20120507171515-d6c742fbcancer2p.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de la WEB

Cuando el pasado año el Proyecto Comunitario Alas por la Vida, al auspicio de la Federación de Mujeres Cubanas y el Sistema Nacional de Salud, revitalizaba acciones para garantizar un diagnóstico precoz del cáncer de mama, desde el pasado siglo se investigaba su comportamiento en la Isla y, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es el tumor que más llena de muerte las estadísticas entre las féminas latinoamericanas.

El tema no deja de inquietar el trabajo de los especialistas en Cuba y la doctora Tamara Matos y varios colegas del Policlínico Gustavo Aldereguía, de esta oriental provincia de Las Tunas, empiezan a realizar una investigación sobre esta neoplasia, de la cual desde el trienio 1991-1993 un equipo multidisciplinario del Instituto de Oncología y Radiobiología (INOR) detenía su mirada y hacia notar su incremento por años, tal como ocurre ahora en el país y el mundo.

En esa fecha, los estudios arrojaron conclusiones interesantes en los factores de riesgos como que el mayor potencial de muerte estaba en el occidente y centro cubanos, con relación a la región oriental, asociado directamente al nivel socioeconómico en que se desempeñan las mujeres que lo padecen, el hábito y las diferencias dietéticas entre estas regiones, partos después de los 30 años y la menarquía (menstruación) antes de los doce años, así como la nuliparidad.

“Alas por la Vida” se afianzó en Las Tunas desde el 2006 y cobra fuerza en el apoyo a las tuneras que se han operado de la mortal enfermedad, en tanto nuevos grupos disciplinarios de las instituciones sanitarias del territorio buscan causas del incremento de su incidencia y el porqué continúa entre las principales razones letales de este segmento poblacional  y la segunda causa de fallecidos en el país,  donde anualmente se registran cerca de dos mil nuevos casos – con un incremento de la tasa de crecimiento de 0,5 – y una tendencia ascendente según las estadísticas del Programa Nacional de Control de Cáncer.

En esta enfermedad, de la que tampoco escapan los hombres, las cifras cubanas se acercan a las de países como Gran Bretaña, Escocia, determinadas zonas de Estados Unidos e Irlanda del Norte, al tiempo que informes de la OMS indican que por este motivo cada once minutos muere una mujer en el planeta y clasifica entre la primera causa de muerte entre las que tienen entre 35 y 54 años, por lo que es valorada como la neoplasia más común en el mundo occidental.

Cuba con sus reales limitaciones de recursos tecnológicos acarreados a razón del bloqueo económico de que es víctima hace más de 40 años por parte de USA, cuenta con un sostenido programa de control y prevención en todas sus provincias con reconocimiento internacional, como en proyecto “Alas por la Vida”, fundado y dirigido por el doctor Alexis Cantero, presidente de la Sección de Mama de la Sociedad Cubana de Cirugía, en contraste de lo que dicen  expertos sobre la atención que recibe en países de América Latina, donde se calcula que habrá un estimado de 150 mil nuevos casos y más de 37 mil muertes este año.