20140417192207-mundoverde.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay  Fotos: Héctor Luis Del Toro

Allí no existe el meridiano de Greenwich ni la capa de ozono tiene un agujero negro, sin embargo es un mundo tan real como el nuestro y lo habitan organismos autótrofos, entre sudores, sueños, esfuerzos, sonrisas y gestos de seres humanos, todos muy jóvenes y empeñados en que el verde resurja para siempre.

Esa es la esencia del Proyecto Mundo Verde creado por 25 estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Vladimir I. Lenin, de la provincia Las Tunas, después de recuperar y reacondicionar un área destinada a los cultivos invitro, la cual quedó prácticamente destruida por los huracanes que azotaron al territorio en el 2008.

En horario extra-escolar, el grupo liderado por Miguel Antonio Delgado Thops, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) de la carrera  de Ingeniería Agrónoma y alumno de cuarto año,  atiende el área y encuentra allí un espacio práctico para familiarizarse con habilidades técnicas afines como el injerto, el compost y el humus de lombriz.

Al respecto, Miguel Antonio explica que “además de servir para la autopreparación de los futuros agrónomos y ser una herramienta esencial, el proyecto facilita que las prácticas laborales se realicen dentro de la universidad, exista una mayor pertenencia con el objeto de estudio y el desempeño –sobre todo en los educandos de primer año-, y no estén obligados a buscar experiencias en entidades foráneas para cumplir los planes docentes de la especialidad.

También “Mundo Verde” tiene en sus metas específicas priorizar la producción de cultivos de alta demanda y comercializarlos entre la población y comunidades cercanas, con lo cual garantizará  su autofinanciamiento y podrá crecer en la medida en que elevan conocimientos y eficiencia.

Otro aspecto importante pone miras en enseñar a cosechadores residentes en las cercanías de la Universidad, o cualquier otro interesado, a dominar las técnicas de reproducción asexual de frutales y la biofertilización del suelo, a la vez que podrán reforestar las áreas yermas del recinto estudiantil con árboles de ese tipo y servir, de algún modo, al autoconsumo de la residencia estudiantil.

El fortalecimiento de las actividades de Extensionismo Agrícola, con el apoyo de los profesores y del Proyecto Pial (Innovación Agrícola Local) –rectorado por la Doctora Raquel Ruz -, figuran en los resultados que anotan en agenda estos 25 estudiantes tuneros, muy motivados con su “Mundo Verde”, otro puente hacia esa luz blanca que busca la excelencia en los futuros profesionales cubanos y  donde Las Tunas tiene muy buenas historias que contar.