digital la investigadora Suchitil Rivera.

Paralelamente, sus homológos de naciones como España, Francia, Australia y Estados Unidos intensifican estudios, test, prueban vacunas y se adentran cada vez más en los laberintos que llevan al deterioro de las funciones cognitivas, pues esta triste dolencia según algunas investigaciones puede estar asociada incluso a lesiones cerebrales no graves como golpes recibidos en la cabeza.

En contrapartida, otras  indagaciones confirman que la administración de vitaminas del complejo B, entre ellas la piridoxina y la cianocobalina, en dosis diarias combinadas con ácido fólico reduce en un 30 por ciento el encogimiento del cerebro, factor común en pacientes que desarrollarán algún tipo de demencia. Las vitaminas B se encuentran en la carne, pescado, huevos y vegetales verdes, pero deben comerse en los niveles adecuados dicen los especialistas.

Ciertamente vale oro detener el Alzheimer. Cuando sin quererlo, incluso, la imagen de “tía María” me viene a la mente pienso en el envejecimiento que tiene la población en Cuba y el riego potencial que ello presupone en un futuro cercano. Y sin paranoia alguna, me inquieto en comprobar cómo a muchos chicos y chicas con quienes indago alguna cosa de las rutinas diarias me responden - quizás sean “chiquilladas”- que no se acuerdan, cuando son hechos elementales de su diarismo.

Tal vez, desde ya y para siempre, las familias debiéramos aprender de una vez a escuchar las alertas sanitarias y, en cuestiones de hábitos alimentarios, enseñarles a comer a nuestros noveles queridos lo que, por múltiples razones, llevamos torcido en nuestros gustos y preferencias. La salud entra por la boca, ya estoy convencida. También vale oro convencerlos a ellos y ponernos radares a tiempo para captar las señales de que algún intruso les va marcando la vida.

Los primeros síntomas del Alzheimer pueden aparecer hasta 20 años antes, aseguran los galenos, y detenerlo con un diagnóstico precoz y una terapia temprana es una de las enormes pasiones éticas que mueve a la comunidad médica cubana e internacional para lograrlo.