20090128233433-desfilem1.jpg

Príncipes, princesas y sueños llenaron la nación

  • Más de un millón de pioneros y adolescentes recordaron a José Martí este 28 de Enero, aniversario 156 de su natalicio, en las principales calles y plazas de la Isla
  • En el Balcón del Oriente cubano, Las Tunas, se llenaron de luz martiana las cuatro esquinas y en los restantes municipios se multiplicó este homenaje, que abarcó también los Consejos Populares de las zonas rurales

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: Alexis Peña López

LAS TUNAS, CUBA (28 de enero) - Este miércoles fue hermoso en Las Tunas, como en toda Cuba. La luz martiana llenó las cuatro esquinas de esta ciudad y se multiplicó, también, por el resto de los municipios. Un 28 de Enero nació, hace 156 años, El Maestro, ese patriota invicto que nos regaló para siempre a Pilar, Nené Traviesa, Meñique…y escribió versos sencillos para que fuéramos hombres y mujeres buenos, cubanos por encima de todas las cosas.

La tradición no quita mérito a esta alegría de estar con José Martí. Su obra revolucionaria,  pensamiento político,  visión latinoamericana, internacionalista, están fundidas en la Batalla de Ideas, los logros de la Salud y la Educación, la garantía de libertad, el derecho al trabajo. Las consignas, por eso, no son frases. Es la herencia convincente y convencida de que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz y creemos en el mejoramiento humano.

Nuestros niños y niñas, los pioneros, le cantaron a su historia. Con inmenso colorido y amor le recordaron y los 10 bloques de este desfile martiano que, con cantos, pancartas, banderas y voces en alto, despertó la ciudad el día de su nacimiento simbolizan la fuerza de esa independencia de identidad, cultura y Patria por la que murió de cara al sol.

Lindo encuentro este del 28 de Enero. Continuidad legítima del amanecer que hicieron vigilia los jóvenes de la Asociación Hermanos Saiz, la Sociedad Cultural José Martí y cientos de tuneros. El Héroe Nacional vive y crece corazón adentro en estos príncipes y princesas de hoy, como el río que les sirve de raíz desde el ayer.

Las Tunas se llenó de sincero homenaje. Y entre tanto patriotismo vivo su inmortalidad es más real. Toda la provincia multiplicó la luz martiana por las cuatro esquinas. Fue otro magnífico día por Cuba, Martí y la historia.

En la nación entera también vibró esta fuerte tradición que vivifica al más universal de los cubanos, cuando más de un millón de niñas, niños y adolescentes, junto al pueblo, desfilaron y mostraron con elegantes coreografías la vigencia del pensamiento martiano.