20120407043335-zanahorias-1-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de la WEB

El gran amigo Orlando Picos me envió un email que contiene la receta y modo de preparación de un jugo de zanahoria, remolacha y manzana licuados juntos que, según quien la tomó durante tres meses, sirvió para curarlo de un cáncer que tenía en el pulmón. 

Convencida de que la medicina natural no tiene efectos secundarios y que tomar bebidas de este tipo es nutritivo de cualquier manera para el organismo humano, por los aportes esenciales de vitaminas que nos garantizan en el balance armonioso del cuerpo, decidí compartir desde mi blog la información recibida. 

Puede que las frutas sean costosas y más hoy cuando el precio de los alimentos se dispara, en lo que simula una acción global para incrementar el hambre y la pobreza si juzgamos el impacto social que esta realidad, cruel y abusiva, desencadena en las capas de bajos ingresos y las naciones mayormente importadoras de sus renglones básicos. 

Más, con todo, también es cierto que la mayoría gastamos parte de los salarios, sean “cortos” o “largos”, en bebidas alcohólicas o cigarrillos, viajes de placer o caprichos del ánimo… en fin, que vamos a invertirlos en zanahorias, remolachas y manzanas si nos curarán del cáncer y, como dice la información recibida, sirve para otras enfermedades. 

El email en cuestión indica que hace tiempo este remedio natural anda circulando y que fue un señor de apellido Seto quien testifica que curó su cáncer del pulmón, luego que un herborista chino, de reconocido prestigio, le recomendó tomarlo disciplinadamente durante tres meses y él lo hizo, confesando después que no le duele nada y sanó. 

Vale pues intentarlo, ¿verdad? Entonces el jugo necesita una manzana, una remolacha y una zanahoria, las cuales se lavan y se cortan en trozos sin pelar. Luego se echan en la licuadora o batidora y ese jugo se toma inmediatamente    después de elaborado y admite, si es de su agrado, añadirle un poco de limón o lima para que sea más refrescante y curativo. 

Además de frenar el crecimiento de las células malignas o evitar su formación, la bebida sirve de contén a enfermedades del hígado, riñón y páncreas; fortalece los pulmones; evita ataques cardíacos y controla la hipertensión, al tiempo que levanta el sistema inmunológico, elimina la irritación visual, el cansancio ocular y el llamado síndrome de ojos secos, que ocasiona estar mucho rato frente a la computadora. 

Es igualmente es bueno para el estreñimiento y los dolores musculares luego de ejercicios físicos, el mal aliento, la infección en la garganta y los malestares de la menstruación, amén de su alto valor nutritivo y fácil absorción. 

Hay dos detalles que NO puede ignorar: tomarlo al momento de hacerlo y en ayunas. Se desayuna una hora después. Si quiere ver los resultados más rápidamente, degústelo dos veces al día, antes de la 5 de la tarde.