20120403115029-foto6gpalmas.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay

Las palmas endémicas conocidas como guano dulce y palmeta, de vital importancia ecológica en suelos pobres y salinos y ambas actualmente categorizadas de vulnerables en amenaza de extinción, podrán sobrevivir al futuro gracias al proyecto que se ejecuta en la comunidad Ojo de Agua, del municipio Majibacoa, con la participación directa de los campesinos de la cooperativa Octaviano Vázquez Reyna.

Estas especies están dentro de las de mayor tamaño del género y son la salvaguarda natural de los pájaros carpinteros, cateyes y tocororos que igualmente representan pilares de la fauna cubana y están en la atención de los especialistas, por lo que significan dentro de las políticas de equilibrio ecológico y objetivos ambientalistas.

En tal sentido, el proyecto Conservación y manejo de la diversidad de palmas autóctonas, recurso tradicional de la comunidad de Ojo de Agua, municipio Majibacoa, provincia de Las Tunas”, es esencial para estos empeños y hoy se incrementa con la siembra de posturas en viveros, de las conocidas científicamente como Copernicia Baileyana y Copernicia giga.

El programa de pequeñas donaciones del Fondo para el medio ambiente mundial, del PNUD, la Asociación de Agricultores Pequeños (ANAP), el Jardín Botánico y el Servicio Forestal del municipio tuvieron involucrados directamente en su ejecución y financiamiento, por lo que representan estos recursos de la flora en Cuba, además de que estos tipos de palmas se utilizan también en la fabricación de  viviendas rústicas, objetos de artesanía y útiles para el hogar.